LIVE STREAMING
Uva Coles, a leader in workforce development and innovation, has dedicated the bulk of her more than 25-year career in nonprofit and higher education leadership.  Courtesy Uva Coles/Gettyimages
 Uva Coles, líder en desarrollo e innovación de la mano de obra, ha dedicado la mayor parte de sus más de 25 años de carrera a la dirección de organizaciones sin ánimo de lucro y de educación superior.  Cortesía Uva Coles/Gettyimages

“Soy yo quien sostiene la pluma”

Para Coles, la humanidad es fundamental para cambiar la cultura del trabajo desde dentro.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Uva Coles, líder en el desarrollo de la fuerza laboral y la innovación, ha dedicado la mayor parte de sus más de 25 años de carrera en el liderazgo de organizaciones sin ánimo de lucro y de educación superior a fortalecer, apoyar y transformar las organizaciones con las que ha trabajado. 

Desde su papel como vicepresidenta de promoción y asociaciones estratégicas en el Peirce College, pasando por el de vicepresidenta asociada de compromiso cívico y global en la Universidad de Widener, hasta su papel fundamental en el comité de estrategia de mano de obra de la ciudad, Coles ha dejado su huella en Filadelfia y fuera de ella, desde que se trasladó a Estados Unidos a la edad de 18 años desde su país natal, Panamá.

Además de los puestos que ha ocupado en la educación superior y en la dirección ejecutiva de organizaciones sin ánimo de lucro, Coles también forma parte actualmente de la Junta Consultiva de Diversidad e Inclusión de la ciudad de Filadelfia, de la junta de LEADERSHIP Philadelphia, de la junta de Believe in Students y del Philadelphia Award. 

Su compromiso con la creación de estrategias en torno al desarrollo de la mano de obra y la inclusión ha sido constante e impactante, ya que Coles también ha escrito a lo largo de su carrera sobre la diversidad, la equidad y la inclusión, y ha sido invitada a hablar sobre el tema para varias corporaciones empresariales. 

Pero entonces llegó el año 2020. Al igual que para muchos en todo el mundo, el histórico año proporcionó a Coles la oportunidad de dar un paso atrás y reflexionar sobre dónde -y cómo- quería dedicar su tiempo y talento en el futuro. 

De ese periodo de reflexión nació Inclusiva, una empresa de consultoría que trata de proporcionar a las empresas y corporaciones las herramientas, estrategias y apoyo necesarios para diseñar prácticas y cultura de trabajo mejores y más inclusivas. 

En un día nevado de diciembre de 2020, Coles se sentó con AL DÍA a través de Zoom - no exactamente cara a cara, pero lo más cercano que muchos de nosotros podemos llegar a eso en estos tiempos. Reflexionó sobre su trayectoria al comenzar como empresaria y compartió su visión del futuro de su trabajo para hacer avanzar la conversación sobre la diversidad, la equidad y la inclusión. 

Coles nació en Panamá y se trasladó a Estados Unidos cuando cumplió 18 años.  Cortesía Uva Coles
Una “empresaria reticente”

Para Coles, el camino hacia la creación de su propia empresa ha durado “décadas”, pero eso no significa que haya sido del todo sencillo. 

“Tendría que llamarme la empresaria reacia, en el sentido de que no era necesariamente esa niña que se sentaba a pensar en montar su propio negocio algún día”, dijo. 

“Tendría que llamarme la empresaria reacia, en el sentido de que no era necesariamente esa niña que se sentaba a pensar en montar su propio negocio algún día”, dijo. 

Sin embargo, los orígenes de su trabajo con Inclusiva están profundamente arraigados en su carrera profesional.

“Creo que lo que ha sucedido desde el principio de mi carrera es que reconocí muy pronto que había algo sobre la identidad, la propia identidad, y que es una colisión o un complemento con los espacios empresariales. Que ciertas personas podían tener mayor acceso y otras tenían algunas barreras. La buena noticia es que siempre hay formas de avanzar”, reflexionó Coles. 

La empresaria tuvo experiencia de primera mano con muchas de esas barreras. Como graduada universitaria de primera generación, inmigrante y afrolatina, Coles dijo que siempre ha sido consciente a lo largo de su carrera de las muchas formas en que su identidad “viene con algunos signos de interrogación” en los espacios corporativos. 

“Sé que... cuando aparezco en una sala, tengo que luchar más por la credibilidad”, dijo Coles. “Tengo que luchar más por pertenecer, por toda una serie de cosas. Así que hay otras personas que me miran, o que están a mi lado, o que van por delante de mí, y es importante que les haga saber que la perfección no es lo que se espera, que ser omnisciente no es lo que se espera, pero que de todos modos te esfuerzas”, dijo.

