LIVE STREAMING
Foto: AP
Foto: AP

¿Qué sucedería si los Demócratas retomaran la Cámara?

La campaña por las elecciones de mitad de periodo se ha enfocado en la respuesta política a la administración de Donald Trump, pero ¿qué sucedería en realidad…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Todos los extremos son malos, es cierto, pero cuando de política se trata este peligro es aún más acentuado.

Los últimos meses se han centrado en el rechazo político a la agenda de la Administración Trump, intentando traducirlo en un apoyo masivo a la bancada demócrata en las elecciones de mitad de periodo. Pero no todo es antagonismo.

Durante la cita electoral de 6 de noviembre se debaten solo 35 puestos de los 100 del Senado, y los 435 de la Cámara de Representantes, lo que no permitiría una mayoría absoluta demócrata en el Congreso, ni siquiera porque ganaran todos los puestos abiertos en las elecciones.

Las cifras son engañosas porque, a pesar de las campañas, el GOP posee una ventaja importante sobre los Demócratas en estas elecciones, pues deben defender tan solo nueve puestos en el Senado versus los 26 que deben mantener los Demócratas.

La Cámara de Representantes, por su parte, es totalmente distinta, no solo porque todos los puestos están abiertos en las elecciones, sino porque se necesitan 218 para una mayoría, de los cuales los Demócratas deben mantener 195 y ganar el resto. De ganar, los Demócratas han asegurado que sus prioridades serán “la inversión en infraestructura y los costos crecientes de los medicamentos recetados”, según explicó el New York Times. Asimismo, y según explicó la líder del partido, Nancy Pelosi, la bancada azul pretende “mostrar a los votantes que somos un partido que gobierna, no la mafia de izquierda que describe el Sr. Trump”.

Asimismo, los Demócratas quieren extender el brazo al otro lado del pasillo buscando colaboraciones bipartidistas para una “agenda más liberal” para lograr el apoyo popular en los dos años que quedan de Administración Trump. Esto incluirá legislación sobre seguridad de armas de fuego, un proyecto de ley para otorgar un estatus legal permanente y un camino a la ciudadanía para los jóvenes inmigrantes indocumentados y la llamada Ley de Igualdad que “enmendaría las leyes de derechos civiles de larga data para extender las protecciones legales basadas en la orientación sexual y la identidad de género”.

En cuanto al control de daños, los Demócratas podrían “limitar severamente el poder del presidente de Estados Unidos Donald Trump”, bloqueando gran parte de la agenda que ha promovido durante los últimos meses.

Históricamente, estas elecciones son fundamentales, pues el Partido Azul tan solo ha ganado la mayoría dos veces en los últimos cincuenta años (una vez en 1974 y otra en el 2006), lo que podría cambiar la manera en la que se hace política en el país de manera definitiva.

Con una mayoría en la Cámara, y ganando los puestos abiertos en el Senado, los Demócratas podrían dar luz verde a investigaciones por corrupción dentro de la Administración Trump, podrían suspender cualquier obstrucción a la labor del FBI y podrían poner el acelerador en la investigación por presunta colusión con Rusia en las elecciones del 2016.

00:00 / 00:00
Ads destiny link