LIVE STREAMING
A person putting a large amount of cash into their back pocket.
Foto de archivo.

Un poder económico restringido

En un informe de McKinsey & Co, se analiza el poder económico que poseen los latinos y qué factores les impiden utilizarlo en su totalidad.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Nuevo papel de Newmuis

Febrero 03, 2023

Celebrando con árboles

Febrero 02, 2023

El CEO de TWC se marcha

Febrero 02, 2023

Un latino en Hopeworks

Enero 31, 2023

Una nueva voz latina

Enero 31, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Aunque se sabe desde hace años que los latinos tienen más de 2 billones de dólares de PIB, esa cifra es sólo una parte de todo su potencial económico.

En un nuevo informe de McKinsey & Co, se investiga la movilidad económica y el potencial de los latinos en todo el país, encontrando que las muchas barreras y brechas a las que se enfrentan los latinos hoy en día les frenan tanto a ellos como a la economía.

El poder adquisitivo, o la cantidad de dinero que los consumidores tienen para gastar en bienes y servicios, juega un papel muy importante en la salud de la economía.

En el caso de los latinos, su poder adquisitivo se ve actualmente frenado por los bajos salarios, las secuelas de la pandemia del COVID-19 y la inflación. Pero otras razones son que las empresas no satisfacen los estándares latinos o no responden a los hábitos de compra adecuadamente, lo que supone una pérdida de 106.000 millones de dólares en el gasto.

Una de las causas fundamentales es cómo ganan dinero los latinos y cuánto se les paga.

Los latinos están sobrerrepresentados en los puestos de trabajo de primera línea, mientras que están infrarrepresentados en los puestos de alta dirección, y los salarios siguen la tendencia de los puestos peor pagados.

Actualmente, los latinos representan el 18% de la mano de obra, pero sólo reciben el 12% de los salarios, ocupan el 16% de los puestos de trabajo de primera línea por hora y sólo el 4% de los puestos ejecutivos de las empresas.

Las barreras que impiden a este grupo demográfico superar esta brecha incluyen la disparidad salarial, la discriminación, la falta de oportunidades de formación adicional y los prejuicios implícitos de quienes les rodean.

Pero si se eliminan estas barreras, los latinos ganarían mucho y ayudarían a revitalizar la economía con un aumento de los ingresos anuales de 281.000 millones de dólares para los latinos de todo el país.

UN PILAR DEBILITADO

Uno de cada cinco trabajadores en Estados Unidos es latino, lo que les convierte en un pilar fundamental de la economía. Pero, al tratarse en su mayoría de puestos de trabajo de primera línea, la pandemia del COVID-19 les ha afectado de forma desproporcionada.

Son muchas las razones que explican la falta de ejecutivos latinos, que se agrupan bajo el título "El peldaño roto", utilizado para describir las dificultades para conseguir ascensos.

Una de las razones, la discriminación racial, es experimentada con frecuencia por los latinos, con un 44% de ellos que declaran haber sido discriminados en el lugar de trabajo.

A pesar de que el 85% de los trabajadores de primera línea desean ser promovidos, sólo el 55% afirma haber conseguido algún tipo de avance en su carrera, y el 54% sigue considerando la posibilidad de renunciar a su puesto al verse bloqueado por los ascensos o las oportunidades de crecimiento.

El género también afecta a los latinos en el lugar de trabajo, como en los ascensos de puestos de entrada a puestos directivos, donde por cada 100 hombres ascendidos, sólo 75 mujeres latinas lo son.

Hay formas de cerrar estas brechas, aunque deben ser deliberadas y dirigidas a los problemas específicos de los latinos.

Las empresas deben aplicar políticas de desarrollo e innovación para aumentar la proporción de latinos en todos los niveles y reducir la brecha salarial entre los latinos y los blancos no latinos.

Los latinos, que tienden a tener redes profesionales estrechas, deben tratar de obtener apoyo a través de patrocinadores y mentores dentro de sus industrias para aprender de ellos. 

Estos apoyos no tienen por qué ser los más exitosos en su industria, sino que deben ser capaces de proporcionar información sobre las oportunidades de progreso, como becas para acceder a títulos avanzados, como medicina o derecho.

Otras vías son los grupos de recursos para empleados (ERG) y las asociaciones profesionales donde los miembros de su sector se reúnen para compartir información, recursos y conexiones.

Una de estas asociaciones es la Association of Latino Professionals for America (ALPFA), que se asocia con las empresas para celebrar convenciones profesionales, programas de apoyo educativo, desarrollo de la mano de obra y formación en liderazgo.

Cuando los latinos consiguen puestos más altos y salarios más elevados, su poder adquisitivo crece y el gasto aumenta. Pero en la actualidad, las empresas no están satisfaciendo la demanda que los latinos tienen ahora, lo que deja a muchos insatisfechos y a un importante mercado sin explotar.

EL COSTE DEL DESCONTENTO LATINO

La insatisfacción de los latinos no se limita a una sola industria o producto. Pero si se aborda, podría aumentar el gasto latino en 109.000 millones de dólares.

