LIVE STREAMING
50 Years of Community Advocacy
Juan Ramos ganó las elecciones al Ayuntamiento de Filadelfia en 2003. En esta foto de archivo de AL DIA, Juan celebra su victoria sobre Angel Ortiz, su ‘némesis’ en la política puertorriqueña en Filadelfia, con su padre, el Sr. Juan Ramos Sr (fallecido)

50 años de defensa comunitaria

TRAS EL FALLECIMIENTO DE JUAN RAMOS, AL DIA HACE BALANCE DE LAS ACCIONES DEL LÍDER ACTIVISTA PUERTORRIQUEÑO A LO LARGO DE SU CARRERA.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Ayudando a las comunidades

Septiembre 29, 2023

Buscando hogares para todos

Septiembre 28, 2023

Reunión de líderes hispanos

Septiembre 28, 2023

L'ATTITUDE está en marcha

Septiembre 27, 2023

Líderes de la economía en EU

Septiembre 27, 2023

Elevando negocios diversos

Septiembre 26, 2023

Anuncio de la SBA

Septiembre 20, 2023

Jóvenes talentosos latinos

Septiembre 20, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Dentro de la ciudad de Filadelfia, la comunidad latina cuenta tiene un rico tapiz de historia que se enriquece con las culturas de aquellos que llegaron al país para labrarse una vida mejor.

Uno de esos hombres, que intentó mejorar la vida de todos los habitantes de la ciudad y luchar por los derechos de los puertorriqueños y los latinos, ha fallecido, dejando tras de sí un legado de desafío al statu quo.

El 22 de julio de 2023, el activista y ex concejal de Filadelfia Juan Ramos, falleció a la edad de 71 años, poniendo fin a una batalla contra el Alzheimer.

“Mi hermano, Juan Ramos, vivió para hacer que la vida de los demás fuera mejor, más feliz y más significativa; y estaba dispuesto a desafiar y cambiar las cosas que se interponían en el camino de una vida mejor para todos, especialmente para aquellos con menos poder y recursos”, dijo Pedro Ramos, hermano del fallecido Juan Ramos, en una declaración a AL DÍA.

“Así era él en casa, en la iglesia, en el trabajo, en la comunidad y en la política”, continuó.

Nacido en Puerto Rico, la familia Ramos emigró a los Estados Unidos en 1953 cuando Juan tenía 2 años, estableciendo su nuevo hogar en Filadelfia.

Para subsistir, su familia dependió de programas sociales que apoyaban a la comunidad puertorriqueña, como la Casa del Carmen, muchos de los cuales beneficiaron a Juan por ser el mayor de sus hermanos.

Young Lords

Al igual que muchos activistas, Ramos buscó y se unió a grupos de personas con ideas afines para poder combinar sus esfuerzos y lograr progresos concretos a la hora de enfrentar los problemas sociales. Con el tiempo, llegaría incluso a fundar sus propios movimientos y organizaciones.

En la escuela secundaria, Ramos conoció a muchas otras familias puertorriqueñas que tenían historias similares a la suya, lo que le llevó a unirse al movimiento de Filadelfia de los Young Lords mientras defendían a los puertorriqueños de toda la ciudad.

Los Young Lords se fundaron en Chicago bajo la dirección de José Cha Cha Jiménez en la década de 1960, inspirados por el trabajo y el mensaje de los Black Panthers y luego se expandieron hasta convertirse en una fuerza nacional que trabajaba a favor de comunidades desfavorecidas de todo el país.

Gran parte de su trabajo consistió en dar apoyo a las comunidades en iglesias y hospitales, ayudando a estas organizaciones con su mano de obra. Además, impartieron educación sobre la historia y la cultura de Puerto Rico, presionando al mismo tiempo para que el territorio lograra su independencia.

Durante el tiempo de Ramos con los Young Lords, denunció abiertamente la brutalidad policial contra los puertorriqueños y la gente de color, y rechazó la falta de apoyo a las comunidades que sufren guerras de pandillas.

Su trabajo, sin embargo, no estaba libre de peligros. Durante las reuniones, el padre de Ramos esperaba fuera de su sede, temeroso de que les lanzaran bombas incendiarias por sus protestas. Desgraciadamente, su temor no era infundado, ya que de hecho al menos en una ocasión fueron bombardeados.

Pero Ramos no se dejaba amedrentar por la oposición violenta.

A medida que Ramos continuó con su activismo, empezó a organizar su propio grupo, llamado la Alianza Puertorriqueña, de la que fue cofundador y presidente inaugural.

Fundada para luchar por la vivienda, la educación y la reforma legal, la Alianza Puertorriqueña movilizó a la comunidad latina. Además, la Alianza luchó por la educación bilingüe y contra la brutalidad policial en la ciudad.

Con su nueva plataforma, Ramos empezó a trabajar para crear conciencia sobre los problemas de los puertorriqueños, como la presencia de la Marina en las islas de Culebra y Vieques, que hizo que muchos residentes fueran expulsados de sus hogares, algunos de los cuales se trasladaron a Filadelfia y se unieron a Ramos en solidaridad para apoyar a la familia que aún tenían en la isla.

