LIVE STREAMING
Michael Williams, senador estatal, y Brian Kemp, secretario de estado de Georgia, son los dos candidatos republicanos a la gobernación del estado. 
Michael Williams, senador estatal, y Brian Kemp, secretario de estado de Georgia, son los dos candidatos republicanos a la gobernación del estado. 

El lado más grotesco de la política republicana se cosecha en Georgia

Dos candidatos a la gobernación de Georgia han demostrado en sus campañas que en la Era Trump ya no existen límites para el racismo y la xenofobia.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Cierre de Berks

Diciembre 01, 2022

El impacto latino en Arizona

Diciembre 01, 2022

Tribus contra el clima

Noviembre 30, 2022

Ley de respeto al matrimonio

Noviembre 30, 2022

Disparidad sin fecha

Noviembre 30, 2022

Casey sobre la inmigración

Noviembre 30, 2022

Batalla contra el plástico

Noviembre 29, 2022

Una política renovada

Noviembre 29, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Cuando pensábamos que la política estadounidense ya no podía sorprendernos más, llegan las elecciones del 2018 y nos demuestran lo contrario.

No era suficiente con Roy Moore y su campamento o las teorías conspirativas de Fox and Friends, ahora hay un candidato a la gobernación de Georgia que hace campaña en lo que ha llamado “el autobús de la deportación”.

El día domingo, las redes se plagaron de una serie de imágenes compartidas por Ana Clavel en Facebook desde Georgia, donde se mostraba un “autobús de la deportación” pintado con las consignas de campaña de un tal Michael Williams.

“Michael Williams – senador estatal de Georgia y, de acuerdo con su página, el primer funcionario electo en el estado en dar su apoyo a Donald Trump – anunció esta semana que manejará un bus por todo el estado para crear conciencia sobre ‘el avasallador problema de la inmigración ilegal’”, reportó The Independent.

En su perfil en Facebook – en el que se describe como “un conservador sin miedo” – su campaña ha puesto una declaración en la que explica que su trayecto dará inicio el miércoles 16 de mayo y visitará “cada una de las ciudades santuario más peligrosas de Georgia”, entre ellas Clarkston, Decatur y Athens.

El mensaje va acompañado de un vídeo en el que se muestra a Williams descendiendo de un autobús escolar convertido, y en el que se lee “Cuidado: asesinos, violadores, secuestradores, pederastas y otros criminales a bordo”.

“No sólo los vamos a ubicar y a verles vagar por nuestro estado”, dice Williams. “Les vamos a meter en este autobús y les vamos a enviar a casa”.

Si bien su promesa parece ser sencilla, su campaña no ha respondido a cuestionamientos sobre los procedimientos “legales” que podrían ser utilizados para cumplir su cometido, a pesar de que en el vídeo Williams hace referencia al proyecto de deportación 287 (g), que permite que los agentes policiales locales colaboren con el gobierno federal y con los agentes de inmigración.

Sin embargo, desde principios de año el senado de Georgia ha aprobado medidas para facilitar los procedimientos de deportación, a través de la ley SB 452 que “permitiría a los agentes policiales locales y a los funcionarios de la corte en Georgia reportar a la agencia de inmigración nacional si se enteran que un individuo está de manera ilegal en el país”, según reportó wabe.org.

Paradójicamente, y según reportó Latino Rebels, Williams ha recibido el apoyo del grupo Latinos for Trump.

Y el contrincante de Williams no se queda atrás.

El Secretario de Estado de Georgia, Brian Kemp, publicó semanas antes un vídeo de campaña en el que no solamente aseguraba que “nadie nos quitará las armas”, sino que mostró un camión “en caso de que tenga que rodear criminales ilegales y  llevarles a casa yo mismo”.

“Si, eso dije”, agrega en candidato. “Si quieres un conservador políticamente incorrecto, ese soy yo”.

Ambos candidatos son tan sólo una muestra del efecto más peligroso del fenómeno Trump: la exacerbación del divisionismo y la xenofobia como herramientas políticas que, lamentablemente, parecieran ser prometedoras.  

00:00 / 00:00
Ads destiny link