LIVE STREAMING
Biden y su pila de acciones ejecutivas. Fotografía: Evan Vucci/AP News
Biden y su pila de acciones ejecutivas. Fotografía: Evan Vucci/AP News

La orden ejecutiva de Biden sobre equidad racial es otro esfuerzo por deshacer cuatro años de traumas

Todavía quedan muchas conversaciones difíciles por mantener en torno a la cuestión del racismo en Estados Unidos pero el Presidente Biden ya ha empezado.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Tribus contra el clima

Noviembre 30, 2022

Ley de respeto al matrimonio

Noviembre 30, 2022

Disparidad sin fecha

Noviembre 30, 2022

Casey sobre la inmigración

Noviembre 30, 2022

Batalla contra el plástico

Noviembre 29, 2022

Una política renovada

Noviembre 29, 2022

Casey habla de armas

Noviembre 29, 2022

Esperanza par Venezuela

Noviembre 28, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El presidente Joe Biden firmó el martes 26 de enero una serie de acciones ejecutivas que giran en torno a la política de "equidad". 

Su programa se centra en la reforma policial, la reforma penitenciaria, la vivienda pública y el fomento de la equidad racial y el apoyo a las comunidades "desatendidas". 

"Estados Unidos nunca ha cumplido su promesa fundacional de igualdad para todos, pero nunca hemos dejado de intentarlo. Hoy, tomaré medidas para avanzar en la equidad racial y acercarnos a esa unión más perfecta que siempre hemos intentado ser", tuiteó el presidente en la mañana del 26 de enero. 

Biden está haciendo rápidamente borrón y cuenta nueva de gran parte de los perjuicios promulgados por su predecesor. 

Tiene previsto restablecer una política de la era Obama que prohibía la transferencia de material militar, como lanzagranadas y bayonetas, a los departamentos de policía locales. 

La orden se firmó tras los disturbios civiles por la muerte del adolescente negro desarmado Michael Brown y las críticas por la respuesta policial "militarizada". Trump levantó la prohibición de equipamiento en 2017. 

El presidente también busca mejorar las condiciones de las cárceles y eliminar el uso de prisiones privadas, un objetivo que ya expresó durante su campaña.

No siempre en el lado correcto de la historia

El historial de Biden a la hora de votar en el Congreso sobre cuestiones de justicia penal y reforma penitenciaria ha evolucionado a lo largo de los años. 

Ayudó a redactar el proyecto de ley contra el crimen de 1994 que, según los críticos, condujo a una era de encarcelamiento masivo. En un discurso en el Senado en 1993 a favor del proyecto de ley, Biden advirtió de los "depredadores en nuestras calles". 

Pero parece que Biden está reflexionando sobre sus creencias y acciones pasadas e intentando expiar el impacto perjudicial que tuvo concentrándose en la reforma policial y penitenciaria. 

En el Día de Martin Luther King Jr. en 2019, fue vocal sobre sus errores del pasado., 

"Sabes, he estado en esta lucha durante mucho tiempo. No se trata solo del derecho al voto. Va al sistema de justicia penal. No siempre he hecho las cosas bien, pero siempre lo he intentado", contó. 

La asesora de política interior de la Casa Blanca, Susan Rice, dijo que Biden también dará instrucciones al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano para que tome las medidas necesarias para promover una política de vivienda equitativa.

"El presidente Biden ha dejado claro que promover la equidad es tarea de todos", dijo Rice.

La equidad y la justicia para los asiático-americanos y los isleños del Pacífico (AAPI) es también una gran prioridad. 

El equipo de transición de Biden y el Consejo de Política Interior de la Casa Blanca llevan semanas preparándose para llevar a cabo acciones directas orientadas a estas comunidades y han buscado la orientación de varios grupos externos. 

Se espera que las nuevas directrices incluyan orientaciones al Departamento de Justicia para mejorar su recogida de datos sobre las denuncias de incidentes de odio y acoso hacia los asiático-americanos que han aumentado durante la pandemia. 

A través de la herramienta de autodenuncia del grupo de defensa Asian Americans Advancing Justice se han registrado más de 2.600 informes de incidentes de odio, que van desde insultos raciales hasta violencia física, incluyendo ataques con ácido y cuchillo. 

No es de extrañar que gran parte de la violencia y el acoso se deriven de la retórica xenófoba perpetuada por el ex presidente Donald Trump. En múltiples ocasiones, Trump se ha referido al COVID-19 como "gripe kung" y el "virus de China".

Por esta razón, el plan de Biden también busca ordenar a las agencias federales como el Departamento de Salud y Servicios Humanos que examinen dónde existen referencias xenófobas como esta en cualquier política, directiva o sitio web del gobierno publicado por la administración Trump.

Más allá de las propias medidas de la administración, los grupos de defensa le instan a que tome más medidas, ordenando al fiscal general que investigue e inicie acciones civiles sobre la delincuencia contra el AAPI. 

Los objetivos de Biden son ambiciosos y elevados, algunos de ellos son puramente simbólicos, pero son absolutamente un paso en la dirección correcta.

00:00 / 00:00
Ads destiny link