A pesar de que los latinos representan el 19% de la población, sólo reciben el 13% del total de los ingresos de los hogares nacionales, lo que deja una brecha de gasto de 554.000 millones de dólares si el gasto de los latinos fuera igual al de la población latina.

Según el informe, el 28% de los latinos se declaran insatisfechos con la oferta actual de productos -en comparación con sólo el 21% de los blancos no latinos- y una cuarta parte de los latinos no compran en determinadas categorías de gasto, como maquillaje y restaurantes de servicio completo.

Sin embargo, los latinos siguen tomando decisiones en esas categorías y las necesitan, por lo que los primeros en satisfacer las necesidades de los latinos pueden aprovechar esa demanda insatisfecha.

Las razones de esta insatisfacción incluyen el precio, la falta de características, la insuficiente relación calidad-precio o el hecho de ser ofrecidos por empresas que los latinos consideran que no abordan adecuadamente las desigualdades sociales.

Una razón importante por la que los latinos no están satisfechos es la falta de latinos en la alta dirección y en los puestos ejecutivos, lo que hace que las empresas no sepan cómo ofrecer los mejores productos y servicios a los latinos.

Mientras que los consumidores latinos están dispuestos a aumentar el gasto en un 25% si se controlan los precios, también están dispuestos a pagar un 28% más si se resuelven sus principales motivos de insatisfacción, lo que supondría 33.000 millones de dólares más de gasto anual.

Incluso los latinos actualmente satisfechos están dispuestos a aumentar el gasto, lo que supondría aproximadamente 78.000 millones de dólares más de ingresos para las empresas si mejoraran la oferta de productos.

Pero a raíz de la pandemia del COVID-19 y con el aumento de la inflación, los latinos se están volviendo más selectivos en lo que compran y a quién se lo compran.

Los mejor equipados para saber lo que los latinos estarían dispuestos a comprar serían los empresarios latinos dispuestos a satisfacer su propia demanda.

LOS EMPRESARIOS LATINOS TIENEN POTENCIAL

En las dos últimas décadas, los latinos han sido uno de los grupos empresariales de más rápido crecimiento en Estados Unidos -creciendo a un ritmo 1,6 veces superior al de los empresarios blancos no latinos-, pero no lo han hecho fácilmente.

Los latinos sólo poseen el 6% de los aproximadamente 5,8 millones de empresas de EE.UU. y sólo reciben el 2% del capital de riesgo, dependiendo en su mayoría de los ahorros para salir adelante, ya que los latinos tienen casi el doble de probabilidades de que se les niegue el crédito que a sus homólogos blancos.

La pandemia obligó al 60% de las empresas de propiedad latina a reducir o cambiar su forma de hacer negocios, y el 42% de ellas volverá a los niveles de ventas de 2019 en la segunda mitad de 2021; otro 22% lo hará a finales de 2022.

Sin embargo, si consiguen acceder al capital riesgo y al crédito adecuado, se espera que los empresarios latinos puedan crear 750.000 empresas empleadoras, añadiendo 2,3 billones de dólares en ingresos y casi seis millones de puestos de trabajo a la economía nacional.

Algunos titanes de la industria, como PepsiCo, están tomando la iniciativa con su programa Juntos Crecemos, utilizando 50 millones de dólares para impulsar las empresas latinas.

Otra es la asociación de Google con la Cámara de Comercio Hispana de Estados Unidos para destacar las empresas latinas en Google Search, Maps y Shopping, además de proporcionarles formación y apoyo financiero.

LOGRAR LA PLENA MOVILIDAD

Para que todos los latinos alcancen la plena movilidad económica, el informe McKinsey ha identificado varias iniciativas necesarias para cerrar las brechas y resolver los problemas de forma universal.

Para los empleados, tener acceso a los puestos de dirección y trabajar en un lugar de trabajo inclusivo que tenga en cuenta la raza y el género elimina las barreras para la promoción profesional.

Proporcionar recursos para que los empleados de menor nivel puedan volver a ocupar puestos mejor pagados, recursos educativos o crear un canal de desarrollo de talentos preparará a los latinos para avanzar en sus carreras.

Desde el punto de vista monetario, la educación fiscal y los beneficios financieros como la jubilación pueden ayudar tanto a corto como a largo plazo. Además, las estrategias de ahorro dirigidas a los estudiantes pueden ayudarles a prepararse para tomar decisiones financieras cuando se incorporen al mercado laboral.

El valor, la calidad y la inversión para comprender lo que desean los clientes latinos -como bienes y servicios culturalmente adaptados- pueden resolver la insatisfacción de los consumidores.

Los emprendedores necesitan acceso al capital para financiar sus empresas, pero esos financiadores necesitan formación sobre prejuicios y metodologías de estandarización para combatir las disparidades en la tasa de aprobación.

Los empresarios latinos también ofrecen oportunidades no capitalizadas de patrocinio, tutoría y creación de redes empresariales.

La formación en materia de prejuicios a nivel estructural es necesaria para eliminar las barreras creadas por la discriminación y los prejuicios.

Esto puede complementarse con la divulgación de información demográfica, una mayor transparencia a nivel financiero y la realización de transacciones comerciales con empresas latinas.

El informe completo de McKinsey & Co puede consultarse aquí.

00:00 / 00:00
Ads destiny link