LIVE STREAMING
Biden’s actions over the last three months are without any “sweeping” reform. Photo: DREW ANGERER/GETTY
Las acciones de Biden en los últimos tres meses no son una reforma "radical". Foto: DREW ANGERER/GETTY

Los primeros 100 días de Biden: Dónde cumplió (y falló) en materia de inmigración y latinos

Dónde está el camino a la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados en el país? Dónde están los padres de los niños separados que la administración Trump…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Un ciudadano de EE.UU. alta

Diciembre 08, 2022

O'Rourke Ronda 2

Diciembre 08, 2022

SCOTUS aborda las elecciones

Diciembre 08, 2022

Ganancias en el Senado

Diciembre 08, 2022

Crisis política en Perú

Diciembre 07, 2022

LULAC demanda a Houston

Diciembre 06, 2022

El DCCC gasta mucho

Diciembre 06, 2022

Lucha contra el plástico

Diciembre 05, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

En agosto de 2020, el entonces candidato presidencial Joe Biden publicó un plan para la comunidad latina del país. La "Agenda de Biden para la comunidad latina", un movimiento en busca del segundo grupo demográfico más grande de votantes, hizo muchas promesas relacionadas con la prosperidad de las comunidades latinas en Estados Unidos y el tema vinculado de la inmigración. 

Ahora, 100 días después de su toma de posesión, ¿qué tiene que mostrar para apoyar su agenda? O bien, ¿qué medidas ha tomado desde que hizo grandes promesas en materia de inmigración antes de su toma de posesión?

Inmigración

Biden comenzó su etapa en la Casa Blanca con un aluvión de órdenes ejecutivas con la intención de revertir la política de la era Trump, y en gran parte centrada en la inmigración. 
Creó un grupo de trabajo para reunir a los niños migrantes separados de sus familias, y que el gobierno ha perdido. A día de hoy, apenas se sabe si el grupo de trabajo ha logrado avances significativos en esta misión. 

Biden también indicó que quería trabajar para reconstruir el sistema de asilo y restablecer las oportunidades de entrada de trabajadores y estudiantes extranjeros en el país. Sus promesas, incluso en enero, fueron criticadas por no ser más que una vuelta a la era anterior a Trump.

Por eso, durante meses, los defensores y líderes de la inmigración, así como los legisladores progresistas, presionaron por una reforma real. Aunque se elogian las acciones ejecutivas de Biden tomadas en los primeros días de su presidencia, no ha habido mucho más allá.

Las promesas y los retrocesos

En el transcurso de la campaña presidencial de 2020, Biden prometió restaurar las leyes de asilo de Estados Unidos. Detuvo la construcción del muro fronterizo (aunque sigue construyéndose en algunos tramos de la frontera) y puso fin a algunas políticas de la era Trump, como las amplias restricciones a las tarjetas de residencia.

Aunque restauró la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), también prometió aumentar el límite de admisión de refugiados desde el históricamente bajo límite de Trump de 15.000 a 125.000. Biden trató de dar marcha atrás en esta promesa, pero se echó atrás de nuevo una vez que se encontró con el rechazo masivo de los progresistas y los defensores de los derechos de los inmigrantes. 

El Título 42 sigue estando parcialmente en vigor y los agentes fronterizos siguen expulsando a la mayoría de los adultos y familias con niños a México o a sus países de origen.

Biden también prometió revisar el Estatus de Protección Temporal (TPS) para las personas que no pueden encontrar seguridad en sus países azotados por la violencia o el desastre. 

Tampoco ha puesto fin a los centros de detención de inmigrantes con fines de lucro, ni ha rescindido las normas de la era Trump que descalificaban a las víctimas de la violencia de pandillas y doméstica para obtener asilo.

Se puede argumentar que esto se debe, en parte, a la situación que atraviesa la administración Biden en la frontera sur, dificultada por el número de menores no acompañados que solicitan asilo, y a la atención mediática que ha suscitado. 
Pero la defensa de un cambio radical se remonta a meses atrás. 

