LIVE STREAMING
Juliet K. Choi (izquierda) y Clarissa Martínez-de-Castro (derecha) Fotografías: Charlie Leight/ASU Now, YWCA USA
Juliet K. Choi (izquierda) y Clarissa Martínez-de-Castro (derecha) Fotografías: Charlie Leight/ASU Now, YWCA USA

¿Cómo sería una Oficina de Equidad Racial en la Casa Blanca?

AL DÍA se sentó con dos líderes del movimiento para desglosar el camino a seguir.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Juzgar el nuevo

Junio 28, 2022

CCP+Rowan

Junio 28, 2022

Un refugio para el aborto

Junio 28, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

En diciembre de 2020 The Racial Equity Anchor Collective se reunió con el equipo de transición del presidente electo Biden para esbozar el papel de una propuesta de Oficina de la Casa Blanca para la Equidad e Inclusión Racial. 

El Colectivo respalda la retórica sobre la curación y la igualdad racial que la nueva administración ha enfatizado hasta ahora pero sostienen que el compromiso con estos temas debe ser vigorosamente sostenido y resultar en cambios tangibles en las instituciones de nuestra nación.

AL DÍA habló recientemente con dos líderes del Colectivo, Juliet K. Choi, directora general del Foro de Salud de los Americanos de Asia e Islas del Pacífico, y Clarissa Martínez-de-Castro, vicepresidenta adjunta de Política y Promoción de UNIDOS US, sobre lo que depara el futuro de la relación entre el movimiento y la administración.

Juliet K. Choi

El trabajo de Juliet K. Choi como directora general de la APIAHF consiste en influir en la política, movilizar a las comunidades y fortalecer los programas y organizaciones para mejorar el bienestar de los asiático-americanos, los nativos de Hawái y los isleños del Pacífico. 

Fue jefa de personal y asesora principal de dos agencias federales bajo la administración de Obama: el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) en el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos; y la Oficina de Derechos Civiles (OCR) en el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. 

Sanación racial y equidad

El Presidente Biden ha entrado en el Despacho Oval con múltiples agendas, todas ellas con el hilo conductor de construir una nación más fuerte que celebre la diversidad y fomente la unidad. Es el primer presidente de la historia de Estados Unidos que denuncia abiertamente la supremacía blanca durante un discurso de investidura.

Choi sabe que la nueva administración no puede deshacer por sí sola 400 años de injusticia racial en sólo cuatro años pero es optimista de corazón y tiene la esperanza de que se produzcan avances. 

"Las acciones son importantes. El liderazgo importa, el aspecto del liderazgo importa. Y sólo en la primera semana de esta administración, el hecho de que el Presidente de Estados Unidos declare y sea capaz de hablar abiertamente de la curación racial... creo que es importante", dijo Choi.

También habló del traumático pasado racial con el que esta nación sigue luchando, así como del impacto destructivo que la retórica del ex presidente Donald Trump en torno al virus tuvo en los asiático-americanos. 

"Fue increíblemente doloroso e inconcebible que un presidente de este país no escuchara a los expertos en historia, a los líderes de la comunidad, y reabriera las heridas que han existido para las comunidades asiático-americanas, nativas de Hawai y de las islas del Pacífico", explicó.

Por ejemplo, Choi mencionó el establecimiento de campos de internamiento de japoneses por parte del presidente Franklin Roosevelt durante la Segunda Guerra Mundial, que ahora se considera una de las violaciones más atroces de los derechos civiles estadounidenses en el siglo XX. 

También mencionó la colonización de la otrora comunidad soberana de Hawái, que supuso el robo de sus tierras y aguas para construir bases militares y complejos turísticos. 

Como consecuencia de las palabras despectivas de Trump han aumentado las denuncias de incidentes de odio y acoso hacia los asiático-americanos. 

"Que un presidente utilice términos tan dañinos, realmente trajo esta nueva ola de xenofobia, una intensidad de crímenes de odio contra nuestras comunidades. Resulta aleccionador pensar que en esta época hay tanto miedo en nuestra comunidad por estos delitos de odio, intimidación y acoso, ya sabes, nuestros ancianos son golpeados y escupidos", dijo. 

Choi reside en Washington D.C. y, aunque es una ciudadana coreana-estadounidense de segunda generación, es "muy estadounidense" y se considera una patriota. 