Este tipo de autenticidad a la hora de llevar la identidad y el origen de uno mismo al lugar de trabajo es una labor necesaria, dijo Coles, para desmantelar el racismo sistémico. 

Señaló que cuando comenzó su carrera hace 25 años, la mayoría de las empresas veían la diversidad, la equidad y la inclusión a través de “una lente de cumplimiento”. 

Ahora, señaló Coles, hay una mayor concienciación sobre lo que hay que cambiar para crear un lugar de trabajo que sea realmente un lugar de pertenencia para todos, especialmente para las personas negras y morenas y otras que han sido marginadas. 

Mientras muchos en el país y en todo el mundo se esfuerzan por crear lugares de trabajo más justos e inclusivos, Coles se lanza de cabeza a lo que considera su misión para contribuir a ese objetivo más amplio, que no tiene respuestas fáciles y que requerirá tiempo y esfuerzo para cambiar la aguja hacia la inclusión. 

“La parte interesante de empezar a hacer ese trabajo [con Inclusiva] fue que tenía esta gran carrera, y estaba empezando a disfrutar de gran parte del trabajo que estaba haciendo, pero al mismo tiempo cada vez que tocaba este trabajo, de manera plena, mi corazón simplemente cantaba. Creo que tu carrera te dice algo cuando se te pone la piel de gallina... Y cada conversación me dejaba la piel de gallina”, dijo Coles. 

En la actualidad, Coles forma parte de la Junta Consultiva de Diversidad e Inclusión de la ciudad de Filadelfia, de la junta de LEADERSHIP Philadelphia, de la junta de Believe in Students y del Philadelphia Award.   ALDIANews
Comprometerse con el cambio

Coles había empezado a contemplar la posibilidad de crear su propia empresa de consultoría centrada en el trabajo de DEI (diversidad, equidad e inclusión) desde principios de 2020. Pero el momento en el que se decidió a dar ese salto, y lanzar Inclusiva, coincidió también con el trágico asesinato de George Floyd a finales de mayo y las subsiguientes protestas de Black Lives Matter contra la brutalidad policial y el racismo sistémico, que se organizaron como respuesta en todo el país, y en el mundo entero. 

“Había tantos otros, innumerables nombres, individuos sin nombre para algunas personas, así que quise hacer mi parte”, dijo Coles sobre sus reflexiones en ese momento.

El reconocimiento nacional del racismo sistémico profundamente arraigado que se produjo en 2020 fue bueno en el sentido de que fue una voz colectiva más amplia que pedía un cambio, agregó. 

“Hay un colectivo de individuos de todos los ámbitos de la vida que ahora pueden ver y apreciar la profundidad de la desesperación y el dolor y la discriminación, y se han unido a la gente negra, a la gente morena, a la gente de color... Gran parte del dolor y de la expresión de ese dolor lo hemos tenido que soportar casi solos”, dijo Coles. “Y eso no quiere decir que no haya habido aliados desde el principio de los tiempos, siempre los ha habido, pero también ha habido una incapacidad para que otros que no comparten nuestra identidad vean realmente el hecho de que esto ha sido sistémico y se ha trenzado en el tejido no sólo de este país; esto es realmente un problema global”. 

Así como las protestas de Black Lives Matter en 2020 significaron que “las empresas finalmente sintieron que tenían la expectativa, la obligación moral, el requisito, o simplemente la aprobación final, el permiso casi para pararse más firmemente en torno a un compromiso con la DEI”, dijo Coles, también es preocupante ver que algunas corporaciones o líderes se aferran a soluciones o respuestas rápidas, en lugar de buscar comprometerse con el trabajo más profundo y que consume más tiempo para abordar el racismo sistémico.

“Este trabajo suele requerir un nivel de vulnerabilidad que no vemos necesariamente en las empresas. Significa que si no tienes la competencia, tienes que aprender, y tienes que abordarlo de una manera diferente. Tengo la esperanza, soy optimista, de que las personas que se consideran líderes, que realmente abrazan lo que esto significa, entienden que el liderazgo inclusivo no es opcional, es un requisito, y por lo tanto tengo la esperanza de que las personas que lo entienden mantendrán el rumbo”, dijo Coles. 

En su trabajo con Inclusiva, la empresaria trabaja codo con codo con sus clientes asociados para mantener el rumbo y proporcionarles las herramientas que necesitarán para seguir creando una cultura laboral más inclusiva, aún cuando Coles ya no trabaje directamente con ellos. Los cursos de formación, según Coles, no son suficientes. Son un placebo que algunas personas pueden captar, pero no son la solución de “anclaje” para comprometerse con el cambio: son simplemente un apoyo a las soluciones sistémicas. 

