LIVE STREAMING
Rubén Amaro Jr. es uno de los 2022 arquetipos de AL DÍA, que celebran la excelencia de la comunidad hispana. Foto: Dreamartstudio.vision
Rubén Amaro Jr. es uno de los 2022 arquetipos de AL DÍA, que celebran la excelencia de la comunidad hispana. Foto: Dreamartstudio.vision

Rubén Amaro Jr. vive y respira Filadelfia

Con el deporte del béisbol corriendo por sus venas, Rubén Amaro Jr. hecho del equipo de la MLB de la ciudad una parte importante de su vida y su carrera.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Messi y Argentina avanzan

Diciembre 01, 2022

El Tri eliminado

Diciembre 01, 2022

Avances en EE.UU.

Noviembre 30, 2022

Senegal se impone

Noviembre 29, 2022

Canelo contra Messi

Noviembre 29, 2022

Brasil en octavos de final

Noviembre 29, 2022

Mujeres en el fútbol

Noviembre 28, 2022

Nueva exposición del HSM&L

Noviembre 28, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Nota del editor: Jensen Toussaint contribuyó a la redacción de este artículo.

Nacido y criado en el noreste de Filadelfia, Rubén Amaro Jr. ha tenido muchos logros dentro del béisbol, la ciudad y su equipo local de la MLB.

Exjugador profesional de béisbol, gerente general y entrenador, ahora es analista y comentarista deportivo en dicho campo.

Si hay dos cosas que calan hondo en la familia Amaro, son el béisbol y la diversidad. Y hay razones claras para ello.

Historia de una familia rica

Amaro Jr. es hijo del campocorto y entrenador de las grandes ligas, Rubén Amaro Sr., y de Judy Amaro-Pérez. También es nieto del excompetidor en las ligas de béisbol mexicana y cubana, Santos Amaro.

Amaro Jr. tiene una mezcla interesante en cuanto a herencia y religión. Es de ascendencia mexicana-católica por parte de su padre, cubano-católica por parte de su abuelo, y ruso-judía por parte de su madre.

No se sabe mucho sobre su lado ruso-judío, pero su abuela rusa posiblemente llegó a Filadelfia a principios del siglo XX. Aunque esta parte de su herencia no está bien documentada, se sabe mucho sobre su lado mexicano/cubano.

“Ser tanto católico como judío era diferente, pero ninguno de mis padres era súper religioso. Creo que, más que nada, su objetivo era que mi hermano y yo estuviéramos expuestos a todo tipo de cosas. Así que nos dejaron tomar nuestras propias decisiones”, dijo Rubén Amaro Jr. en una entrevista con AL DÍA News.

Sus abuelos se conocieron cuando ella jugaba como receptora en el equipo femenino mexicano durante los Juegos Panamericanos, en México. Los padres de Amaro Jr. se conocieron en Filadelfia, cuando su padre jugaba con los Filis.

Su madre, al igual que él, es una filadelfiana de ascendencia inmigrante. Su padre, en cambio, se siente muy orgulloso de su origen mexicano y cubano. Amaro Jr. habla español y sus hijos también lo hacen gracias a su herencia.

Amaro Jr. mencionó que también desciende de España y África, tras haberse hecho una prueba de ADN, pero sigue estudiando el pasado de su familia.

Expuesto al atletismo

Dado que su abuelo y su padre eran destacados atletas, el atletismo vino como una parte natural de los genes de la familia.

“Nunca supe si iba a jugar béisbol, simplemente formó parte de mi vida y de la de mi hermano desde muy temprana edad”, dijo Amaro Jr.

Amaro Jr. se involucró por primera vez en el deporte durante los campamentos, aunque nunca participó en uno dedicado por completo al béisbol. No fue sino hasta los nueve años que comenzó a involucrarse más en el juego, compitiendo para la Liga Pequeña, Crispin Gardens Pee-Wees.

Hacia la mitad de su adolescencia, se convirtió en el chico del bate de los Philadelphia Phillies. Entre 1980 y 1983, su padre fue el entrenador de primera base del equipo. “Cuando era el chico del bate, estuve rodeado de algunos grandes de Filadelfia durante mucho, mucho tiempo”, dice Amaro Jr., que destaca a jugadores como Mike Schmidt, Larry Bowa y Steve Carlton. 

Aún sin saber qué deporte practicar, Amaro Jr. se graduó en la William Penn Charter School en 1983, con la experiencia de haber jugado tanto al béisbol como al fútbol. “Crecí viviendo y respirando nada más que béisbol, gracias a mi padre y a mi abuelo, que fueron grandes influencias. Sin embargo, de niño también me encantaba el fútbol, aunque finalmente me incliné por el béisbol debido a mi participación como chico del bate, que creo que me colocó por completo en el lado del béisbol”, añadió Amaro Jr.

Amaro Jr. estuvo a punto de jugar fútbol a nivel universitario. Cuando estaba en el instituto, casi lo reclutan, pero el béisbol era su deporte preferido y el que mayor interés le despertaba, como sigue siendo hoy.

Si bien su padre y su abuelo fueron grandes influencias en su decisión de jugar béisbol porque ambos lo hicieron, no fueron la razón. Amaro Jr. dijo que su abuelo quería que su hijo estudiara medicina, pero en su lugar firmó con los Cardenales de San Luis. “Desde ese punto de vista, mi abuelo tuvo cierta influencia en mi padre, pero en mi caso yo crecí en el béisbol".

“Mi padre no fue solo un jugador, sino que terminó entrando en el front office y trabajando para los Filis en la oficina principal, como director de granja del sistema y el coordinador de scouting latinoamericano durante muchos años”, continuó.

