LIVE STREAMING
Photo: Paul Ratje/Getty Images
Estados Unidos ha acudido a sus vecinos del sur para que le ayuden con los problemas de su propia frontera. Foto: Paul Ratje/Getty Images

Estados Unidos recurre a Honduras, El Salvador y Guatemala para abordar sus problemas fronterizos

La Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que los esfuerzos son para dificultar el viaje de los migrantes.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Hipopótamos en peligro

Agosto 05, 2022

No hay confianza

Julio 29, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El gobierno de Biden ha conseguido recientemente acuerdos con México, Honduras y Guatemala para reforzar sus fronteras y frenar la avalancha migratoria, según Tyler Moran, Asistente Especial del Presidente para Inmigración del Consejo de Política Interior.

Moran dijo a los periodistas de MSNBC el lunes que los tres países latinoamericanos han acordado poner más tropas en sus propias fronteras.

"Eso no sólo va a prevenir a los traficantes, y a los contrabandistas, y a los cárteles que se aprovechan de los niños en su camino hacia aquí, sino también a proteger a esos niños", dijo Moran.

Hasta ahora, Biden y su equipo han estado lidiando con el gran número de migrantes que llegan a la frontera sur de Estados Unidos, en particular los menores no acompañados, que han estado sufriendo en las estaciones de la Patrulla Fronteriza mientras los funcionarios corren para encontrar sitios para acomodarlos.

Moran también proporcionó detalles sobre el enfoque integrado que la administración está adoptando para abordar adecuadamente la situación en la frontera - uno que reconoce las causas fundamentales de la migración y se centra en el procesamiento de los menores no acompañados de forma segura. 

"Estamos abordando las razones por las que la gente viene de la región. Esto es realmente importante. Si sólo nos centramos en nuestra frontera, no estamos abordando las razones por las que la gente viene a nuestra frontera", dijo Moran.

En una conferencia el lunes, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, explicó que la intención es dificultar el viaje.

"Trabajamos con ellos [México, Guatemala y Honduras] para aumentar la aplicación de la ley en la frontera para disuadir el viaje, que es un viaje traicionero... donde muchos pierden la vida", dijo Psaki.

Según los datos de la agencia, la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos (CBP) detuvo a más de 172.000 personas que intentaban cruzar la frontera entre Estados Unidos y México en marzo, lo que supone un aumento del 71% respecto a febrero.

Aunque la mayoría de las personas que intentaron cruzar eran adultos solos, que luego son expulsados en virtud de la actual orden de salud pública, la CBP detuvo un número récord de menores no acompañados, con 18.890 en marzo, casi el doble que en febrero. 

El mes pasado, Biden encomendó a la vicepresidenta Kamala Harris la importante tarea de gestionar los esfuerzos con los países centroamericanos para frenar el flujo de migrantes hacia la frontera sur de Estados Unidos. 

Desde entonces, Harris se ha reunido con el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, para tratar el aumento de la ayuda humanitaria en su país, así como en Honduras y El Salvador.

Harris y Giammattei también hablaron de la exploración de nuevas oportunidades de trabajo y de la creación de mejores condiciones para los habitantes de la región. Harris agradeció a Giammattei su dedicación a la seguridad de la frontera sur de Guatemala.

Los funcionarios de la Administración han subrayado en repetidas ocasiones la importancia de comprender y abordar las causas profundas de la migración y de mejorar las condiciones en los países de origen de los potenciales migrantes.

Tanto en Guatemala como en Honduras, EE.UU. está ampliando su asistencia agrícola al mismo tiempo que "proporciona capacitación a los retornados, haciéndolos más empleables y económicamente resistentes y menos propensos a volver a emigrar", dijo USAID.

En El Salvador, la agencia dijo que quiere asociarse con empresas para crear 10.000 puestos de trabajo para "probables migrantes, incluyendo jóvenes vulnerables y desplazados". 

Estos esfuerzos se producen mientras Biden busca asegurar 861 millones de dólares en el presupuesto fiscal de 2022 para su objetivo final de invertir 4.000 millones de dólares en Centroamérica.

La semana pasada, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) anunció el despliegue de un Equipo de Respuesta a Desastres para llevar a cabo esfuerzos humanitarios en Guatemala, Honduras y El Salvador. 

"Estamos desplegando un Equipo de Respuesta de Asistencia a Desastres, o DART, que comprende expertos en desastres de USAID centrados en ampliar rápidamente la asistencia alimentaria de emergencia, los programas para ayudar a la gente a obtener ingresos, la protección de los más vulnerables y otros programas humanitarios críticos", se lee en el comunicado.

La administración de Biden también ha colocado alrededor de 28.000 anuncios de radio como parte de una campaña para disuadir a la gente de hacer el viaje a los Estados Unidos.

Los anuncios, grabados en español, portugués y otras seis lenguas indígenas, ya han llegado a al menos 7 millones de radioescuchas en Centroamérica a través de 133 emisoras de radio, según un portavoz del Departamento de Estado.

Este portavoz también explicó que los guiones se derivaron de testimonios de la vida real. Estados Unidos también está utilizando las campañas en las redes sociales para transmitir el mensaje de la administración. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link