En general, Coles dijo que incluso en los momentos más difíciles en los que las personas con las que trabaja no están dispuestas a renunciar a las historias que han guardado de su pasado sobre su identidad y la de los demás. Es eso lo que la motiva a seguir profundizando en la conversación, una conversación que, según ella, acabará enriqueciendo no sólo a las empresas, los lugares de trabajo y las oficinas, sino a nuestra sociedad en su conjunto.

“Sabemos que este país se construyó sobre las espaldas y la capacidad intelectual de la gente de color. Y muy concretamente, de los hombres y mujeres negros. Así que creo que nos debemos el reconocimiento de esa historia, el reconocimiento de que hemos hecho un daño profundo y que nos debemos a nosotros mismos reconstruir, construir mejor, construir de una manera que permita la pertenencia y la inclusión. Es una forma humana de operar a través de la diferencia, y creo que estamos preparados para ello; sólo tenemos que tomar una decisión”, dijo Coles. 

Además de su trabajo con líderes blancos que buscan crear espacios de trabajo más inclusivos, Coles dijo que uno de sus objetivos es, con el tiempo, construir “una incubadora para la inclusión” dedicada a apoyar y restaurar a los líderes negros y marrones, a los líderes indígenas y a las personas de color que también se dedican a este trabajo en los espacios corporativos. 

Coles fundó Inclusiva, una empresa de consultoría que busca proporcionar a las empresas y corporaciones las herramientas para diseñar prácticas de trabajo mejores y más inclusivas.   ALDIANews
“Soy yo quien sostiene la pluma”

Para Coles, es esencial mantener el compromiso con la humanidad del trabajo que ella y otras organizaciones están realizando para transformar su cultura desde dentro. 

“Mi enfoque es siempre intentar que los líderes entiendan que si van a tener éxito, tienen que abordar esto a un nivel muy personal, muy humano. Así que no nos limitamos a mirar las métricas. Nos fijamos en esas cosas, por supuesto, pero al final, lo que más importa es que se presenten con sus vulnerabilidades, con sus preguntas, con sus preocupaciones, con sus prejuicios”, dijo Coles. 

“Así que la piel de gallina se pone en esos momentos en los que utilizamos preguntas que ayudan a la gente a indagar en su historia, en sus antecedentes, en las historias que les han contado sus seres queridos y que son una distorsión de lo que es el mundo en realidad, y de lo que es la otredad. Y cuando podemos abrir esa puerta y mantener conversaciones francas sobre el hecho de que todos tenemos esas historias, esos prejuicios, y eso no nos hace necesariamente malos seres humanos, sino que nos hace humanos. Lo que hagamos con esos prejuicios, nuestro compromiso de cambiar de rumbo, nuestro compromiso de cambiar y alterar ese tipo de pensamiento, ese es el trabajo”, añadió.

Para Coles (que también es escritora y colaborará con una columna en las páginas de esta publicación), la poesía y la escritura desempeñan un papel en la celebración de las “conversaciones valientes” necesarias para cambiar la cultura del lugar de trabajo.  

“Me encanta cuando presentamos este tema y hay personas que piensan: ‘De ninguna manera, ¿cómo vamos a hablar de poesía y negocios?’, y al final, es un momento de piel de gallina, porque de repente tienes a los directores generales, a los líderes, de pie, compartiendo palabras, compartiendo sus ideas y pensamientos de manera que son realmente poéticos y tocan el alma de una manera diferente”, dijo. 

De igual manera, en el furuto, Coles espera algún día publicar su propia historia, en forma de memorias, que, gracias a su transición al trabajo por cuenta propia y al espíritu empresarial, está ahora desvinculada de las expectativas que puede haber estado poniendo en sí misma, ya que se esforzó por centrarse únicamente en contar sus propias experiencias, incluso cuando trataba de representar a las diferentes instituciones para las que trabajó en el pasado.

“Creo que he construido una empresa centrada en la autenticidad, y por eso pienso... que hay una mejor alineación entre lo que puedo compartir y lo que quiero compartir y lo que necesito compartir, y las expectativas que tengo de mi propia empresa”, dijo Coles. 

“No siento que nadie esté intentando ser coautor o sostener mi pluma. Yo sostengo la pluma”, concluyó. 

“No siento que nadie esté intentando ser coautor o sostener mi pluma. Yo sostengo la pluma”, concluyó. 

Coles, a través de su espíritu empresarial, su escritura y demás, está viviendo lo que una de sus autoras favoritas, Toni Morrison, dijo tan célebremente: “Si hay un libro que quieres leer, pero aún no se ha escrito, entonces debes escribirlo”.

00:00 / 00:00
Ads destiny link