Compartió una experiencia que tuvo la semana pasada mientras caminaba por su propio barrio, en la que un hombre blanco de gran tamaño la paró en seco, para gritarle, preguntándole si hablaba inglés.

"Realmente provoca xenofobia y desgarra nuestro país, y cuando pensamos en la respuesta a la pandemia de Covid, es inconcebible", dijo Choi.

Choi también habló mucho del poder de las palabras, y de lo esencial que es para las personas con gran poder e influencia ser conscientes de que las palabras que pronuncian tienen repercusiones sustanciales y a menudo perjudiciales. 

El autor mexicano Don Miguel Ruiz disecciona esta idea en su libro Los cuatro acuerdos (1997), basado en la antigua sabiduría tolteca. 

El primer acuerdo es "ser impecable con la palabra". 

 

Don Miguel Ruiz escribe: "La palabra es la herramienta más poderosa que tienes como humano; es la herramienta de la magia. Pero como una espada con dos filos, tu palabra puede crear el sueño más hermoso, o tu palabra puede destruir todo lo que te rodea". 

Cuando se le preguntó cómo sería su visión de la verdadera equidad racial, Choi destacó la idea de la unidad en todos los sectores de la humanidad, y el valor de que todos los ciudadanos puedan ver sus sueños hechos realidad. 

"Eso significaría que aunque no conozca a esa persona, que está a miles de kilómetros de distancia, ya sea negra o latina, indígena, mujer, transexual o discapacitada, tengo una humanidad común y una responsabilidad compartida para asegurarme de que pueda realizar su sueño", explicó. 

Como publicó la artista Tatyana Fazlalizadeh en su serie de arte callejero, "América es negra. Es nativa. Lleva un hijab. Es hispanohablante. Es migrante. Es mujer. Está aquí. Ha estado aquí. Y no va a ir a ninguna parte". 

Clarissa Martínez-de-Castro

Clarissa Martínez-de-Castro es una comentarista frecuente en los medios de comunicación sobre el electorado latino y las cuestiones de inmigración, y es miembro de la junta directiva de la U.S. Vote Foundation. Su trabajo con UNIDOS US ayuda a promover políticas de inmigración justas y eficaces y a ampliar el compromiso cívico dentro de las comunidades latinas. 

En diciembre de 2020, UNIDOS US pidió a Biden que colocara a los latinos en la vanguardia de su agenda de 100 días. 

Sus peticiones son tres. 

En primer lugar, el virus debe ser derrotado y la salud pública debe ser restaurada. 

En segundo lugar, debe producirse un alivio económico, pero con un fuerte énfasis en la estabilización de la mano de obra esencial a través de la reforma y el alivio de la inmigración. 

Por último, hay que dedicar una determinación sostenida a lograr la equidad racial y la curación. 

"Esto significa tener un gobierno que refleje a su gente, que estudie la forma de involucrar a las personas en una agenda de seguridad comunitaria, lo que significa la supervisión de la policía y nuevos enfoques de la justicia penal. La equidad racial y la sanación también significan que estas cosas se reflejan en sus presupuestos, porque los presupuestos son realmente un documento de lo que es importante y cuáles son nuestras prioridades", dijo Martínez-de-Castro. 

Biden habló mucho de la unidad y de "estar en desacuerdo con los demás sin empezar una guerra". 

Aunque Martínez-de-Castro opina que esto es sobre todo sentimental, cree que es una visión necesaria que hay que tener y sobre la que hay que actuar. 

"Por ejemplo, volviendo a principios de 2019, preguntamos a los votantes latinos cuáles eran los rasgos más importantes que querían ver en un candidato presidencial, y el [rasgo] principal era alguien que valorara la diversidad y pudiera unir a la gente", dijo. 

Tanto Martínez-de-Castro como Choi tienen la esperanza de que esta nueva administración lleve los temas de sanación racial, inmigración y acceso equitativo al centro del diálogo de esta nación, pero requerirá absolutamente que todos trabajemos al unísono hacia este objetivo común. 

"Creo que es increíblemente importante que el gobierno y nuestros funcionarios electos se comporten de manera que sean socios principales en ese esfuerzo, pero que también entendamos que nosotros, como sociedad civil, tenemos que formar parte no sólo de proporcionar ese esfuerzo, sino de hacerlo realidad", sentenció Martínez-de-Castro.

00:00 / 00:00
Ads destiny link