LIVE STREAMING
On Jan. 3, 2022, Rebecca Rhynhart was sworn in to her second term as Philadelphia City Controller. Photo: Harrison Brink/AL DÍA News.
El 3 de enero de 2022, Rebecca Rhynhart juró su segundo mandato como interventora de la ciudad de Filadelfia. Foto: Harrison Brink/AL DÍA News.

Rebecca Rhynhart, al frente de FIladelfia

El primer mandato de Rebecca Rhynhart como interventora de la ciudad modificó la forma en que la oficina realiza su trabajo. Espera que ocurra lo mismo en 2022…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

168 réplicas en México

Septiembre 19, 2022

Alerta en Puerto Rico

Septiembre 18, 2022

Gobernador de Texas abusa

Septiembre 17, 2022

¿Krasner en desacato?

Septiembre 15, 2022

Filadelfia apoya el aborto

Septiembre 15, 2022

ACLU tras Mayorkas

Septiembre 13, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Rebecca Rhynhart fue elegida por primera vez como contralora de la ciudad de Filadelfia en el 2018, casi nueve años después de haber dado el paso de una carrera en Wall Street a la función pública.

Rhynhart trabajaba en Nueva York con diferentes municipios para evaluar el manejo de su deuda y vio, de primera mano, lo atrasados que estaban los gobiernos locales en todos sus procesos, pero en especial en el aspecto financiero.

Ella quería cambiar eso para crear un gobierno que funcionara mejor para todas las personas. Con esa meta ha dirigido su carrera desde aquel momento. En el proceso ha ascendido además a paso firme la escalera gubernamental.

Primero, Rhynhart renunció a su trabajo en Wall Street y llegó a Filadelfia, en 2008, para trabajar como tesorera de la ciudad durante la administración del alcalde Michael Nutter. Al cabo de 14 años, el 3 de enero de 2022, se posesionó bajo juramento en su segundo periodo de 4 años como contralora de la ciudad de Filadelfia.

En su discurso agradeció su logro citando a la fallecida Justice Ruth Bader Ginsburg de la Suprema Corte para resumir sus metas.

“Lucha por aquello que es importante para ti, pero hazlo de una manera que conduzca a que los demás se unan a ti”, dijo Ginsburg en el 2015 en un almuerzo formal donde se le rindió un homenaje con la Medalla Radcliffe del Instituto Radcliffe adjunto a la universidad.

El Instituto se fundó para que el mismo nivel educativo de la Ivy-League de Harvard fuese accesible a las mujeres (que habían sido excluidas de la universidad en la época de su fundación). La medalla reconoce a las mujeres que han provocado un cambio transformador en la sociedad. Es el tipo de impacto del cual Rhynhart habla con frecuencia con quien pueda cuando se refiere al futuro que quiere para Filadelfia.

“Creo que la política en Filadelfia está muy atrincherada y hay que romper con eso para que el gobierno pueda trabajar para las personas”, dijo en una reciente entrevista con AL DÍA.

Reimaginar el rol de contralora de la ciudad

Rhynhar fue una pieza clave para iniciar el proceso de redefinir el alcance de las operaciones analizadas por la Contraloría. Antes de ella, lo que muchos hubiesen dicho del rol es que era el de revisar las finanzas del gobierno e identificar cualquier discrepancia. 

Así era en un comienzo, hasta que en la administración de Rhynhart se encontró que se habían “asignado erróneamente” $33 millones de la cuenta de caja de la ciudad, lo que en las noticias caracterizaron como un hueco monumental.

El descubrimiento causó disgusto, lo cual también se volvió una constante. Las funciones de la Contraloría de Rhynhart se ampliaron por fuera de los límites de auditar e investigar solamente las prácticas financieras de la ciudad. Había tomado su cargo con una visión ya bastante amplia, comprometida con hacer seguimiento a las autoridades de estacionamiento y de salud conductual. Claro que al multiplicarse los problemas, también se multiplicó el trabajo.

