LIVE STREAMING
Luis Arce is Bolivia’s new President, following a year of political unrest spurred by a far-right coup. Photo: France24.com
Luis Arce es el nuevo presidente de Bolivia, después de un año de disturbios políticos impulsados por un golpe de la extrema derecha. Foto: France24.com

ANÁLISIS: El socialismo de Bolivia no es un "proyecto" o una "prueba", funciona

Los bolivianos celebran la restauración de la democracia tras la elección del presidente apoyado por Evo Morales. 

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Crisis política en Perú

Diciembre 07, 2022

LULAC demanda a Houston

Diciembre 06, 2022

El DCCC gasta mucho

Diciembre 06, 2022

Lucha contra el plástico

Diciembre 05, 2022

Krasner demanda

Diciembre 05, 2022

HBCUs bloqueados

Diciembre 05, 2022

No hay muchos indultos

Diciembre 05, 2022

LUMA ampliado

Diciembre 05, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Los Estados Unidos han hecho grandes esfuerzos para sofocar a los partidos y líderes progresistas de América Latina. Esta vez, los esfuerzos resultaron inútiles.

El ex presidente centrista Carlos Mesa aceptó la derrota el lunes con la elección del líder socialista de Evo Morales, Luis Arce.

Morales hizo historia en 2005 al convertirse en el primer presidente indígena de Bolivia, pero el gobierno de extrema derecha derrocó a Morales en un golpe de Estado en noviembre de 2019. 

Fue un evento que provocó indignación en todo el mundo, pero por supuesto, con el interés de EE.UU. tanto en los recursos como en sofocar los movimientos socialistas-progresistas en América Latina, se permitió a los agitadores de la extrema derecha continuar con su agenda por apenas un año. 

El golpe instaló a Jeanine Áñez como presidenta. Desde su nombramiento, las elecciones de Bolivia para el 2020 fueron pospuestas dos veces en un año plagado de protestas que denunciaban las tácticas militares de represión del gobierno y la continua violencia contra las comunidades indígenas.

Si le suena familiar, puede ser en parte porque el régimen conservador y provisional está respaldado por los Estados Unidos.

El ex director de la CIA y actual Secretario de Estado Mike Pompeo apoyó plenamente el derrocamiento de Morales en 2019, e históricamente la CIA es conocida por instalar sus regímenes preferidos en América Latina.

Ya lo ha hecho antes en Bolivia, informó Vice. En 1971, EE.UU. apoyó al general de derecha Hugo Banzer en un golpe contra el izquierdista Juan Torrés. 

A pesar de los esfuerzos del gobierno de extrema derecha, y de la interferencia de EE.UU. para servirse mejor, Arce ganó con más del 50% de los votos.

Si se confirma, el triunfo de Arce pondrá al partido socialista de base indígena, MAS o Movimiento al Socialismo, de nuevo en el poder.

Arce es el sucesor elegido por Morales. Es conocido como un aliado firme durante casi todos los 14 años de gobierno de Morales, bajo los cuales fue ministro de Economía.

Esto no es poca cosa porque, a lo largo de esos 14 años, Bolivia pasó de ser el país más pobre de la región a su economía de más rápido crecimiento. Fue aclamado como un "milagro boliviano", y tal vez, bajo Arce, se pueda rehacer.

Pero a pesar de la victoria, Bolivia debe ahora ponerse al día.

El desafío que el país enfrenta ahora es cómo navegar la crisis económica exacerbada por la culminación de la COVID-19, las medidas de permanencia en el hogar, las reformas puestas en marcha por el corto pero dañino golpe de estado, y más.

Tal vez Arce pueda enmendarlo, o tal vez tome mucho más tiempo que los 11 meses del desorden. 

A pesar de lo que dicen los Estados Unidos, los próximos meses son una prueba para el socialismo latinoamericano, o un "proyecto socialista". Bolivia ya ha demostrado durante 14 años que el sistema es posible si es la voluntad del pueblo.

00:00 / 00:00
Ads destiny link