Bajo la tutela de uno de sus mentores, Muhammad Kenyatta, un líder de los derechos civiles, Ramos se involucró en temas de votación, convirtiéndolo en uno de los temas centrales que la Alianza Puertorriqueña abordaría.

CAMPAÑA DE OCUPACIÓN ILEGAL

Uno de los movimientos más notables de Ramos se produjo al final de una crisis de ahorros y préstamos a finales de la década de 1970, en forma de movimiento de ocupantes ilegales. Debido a esta crisis, miles de viviendas habían sido embargadas, quedando abandonadas y bajo propiedad federal.

Para alojar a aquellos que lo necesitaban, Ramos llevó a las familias a invadir las casas vacías y trabajó para hacerlas habitables de nuevo, alojando a cientos de familias. Cuando el gobierno amenazó con desalojarlos, Ramos encabezó una protesta que culminó con la ocupación del Independence Hall.

Aunque Ramos y las familias sólo ocuparon el Independence Hall durante un día antes de ser desalojados por la policía, evitaron el arresto debido a la mala publicidad que supondría encarcelar a los niños y a sus madres.

No satisfecho aún con el resultado de esta toma, Ramos lideró una ocupación en 1980 de la sede de la campaña del entonces Presidente Jimmy Carter la noche anterior a las primarias de Pensilvania, bloqueando su acceso a los vitales call centre o bancos telefónicos, que en aquella época era la forma de movilizar a los votantes.

Para resolver este problema, la administración Carter se apoyó en el decano de la delegación de Filadelfia en el Congreso, Bill Gray, un ministro afroamericano amigo de Juan Ramos.

Ramos abandonó la sede a cambio de la promesa de conseguir los títulos de propiedad de las viviendas para los ocupantes ilegales, permitiendo que las primarias continuaran sin impedimentos, lo que llevó a Carter a derrotar al aspirante a la nominación demócrata Ted Kennedy en las primarias restantes, aunque finalmente perdería la presidencia ante Ronald Reagan de forma aplastante.

Avance en la carrera política

Con el tiempo, Ramos llevaría su activismo al Concejo de Filadelfia con un nombramiento para el Concejo Municipal, ocupando dicho puesto de 2004 a 2008 como el segundo latino de la historia en ocupar el cargo, título que ostentó por primera vez Ángel Ortiz en 1983.

Para muchos puertorriqueños, el nombramiento de Ramos supuso que la comunidad puertorriqueña tuviera por fin voz en el Concejo.

Su objetivo nunca se alejó de la ayuda a la comunidad puertorriqueña, logrando conseguir 1.5 billones de dólares en subvenciones para la construcción del Taller Puertorriqueño -un centro para la cultura latinoamericana en la ciudad- o ayudando a los demás de forma individual.

“Vio su papel, ya fuera en política, como organizador sindical o cualquier otra cosa, como una extensión de ayudar a la gente”, dijo Vincent Thompson al Philadelphia Inquirer, jefe de gabinete de Ramos durante los últimos años de su mandato.

“Para él no se trataba de ser una celebridad. Se trataba de cómo ayudar a la gente a tener una vida mejor”.

Ramos también era conocido por sus eventos sociales, en los que organizaba reuniones comunitarias para unir a la gente.

Uno de esos eventos fue durante su mandato en el Concejo Municipal, cuando Ramos organizó un torneo de dominó en Love Park, en el que se habló de la cultura latina e invitó a los que no eran puertorriqueños a mezclarse y entrar libremente en el espacio.

Otros de sus logros fue la creación de un festival infantil en Hunting Park, Filadelfia, que se convirtió en un acontecimiento anual con juegos y pruebas atléticas a los que asistieron miles de personas, pues la comunidad puertorriqueña abrazó con entusiasmo la celebración.

Como mi hermano mayor, Juan fue un modelo maravilloso a seguir en lo que se refiere a servir a los demás, un gran mentor en la creación de “coaliciones de intereses” para lograr objetivos, un colorido comentarista de deportes [en particular boxeo y béisbol], un estudiante perceptivo de historia (familiar, de Filadelfia, americana, mundial, política, religiosa, deportiva), ... y la persona más divertida con la que compartir un sándwich”, dijo Pedro Ramos.

Le sobreviven su esposa, Ana Sostre-Ramos, sus hijas Alicia Ruiz y Anita Ramos, su hijo Andrés Ramos-Cuadrado, sus cuatro hermanos Elsa Ramos, Gladys Ramos-Colón, José Ramos y Pedro Ramos, siete nietos y tres bisnietos.

El lunes 31 de julio, Juan Ramos recibió sepultura tras un funeral público, al que asistieron compañeros defensores de los derechos civiles y aquellos que admiraron su tenacidad ante la adversidad, presentando sus respetos a un defensor de su comunidad.

ETIQUETAS
00:00 / 00:00
Ads destiny link