Líderes como United We Dream están llamando la atención sobre las deportaciones que siguen ocurriendo bajo la administración de Biden. 

Dicen que su administración está "bien encaminada" a repetir los errores de la administración Obama, especialmente porque ha deportado y expulsado a más de 300.000 inmigrantes en sus primeros 100 días, a pesar de las promesas de detener las deportaciones. 

United We Dream y otras organizaciones también llaman la atención sobre la falta de seguimiento de Biden de un plan integral de inmigración, especialmente teniendo en cuenta el bloqueo del Senado y el apego persistente al bipartidismo dentro del partido demócrata.

La organización, junto con grupos asociados, celebrará un "día de acción: como parte de su campaña "¡Indiscutible!", para instar a Biden y a los demócratas a que sigan una estrategia de 51 votos sobre una vía a la ciudadanía, diciendo efectivamente adiós al enfoque bipartidista.

Promesas a los latinos
 

Cuando el 4 de agosto se hizo pública la "Agenda para la comunidad latina" de Biden, se indicó que quizás la administración prestará más atención a los latinos. A pesar de que se presentó sólo tres meses antes del día de las elecciones, era diferente.
Se trataba de lo que llamaba un plan "integral" para la comunidad latina de la nación, proyectada como el mayor grupo demográfico no blanco con derecho a voto ese año.

Los puntos clave de la agenda latina de Biden incluyen la inversión en los trabajadores latinos y las pequeñas empresas, la lucha contra la desigualdad racial en la asistencia sanitaria y la educación, la protección de los beneficiarios de DACA y la lucha contra el odio y la violencia armada.

El plan esboza que Biden se aseguraría de que los nombramientos políticos, "incluyendo el gabinete del Presidente, se parezcan al país al que sirven y aseguren que nuestra fuerza de trabajo federal sea representativa de la demografía de nuestro país."

En esto, el consenso general es que Biden cumplió, con cuatro latinos en su gabinete. 

Dentro de su Agenda Latina, Biden también tocó el tema de la inmigración, donde prometió tener un proyecto de ley para la reforma legislativa de la inmigración que "modernizará nuestra inmigración y dará a casi 11 millones de inmigrantes indocumentados n hoja de ruta hacia la ciudadanía".

De nuevo, tal y como están las cosas en el Senado, esta amplia iniciativa ha permanecido estancada durante la mayor parte del tiempo de su administración. 

Pero en cuanto al resto de sus promesas a las comunidades latinas de Estados Unidos, esa área sigue siendo un poco gris. 

En el primer día de su administración, Biden firmó una orden ejecutiva, "Avance de la equidad racial y apoyo a las comunidades desatendidas". Bajo su administración, el Congreso puso en marcha una tercera ronda de cheques de estímulo para los receptores cualificados. Biden también emitió una orden ejecutiva "Fortalecimiento de Medicaid y la ACA". 

La mejora de las comunidades latinas en Estados Unidos ha recaído en gran medida en los legisladores y líderes latinos, que han estado trabajando en medidas más pequeñas y poco sistemáticas, que van desde la mejora de las protecciones contra el racismo ambiental, la provisión de vías de ciudadanía para los trabajadores esenciales indocumentados y la lucha por el acceso equitativo a la educación. 

La distribución de la vacuna Covid-19 también se ha llevado a cabo casi en su totalidad bajo la administración de Biden, sin embargo, las comunidades latinas de todo el país siguen estando entre las menos vacunadas, y siguen enfermando en tasas desproporcionadas. 

Desde las medidas de inmigración hasta las promesas atrasadas a los latinos, los esfuerzos de Biden se han centrado en gran medida en hacer retroceder las iniciativas de la administración anterior en lugar de implementar las nuevas y amplias promesas que ha prometido. No es genial, pero tampoco es terrible.

00:00 / 00:00
Ads destiny link