LIVE STREAMING
Lionel Messi is a World Cup Champion.
Lionel Messi es campeón del mundo. Foto: Matthew Ashton - AMA/Getty Image

Lionel Messi se proclama campeón del mundo, Argentina gana en los penaltis tras 120 minutos de una final de infarto

El triplete de Mbappé no fue suficiente, ya que los dos penaltis fallados por Francia en la tanda dieron a Messi su ansiado título.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Luto en Colombia

Septiembre 15, 2023

Piñatas para todos

Septiembre 13, 2023

Un latino en las estrellas

Septiembre 13, 2023

El G.O.A.T. llega a Fili

Agosto 13, 2023

In Unison exposición

Agosto 02, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

¿Por dónde empezar? En primer lugar, Argentina y Lionel Messi son campeones del mundo por primera vez en casi 20 años. Messi ha logrado el objetivo final de su vida al conquistar este título tan codiciado. 

En segundo lugar, qué final. Podría decirse que ha sido una de las mejores finales de la historia reciente, de ida y vuelta, llena de emoción, con muchos momentos de infarto y muchos argumentos que iban y venían a medida que avanzaba el partido. 

En tercer lugar, Kylian Mbappé casi arruinó él solito la fiesta de su compañero del PSG -Messi- al convertirse en el segundo jugador de la historia que marca un triplete en la final de un Mundial. ¿La última vez que ocurrió? Hace casi medio siglo, Geoff Hurst lo hizo con Inglaterra en 1966, cuando derrotaron a Alemania Occidental. 

Dicho todo esto, hay mucho más que contar. 

La final de la Copa Mundial de 2014 entre Argentina y Alemania terminó de forma desgarradora para los sudamericanos, al encajar un gol en la prórroga de Mario Götze que pulverizó por completo no sólo los sueños de Argentina de llevarse a casa el título, sino también los de su mejor jugador de todos los tiempos, que en aquel momento, incluso hace ocho años, ya era considerado el mejor de todos los tiempos. 

Muchos en el mundo, y específicamente en su país de origen, cuestionaron su empuje, su capacidad y su hambre de llevarse el título a casa, al igual que el gran Diego Maradona con el que siempre se le compara, que se lo llevó en 1986 en México. 

Pero de cara a este torneo de 2022, todo parecía ser diferente. 

Con un nuevo seleccionador, Lionel Scaloni, y un grupo de jugadores jóvenes y duros dispuestos a luchar y a hacer el trabajo sucio por su estrella, este colectivo de jugadores de rol -a diferencia de las anteriores selecciones argentinas, repletas hasta los topes de estrellas- formaba una unidad cohesionada de un equipo que, por lo visto desde el principio, la Asociación Argentina de Fútbol parecía haber encontrado por fin el equilibrio perfecto para una plantilla, liderada por Messi, de 35 años.

Aunque no era lo ideal haber esperado hasta su última oportunidad para lograr este objetivo, comparable al de un guión de Hollywood, en el que probablemente fuera su último baile con la selección argentina en un torneo de la Copa Mundial, Messi y Argentina son campeones del mundo.

Desde el saque inicial, los argentinos fueron el equipo dominante, táctica y físicamente. Y lo que es más importante, Mbappe fue completamente un no-factor en la primera mitad del partido. 

Los franceses empezaron el partido con dos centrocampistas -Adrien Rabiot y Aurélien Tchouaméni- frente a los cuatro de Argentina, lo que determinó por completo el resto del encuentro. El reforzado mediocampo argentino superó por completo a los franceses. 

Francia, como era de esperar, fue incapaz de hacer nada en ataque, ya que la intensa presión argentina le obligó a realizar pérdidas de balón tontas, e incluso después de una hora de juego, no había registrado ningún disparo a puerta. Los sudamericanos hicieron gala de una garra y una dureza que, por alguna razón, pilló desprevenidos a los franceses. Los delanteros argentinos se mostraron creativos con sus pases a un toque, y tuvieron a la defensa francesa arremolinada, buscando cualquier salvavidas. 

Ousmane Dembélé se vio atrapado en una situación de uno contra uno frente a Ángel Di María y, en un acto de frustración, se vio superado por la izquierda y Di María se abrió paso hasta el interior del área, mientras Dembélé se ponía a su altura y le derribaba. Aunque suave, fue sin duda penalti. 