Rubén Amaro Jr. es un jugador de béisbol profesional de tercera generación. Foto: Dreamartstudio.vision
Rubén Amaro Jr. es un jugador de béisbol profesional de tercera generación. Foto: Dreamartstudio.vision

Dentro de las diferentes funciones que desempeñó su padre, el conocimiento y la exposición de Amaro Jr. hacia el deporte simplemente crecieron y se convirtieron en la base para que él labrara su propio camino en el deporte.

Asistió a la Universidad de Stanford, donde formó parte del equipo de la Serie Mundial Universitaria de la NCAA de 1987.

Hacia una carrera profesional

En 1987, Amaro Jr. comenzó su carrera de béisbol en las ligas menores tras ser reclutado por los California Angels en la 11.ª ronda.

Casi cuatro años después, debutó en las grandes ligas con los Angels. Sin embargo, en la temporada baja de 1991, Amaro Jr. fue traspasado a los Filis, el equipo de su ciudad natal, y con el que su padre estuvo más años y tuvo mayor impacto.

Otro cierre de capítulo llegó para Amaro Jr. cuando tuvo la oportunidad de jugar para el mismo equipo para el que trabajó como chico del bate una década atrás. En sus palabras, “Fue un sueño hecho realidad y el comienzo de la relación que he tenido con los Filis durante mucho tiempo”.

También marcó la primera vez que llegó a un equipo de Grandes Ligas: “Y uno de mis sueños hechos realidad fue el estar en las filas cuando anunciaron los jugadores del día inaugural”.

Cinco de las 8 temporadas de Rubén Amaro en la MLB las jugó con los Phillies. Foto: Dreamartstudio.vision
Cinco de las 8 temporadas de Rubén Amaro en la MLB las jugó con los Phillies. Foto: Dreamartstudio.vision

He spent a season with the Phils, before getting traded to the Cleveland Indians and later returning to the Phillies, playing two separate stints with his hometown team. 

Amaro Jr.’s pro baseball career lasted eight years, and he ended his career with a .235 batting average, 16 home runs, 100 RBIs, and 99 runs. 

Pasó una temporada con los Filis antes de ser traspasado a los Indios de Cleveland y, posteriormente, volver a los Filis, jugando dos periodos distintos con el equipo de su ciudad natal.

La carrera de Amaro Jr. en el béisbol profesional duró ocho años y terminó con un promedio de bateo de .235, 16 jonrones, 100 carreras impulsadas y 99 carreras.

En transición

Casi inmediatamente después de retirarse de su carrera como jugador en 1998, Amaro Jr. hizo su transición a la oficina principal. “Fui muy afortunado de poder tener esa oportunidad y de hacerlo desde mi ciudad natal, para una organización que crecí conociendo y amando. Fue un sueño hecho realidad”.

Amaro Jr. trabajó diez temporadas como asistente del gerente general de los Filis y estuvo presente en su victoria en la Serie Mundial de 2008.

Pocos días después de dicha victoria, Amaro Jr. se convirtió en el nuevo gerente general y vicepresidente senior del equipo.

Rubén Amaro Jr. pasó un total de 17 años como parte del front office de los Phillies. Foto: Dreamartstudio.vision
Rubén Amaro Jr. pasó un total de 17 años como parte del front office de los Phillies. Foto: Dreamartstudio.vision

Dicho mandato terminó en 2015 para hacer otra transición, esta vez como entrenador. “Reboté bastante con mi transición de deportista a entrenador; mi primer paso después de retirarme como jugador fue como asistente del gerente general, y eso no fue fácil porque tenía un montón de amigos en ese equipo”, dijo Amaro Jr.

Tras su partida de los Filis, Amaro Jr. fue contratado como entrenador de primera base de los Boston Red Sox, y luego de los New York Mets. Eso lo abrió a otro mundo en el banquillo, en el clubhouse y con los jugadores. Sin embargo, su corazón permanece en un solo lugar: “Los Filis son mi equipo y siempre lo serán, eso nunca cambiará. Incluso cuando trabajaba para los Mets y los Red Sox, seguía teniendo a los Filis cerca de mi corazón”.

Calificó sus 17 años como ejecutivo de la oficina principal de los Filis o “esos años con traje”, como realmente especiales.

Otro regreso y una rara distinción

En 2020, Amaro Jr. fue contratado como analista de televisión antes y después de los partidos y comentarista a tiempo parcial para NBC Sports Philadelphia, donde cubría a los Filis.

Su pasión de toda la vida por la ciudad, el equipo y el deporte nunca ha flaqueado, por lo que la lleva consigo en cada función. En palabras de Amaro Jr., “Poder hablar y analizar el béisbol para el público es agradable. Me gusta hablar de este deporte; ha sido mi vida, y para mí poder compartir mis conocimientos y parte de mi experiencia es genial. Me siento muy orgulloso de ello y sigo aprendiendo”.

Rubén Amaro Jr. trabaja ahora como analista y comentarista en color de los Phillies. Foto: Dreamartstudio.vision
Rubén Amaro Jr. trabaja ahora como analista y comentarista en color de los Phillies. Foto: Dreamartstudio.vision

Amaro Jr. figura hoy en el Salón de la Fama de la Asociación de Béisbol Amateur de Estados Unidos y en el Salón de la Fama del Deporte Judío de Filadelfia. Según él, “Es genial y único formar parte de dos Salones de la Fama diferentes, no sé si hay mucha gente que haya tenido esa oportunidad. Me siento muy orgulloso de mi trayectoria y doy las gracias a mis padres por haberme ayudado a alcanzar estos logros".

Amaro Jr. cree que no será la última persona multiculturalmente diversa que entre en alguno de los dos Salones de la Fama. En su opinión, hay un futuro muy diverso por delante.

00:00 / 00:00
Ads destiny link