“Me empecé a dar cuenta de que muchas otras cosas no estaban funcionando bien y para las cuales debía usar mi voz”, dijo Rhynhart.

Con respecto a las reacciones que generó, dijo en otra entrevista reciente con The Philadelphia Citizen que sí la tomó desprevenida al principio, pero ha aprendido a asumirlo como parte del trabajo en la política.

“Realmente no me importa si me critican por no quedarme en mi ‘carril’, porque no le pongo atención a los carriles”, le dijo Rhynhart a AL DÍA. “Voy a hacer mi trabajo -en su función de auditor financiero- y lo hago bien, pero también voy a trabajar por otros problemas”.

La lucha contra la armas

Un problema que había surgido desde antes  y que se convirtió en una crisis en Filadelfia para casi igualar al coronavirus es la violencia provocada por armas. Desde el 2017, cuando Rhynhart fue elegida, Filadelfia ha visto un incremento anual de los homicidios con armas. 

En el 2020 -primer año de la pandemia del COVID-19-, la ciudad vio dispararse la tasa de homicidio, que ya era alta, de 356 casos en 2019 a 499. En el 2021, llegó a su cifra más alta registrada con 562 casos. La última vez que la ciudad rozó los 500 casos fue en 1990, durante el tercer año del segundo periodo del entonces alcalde Wilson Goode.

Hoy, el tema toca una fibra sensible para Rhynhart. “Es horrible como residente de la ciudad y como mamá”, dijo. “La gente está perdiendo a sus hijos, y debería ser un tema en el que los líderes de esta ciudad se deberían enfocar todos los días para solucionarlo con urgencia”.

Para encontrar soluciones, el despacho de Rhynhart buscó inicialmente fuera de Filadelfia en 2019. Ese año se publicó un reporte en el cual se analizaba cómo ciudades como Oakland, California, Nueva Orleans y Luisiana abordaban la prevención de la violencia por armas y posteriormente redujeron sus tasas de asesinatos. Se propuso utilizar los hallazgos subsecuentes para combatir la creciente crisis del tema en Filadelfia.

Durante el mandato de Rhynhart, la Contraloría de la ciudad también ha sido  reconocida por su capacidad de visualizar los datos en formatos digeribles y no hay diferencia cuando se trata de la violencia por armas. 

Su despacho ha creado mapas de todos los incidentes de violencia por armas de la ciudad (fatales y no fatales) desde 2016 hasta 2022. Los datos compilados muestran la raza, la edad y el género de las víctimas, así como información acerca de si hubo un caso judicial o se programó uno por el incidente, es decir si se capturó al atacante.

Al final del verano, en su deber fundamental de análisis de presupuesto, el despacho de Rhynhart también les mostró al alcalde y al Concejo de la ciudad la cruda realidad de que había destinado la suma récord de $155 millones a esfuerzos de prevención contra la violencia por armas. En un reporte publicado en agosto se reveló que solo $33 millones -el 21%- financiarían esfuerzos a corto plazo, lo que significa que combatirían el aquí y ahora de lo que terminó en 562 homicidios en el 2021.

Por el lado político, Rhynhart también se acompañó del congresista Jamie Gauthier para acusar a la oficina del alcalde Jim Kenney por su respuesta a la crisis, tildándola de lenta y carente del sentido de urgencia que se requiere para tener un impacto.

Énfasis en la urgencia y la audacia

Una queja recurrente de muchos de los que llegan a una carrera en el sector público desde el sector privado es la falta de urgencia y eficiencia en operaciones de todo tipo. A pesar de estar en el gobierno por ya 14 años, Rhynhart no es diferente, y exige un cambio de actitud en el liderazgo para lograr el cambio que le parece posible en la ciudad.

“Por no haber arreglado los problemas con cierto nivel de audacia y determinación real de cambiar el rumbo hacia cosas que funcionen, los problemas han empeorado”, dijo  Rhynhart. “No son cosas que se puedan resolver solo con hacer algunos cambios superficiales”.