Messi se serenó e hizo que el capitán francés Hugo Lloris se lanzara a su derecha para patearlo con frialdad al otro lado. Se convirtió en el primer jugador en marcar en todas las rondas eliminatorias de un Mundial. Es increíble pensarlo teniendo en cuenta que nunca había marcado un gol en una ronda eliminatoria hasta hace sólo dos semanas. 

Di María marcó el segundo en una magnífica jugada colectiva en la que el balón se ganó en la retaguardia, se produjeron dos pases rápidos y Alexis Mac Allister se puso en carrera. Vio que Di María corría con él y se la entregó dulcemente al veterano, que no desaprovechó su oportunidad. Las cosas estaban tan mal para Francia que el seleccionador Didier Deschamps se vio obligado a hacer sustituciones en la primera parte. 

Giroud y Dembélé fueron sustituidos por Marcus Thuram y Randal Kolo Muani. 

Durante la mayor parte de la segunda parte, Francia no había mejorado y Argentina tenía el control de crucero hacia la gloria, hasta que Mbappe tuvo otra cosa en mente. El joven de 23 años dio a los franceses su primer gol de penalti en el minuto 80 para poner el 2-1 en el marcador. Parecía que Argentina estaba lista para embotellar otra ventaja de 2-0, como fue el caso contra Holanda en los cuartos de final, y Mbappe entregaría un gol maravilloso para empatar sólo un minuto y medio después de su penalti

Se preveía una caída de Argentina en este punto, ya que el impulso había cambiado completamente a favor de Francia, que parecía llena de energía y lista para la batalla. Los dos equipos estuvieron a punto de marcarse mutuamente para dar la victoria a cualquiera de los dos, pero algunas entradas defensivas y brillantes paradas de los porteros de ambos equipos llevaron el partido a la prórroga. 

La prórroga no estaba en el plan de Argentina para esta noche, sobre todo después de ir ganando 2-0, pero era algo a lo que estaban acostumbrados, ya que habían tenido que luchar con uñas y dientes para ganar todos los partidos hasta llegar a la final de esta noche. 

Una vez más, el Rey Leo se echaría a la nación -y posiblemente al mundo entero- a la espalda al marcar el gol de la victoria en el minuto 108 con un balón que fue sacado por la defensa francesa, pero el balón había cruzado la línea de gol antes de ser despejado, dando a Messi su segundo gol y el de la victoria. 

La defensa argentina empezaba a replegarse en ese momento, ya que el poderío ofensivo de los franceses empezaba a pesarles. Eran más altos, más rápidos y más fuertes que los sudamericanos, y faltaban menos de 10 minutos para el final de la prórroga. Y la defensa se vino abajo, al ceder otro penal, el segundo del partido. 

Era el momento de que Mbappe volviera a dar un paso adelante para su nación, ya que el joven tenía a Francia y al presidente francés Emmanuel Macron mirando. Anotaría su segundo penalti de la noche para empatar el partido y darse a sí mismo el hat trick, sólo el segundo jugador en la historia en hacerlo en una final de la Copa del Mundo. 

Los dos equipos y los aficionados estaban muy nerviosos y ansiosos ante la tanda de penales, ya que Argentina ya había llegado a esa tanda en este torneo y lo había hecho muy bien. En el caso de Francia, siempre ha habido signos de interrogación a su alrededor en lo que respecta a las tandas de penales, y su inexperiencia en este foro se puso definitivamente de manifiesto esta noche. 

Kingsley Coman y Aurélien Tchouaméni fallaron sus penales y Argentina se impuso gracias a las grandes paradas de su guardameta Emi Martínez. Y ahora, Argentina es campeona del mundo. 

En lo que posiblemente fue -al menos para las redes sociales- una de las peores finales de la Copa Mundial de los últimos tiempos, hasta los 10 minutos finales del tiempo reglamentario -en términos de competitividad entre ambos equipos- se convirtió rápidamente en una de las batallas clásicas de todos los tiempos entre dos grandes como Mbappe y Messi y dos naciones históricas del fútbol mundial. 

Para Argentina, este es su primer título desde 1986, pero la historia es que Messi, uno de los mejores jugadores que ha visto este deporte, en la que probablemente sea su última oportunidad, logró el sueño de su infancia de ganar un Mundial. 

Si ésta es la última vez que vemos a Messi con la camiseta de Argentina, o incluso en este torneo, habrá sido un honor presenciar cómo una leyenda como él lo gana para su nación.

00:00 / 00:00
Ads destiny link