LIVE STREAMING

Un ojo en el cielo

Nueva manera de combatir el crimen.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Omar Montes y su llama

Junio 29, 2022

Latinas en Spy Kids

Junio 29, 2022

Juzgar el nuevo

Junio 28, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

 

Un estudio sobre la expansión de este programa de vigilancia en Filadelfia está en proceso.

Cuando se trata de combatir el crimen, Filadelfia atraviesa una revolución en video. En unos cuantos años, la ciudad podría estar cubierta por una red de cámaras capaz de escanear zonas de alto riesgo con la más alta tecnología y resolución; así como puntos clave como el puente Benjamin Franklin, las estaciones de SEPTA y las calles de la ciudad.

El arrasador programa tuvo un modesto comienzo. En el 2007, el alcalde John Street y el Departamento de Policía anunciaron una iniciativa de $10 millones para instalar cámaras de vigilancia por toda la ciudad. Estas cámaras de video digital, de la compañía Unisys, son dirigibles y pueden hacer acercamientos detallados a la cara de una persona o a las placas de un automóvil que se encuentre a más de un bloque de distancia.

Actualmente, 117 de las 250 cámaras que se habían planeado instalar se encuentran en operación en las calles de la ciudad y titilan una pequeña luz azul. Otras 76 cámaras se encuentran cubiertas de plástico, esperando configuración para ser puestas en operación.

Pero este es solo el comienzo. Se espera que el número de cámaras en el sistema aumente exponencialmente en un futuro cercano. Los funcionarios de la ciudad trabajan para enlazar el sistema de operaciones de la Policía con las cámaras de vigilancia de otros servicios como SEPTA, universidades locales y negocios privados para crear una “súper-red” de vigilancia de espacios públicos que sea capaz de enviar información e imágenes a la central de la Policía localizada en la esquina de las calles Ocho y Race.

Estas cámaras no son como las anticuadas instaladas en las tiendas o estaciones de gasolina, las cuales ofrecen una imagen granulada en blanco y negro. Las imágenes capturadas por las nuevas cámaras son de alta definición, a color y pueden ser transferidas en tiempo real a través de una red.

Una balacera grabada

Para demostrar la eficacia del programa, la Policía mostró un video de un tiroteo ocurrido en junio del 2008, en la primera cuadra en el sur de la calle Salford, y el cual fue capturado por una de estas cámaras en el este de Filadelfia.

El video muestra cuando una van se estaciona en la calle Salford. De acuerdo con la policía, los tres hombres dentro de la camioneta iban a robar la casa del narcotraficante Terrell Green. Los tres salen de la camioneta y abren fuego cuando ven a Green afuera de su casa. Green, de 20 años, recibe un balazo en el pecho y otro en la boca. Cuando la bala rebota contra la pared de estuco, levanta una pequeña nube de polvo de la fachada de la casa.

Un instante más tarde, Green corre hacia su casa y regresa con una pistola para dispararle a los tres hombres que se abalanzan a la camioneta.

A pesar de encontrarse instaladas en una intersección a más de una cuadra del incidente, las cámaras capturaron detalles como el destello del revolver y la bala que rebota, con una claridad cinematográfica.

El video ayudó a la identificación y arresto de seis sospechosos. La Policía dijo que el video llevó a algunos de ellos a declararse culpables por intento de asesinato.

El incidente fue un claro éxito del programa de vigilancia, el cual anteriormente había sido demorado debido a la infraestructura tecnológica disponible anteriormente, la cual no producía imágenes de calidad que los oficiales consideraran adecuadas.

Desde entonces, las fallas tecnológicas han sido solucionadas. Hay planes para instalar cámaras nuevas y utilizar las que ya están en funcionamiento en conjunto con las organizaciones locales y estatales. También existe la posibilidad de que la ciudad reciba fondos del Departamento de Seguridad Nacional para adquirir más equipo. En breve, la red de cámaras de la ciudad está destinada a convertirse en una herramienta significativa para hacer cumplir la ley.

Una visita a la sala de monitores de la Policía basta para imaginarse cómo se verá el futuro. Ahí, un número limitado y restringido de oficiales trabajan mirando fijamente los monitores dobles instalados en sus escritorios y utilizan una pequeña palanca para ver lo que las cámaras de la ciudad capturan las 24 horas del día.

Una pantalla de 14 pies al frente del cuarto muestra las imágenes de varias intersecciones consideradas de alto riesgo, como la de las calle Kensington y la avenida Allegheny, y las calle Broad y Erie. Así como las imágenes proveniente de otros departamentos de la ciudad, SEPTA y el Departamento de Transporte de Pensilvania.

El impacto en el crimen

Con los planes para aumentar la cobertura de las cámaras, la pregunta en cuestión es el impacto en el crimen.

“Sabíamos que las cámaras serían una herramienta, pero cuando previenen un homicidio, son invaluables”, dijo el sub-comisionado de Policía Jack Gaittens, quien supervisa la unidad de cámaras.

Hasta el momento, con la instalación de las cámaras se ha visto una disminución del 13 por ciento en lo que la Policía llama crímenes de desorden, como la venta de drogas, los asaltos y el vandalismo. Sin embargo, no han afectado el índice de crímenes violentos según evidenció un estudio realizado en el 2006 por la Universidad de Temple, el cual examinó 18 cámaras instaladas, como parte de un programa piloto, en la ciudad

Aunque algunos activistas de las libertades civiles expresan dudas sobre el impacto de las cámaras en la privacidad de la comunidad, el público en general apoya su instalación. Una encuesta realizada durante el 2006 evidenció que el 75 por ciento está a favor de su operación y esperan que con esta medida el crimen disminuya.

“Puede que ese no sea el caso”, dijo el profesor de Justicia Criminal de la Universidad de Temple, Jerry Ratcliffe, quien dirigió el estudio del 2006.

“Antes de la investigación, cuando me preguntaban si las cámaras son efectivas para reducir el crimen yo respondía que la evidencia sugiere que no”.

Pero la investigación aun no ha terminado. Un estudio de dos años sobre la expansión del programa de vigilancia de la ciudad está en proceso. Estudios similares se han llevado a cabo en Baltimore y Chicago, ciudades que cuentan con extensas redes de vigilancia y seguridad y los resultados han sido prometedores”.

00:00 / 00:00
Ads destiny link