LIVE STREAMING
El 70% de los hispanos en el país consideran que el Coronavirus es una amenaza de suma importancia contra la economía y para el sistema de salud. Fuente: https://salud-america.org/
El 70% de los hispanos en el país consideran que el Coronavirus es una amenaza de suma importancia contra la economía y para el sistema de salud. Fuente: https://salud-america.org/

Latinos se preocupan más por el Coronavirus, y con razón

Un nuevo estudio del Pew Research Center ha encontrado que los hispanos en Estados Unidos ven con peores ojos la pandemia del COVID-19.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Ante la pandemia del Coronavirus, las respuestas de gobiernos y comunidades han sido radicalmente diferentes: mientras unos buscan resolver un problema de salud pública con mecanismos económicos, otros no saben exactamente qué creer.

Lo que sí está claro es que el país no estaba preparado para la agresividad del virus, aún cuando muchos sabían de antemano el riesgo.

Para las comunidades de color, en especial, las preocupaciones son más agravantes.

Según un informe publicado por el Pew Research Center, los íntimos nexos de los Hispanos con su comunidad, así como su vulnerabilidad económica, les obliga a ver la epidemia con otros ojos.

Contando con una población de casi 60 millones de habitantes en el país, los Latinos finalizaron el 2019 con la buena nueva de la tasa de desempleo más baja en la historia. Sin embargo, y debido a la profunda brecha económica y racial que existe en el país, el acceso a la atención médica y a un trabajo bien remunerado es aún más cuesta arriba en nuestra comunidad.

No es de sorprender entonces que el 70% de los hispanos en el país consideren que el Coronavirus es una amenaza de suma importancia contra la economía, pero también para el sistema de salud.

En la encuesta llevada a cabo por el centro de investigaciones, cerca de dos tercios (65%) de los adultos hispanos dijeron que el brote del coronavirus es “una gran amenaza para la salud de la población de los EE.UU. en su conjunto”, en comparación con cerca de la mitad (47%) del público en general.

Más hispanos que estadounidenses en general dicen que el brote es una amenaza importante para su situación financiera personal (50% vs. 34%), la vida cotidiana en su comunidad local (49% vs. 36%) y su salud personal (39 vs. 27%)”, explica el reporte.

Esto se debe, y con razón, a las condiciones laborales a las que suele enfrentarse nuestra comunidad, donde son pocas las personas que pueden recurrir al trabajo remoto (menos del 20%, según el Economic Policy Institute), y donde los salarios, de por sí, no son los ideales.

“Alrededor de dos tercios de los adultos hispanos con empleo (66%) dicen que no recibirían pago si el coronavirus les hiciera faltar al trabajo durante dos semanas o más,” agrega el Pew Reseachr Center, “incluyendo alrededor de la mitad (47%) que dicen que sería difícil cubrir los gastos durante este tiempo. En comparación, el 54% de los adultos estadounidenses empleados en general dicen que no recibirían pago si faltaran al trabajo dos semanas o más, incluyendo el 33% que dice que sería difícil cubrir los gastos.”

De igual manera, el estudio encontró que los trabajadores de color en Estados Unidos son frecuentemente empleados en las industrias de servicio y hospitalidad, dos de los motores económicos más afectados por las medidas impuestas por el gobierno para contener la propagación del virus.

"Si sólo el 16% de los latinos pueden trabajar desde casa, eso significa que la gran mayoría de los trabajadores latinos se ven obligados a arriesgar su salud y seguir trabajando durante la crisis, o han perdido sus ingresos o su trabajo", dijo el representante Joaquín Castro (D-Texas), presidente del Caucus Hispano del Congreso, a The Hill en un correo electrónico.

A sabiendas entonces que Latinos, Afroamericanos, personas LGBTQ+ e inmigrantes indocumentados son las comunidades más vulnerables a los efectos inmediatos y a largo plazo del Coronavirus en Estados Unidos, medidas gubernamentales como la aprobación del paquete de ayuda de 2 mil millones de dólares por parte del Congreso no alivian precisamente las preocupaciones.

Según explicó el Washington Post, la legislación promete enviar cheques a más de 150 millones de hogares estadounidenses, programas de préstamos para empresas grandes y pequeñas, así como la inyección de miles de millones de dólares “en programas de seguro de desempleo”.

“La salud pública es política,” dijo Carlos E. Rodríguez-Díaz, profesor asociado en el Milen Institute School of Public Health en la George Washington University, al Post. “Es difícil hacer las políticas de salud pública correctas sin la voluntad política, y creo que en general eso es lo que estamos viendo en los Estados Unidos en este momento. El discurso público que está en marcha es... ¿qué es lo importante? Las vidas o la economía, y cuyas vidas importan.”

00:00 / 00:00
Ads destiny link