Poco progreso en cuanto a diversidad

No ha sido la violencia por armas el único problema en el que su despacho ha puesto en evidencia lo que se percibe como falta de sentido de urgencia. Por ejemplo, los esfuerzos generales de la ciudad por diversificar su personal encargado de prestar servicios a los residentes. 

Desde que Rhynhart se convirtió en contralora en 2018, su despacho ha emitido un reporte anual donde se analizan las prácticas de contratación de todos los departamentos de la ciudad. Para tener una idea precisa de estas prácticas, el despacho se enfoca en la fuerza laboral exenta de la ciudad, conformada por empleados que se contratan por fuera del sistema de servicio civil de la ciudad, lo que quiere decir que hay mayor discrecionalidad por parte de líderes y otros dirigentes sobre a quién se contrata y se despide.

En 2017, la administración del alcalde Jim Kenney creó la Norma para la Contratación de Empleados Exentos para guiar a los departamentos en unas mejores prácticas de contratación que prioricen y aumenten la diversidad.

Para resumir el progreso que ha tenido la diversidad de los empleados exentos en los últimos cuatro años, Rhynhart dijo: “Lo que hemos visto es una mejora modesta. Es tan mínima la mejora que no está produciendo el efecto que debería”.

El último informe de empleados exentos de 2020 también mostró una tendencia a la baja de la diversidad en comparación con años anteriores. En particular, no se contrató personal hispano de alto nivel (que ganan más de $90.000 al año) y menos aun ejecutivos negros.

La pandemia del COVID-19 ha sido el chivo expiatorio de la alcaldía al justificar las dificultades, pero Rhynhart prefiere dirigir las preguntas a los líderes.

“La pandemia es difícil, es una pandemia, pero es cuando surge el verdadero liderazgo”, afirmó. “Aun así deben, existir las habilidades para contratar candidatos diversos”.

Otra auditoría para resaltar es el mapa de regularidad en la recolección de basuras en la ciudad, que muestra cómo en algunos vecindarios (como Center City y Northeast Philly) la basuras se recolectan puntualmente de un 90 a 95% de las veces, mientras que otros (como West, Northwest y South Philly) son afortunados de que se recolecte de manera puntual entre 65 y 75% de la veces, “que, por cierto, no es bueno”, aseguró Rhynhart. 

Otro suceso que llegó a los titulares en los últimos dos años fue una investigación sobre cómo el Departamento de Policía de Filadelfia respondió a la insurrección civil producto del asesinato de George Floyd a manos de la Policía en el verano de 2020. Esta reveló específicamente cómo la comisionada Danielle Outlaw intentó usar gas lacrimógeno para dispersar a un grupo de manifestantes que bloqueaban la  I-76. Más que dispersar a la multitud que estaba atrapada y bloqueada en la autopista, su huida histérica capturada por las cámaras de los noticieros y redes sociales despertó ira internacional contra la ciudad.

2022 y más allá

De cara al 2022, el Departamento de Policía será una vez más uno de los focos de atención del despacho de Rhynhart, ya que se está investigando cómo se gasta su presupuesto de 750 millones de dólares. También hay una investigación pendiente a la oficina de Medicina Forense después de la debacle en relación con los restos descubiertos de MOVE que se pensaban destruidos. Las dos investigaciones fueron solicitadas por el Concejo de la ciudad.

Más allá de eso, Rhynhart dijo que su oficina está dispuesta a iniciar auditorías o investigaciones para lo que surja. Ese sigue siendo el objetivo, dijo, a pesar de las especulaciones sobre su candidatura a otro cargo que ella misma ha reclamado a menudo.

“Quiero tener el máximo impacto que pueda y adoro mi trabajo”, dijo Rhynhart. “Así que veremos qué pasa”.

00:00 / 00:00
Ads destiny link