LIVE STREAMING
Haití, el país más pobre del hemisferio occidental, sufre el impacto del terremoto que azotó este sábado el sur del país, con más de 1.300 muertos y la afectación a la ya deteriorada infraestructura. Getty Images
Haití, el país más pobre del hemisferio occidental, sufre el impacto del terremoto que azotó este sábado el sur del país, con más de 1.300 muertos y la afectación a la ya deteriorada infraestructura. Getty Images

Caos y destrucción en Haití luego de terremoto

Panorama desolador en parte del sur del país, mientras la comunidad internacional se moviliza para enviar ayuda humanitaria y rescatistas para buscar víctimas…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

A la pobreza extrema de la mayoría de su población, a la persistente crisis política y a la desesperanza del pueblo haitiano se suma ahora el drama después del terremoto de magnitud 7,2, este sábado, y que hasta ahora suma más de 1.300 muertos y casi 6.000 heridos.

Rápidamente se volvió a los momentos del terremoto del 2010, cuando a las 4:53 de la tarde del 12 de enero, buena parte de Puerto Príncipe, la capital, quedó en ruinas. Murieron más de 316.000 personas y 350.000 quedaron heridas. Las zonas impactadas dejaron millón y medio de damnificados. Más de 11 años después el panorama no es nada diferente.

La nación más pobre del hemisferio occidental está a expensas de la ayuda humanitaria internacional desde diferentes frentes. Incluso, desde países como Colombia ha llegado apoyo para la búsqueda de víctimas debajo de los escombros. Entre tanto, la infraestructura sufrió graves daños en carreteras y puentes. A esto se agrega el paso de tormenta tropical Grace, que se degradó en depresión tropical, para las próximas horas. Sin embargo, las lluvias podrían afectar la búsqueda y rescate de víctimas.

“Queremos dar una respuesta más adecuada que en 2010 tras el terremoto. Toda la ayuda que venga del exterior debe ser coordinada por la Dirección de Protección Civil”, dijo el primer ministro Ariel Henry, quien desde el 20 de julio asumió el cargo, dos semanas después del asesinato del presidente Jovenel Moïse, a manos de un comando de mercenarios, mayoritariamente de 26 colombianos, que incursionó en su residencia.

Henry declaró el estado de emergencia e hizo un llamado a la unidad nación, en medio de la grave situación. “Olvidemos nuestras disputas, olvidémonos de todo lo demás, ayudemos a los más pobres y necesitados", dijo al atender una rueda de prensa.

En la noche de este domingo se calculaba en 3.000 las viviendas destruidas por el sismo, mientras que el susto y la incertidumbre permanece entre los habitantes por las réplicas que se han registrado.

00:00 / 00:00
Ads destiny link