LIVE STREAMING
Papa Francisco en el papamóvil en camino a Independence Hall en Filadelfia el 26 de septiembre de 2015. Foto: Michelle Francl para AL DÍA 

El encuentro con familias inmigrantes: ‘Tenemos que saber soñar y luego comprometernos'

El Papa Francisco abrió un emocionante discurso donde habló directamente sobre los derechos y las responsabilidades de los migrantes.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Este sábado, en el histórico Independence Mall de Filadelfia, el lugar donde se debatió y adoptó la Declaración de Independencia y la Constitución de Estados Unidos, el Papa Francisco hizo un llamado a recordar los principios fundacionales del país, que establecen que todos los seres humanos son creados iguales y que tienen derechos inalienables, entre ellos la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.

Con esto el Sumo Pontífice abrió un emocionante discurso donde habló directamente sobre los derechos y las responsabilidades de los migrantes. Un tema que las miles de familias presentes, provenientes de todo el mundo, entendían muy bien. Momentos antes, Alejandra Mota, una inmigrante que hasta hace poco no tenía papeles contó con dolor la realidad de tener una familia quebrada, con su esposo detenido y un hijo en México.

“Creo que para la gente sin documentos el mensaje del Papa es muy importante para tener más esperanzas para seguir luchando. Las autoridades, también tienen que escucharlo, para asumir su papel y hacer lo mejor posible para todo el país. Esta es una invitación para todos para crecer”.

— Monseñor Hugh Shields, párroco de Santo Tomás de Aquino en South Philly

Para Daniel Flores, obispo de Brownsville, Texas, el Papa puede tener un efecto muy profundo al alentar a las familias de inmigrantes a alzar sus voces y batallar sin perder la fe. “Ha sido un camino muy largo y con cada nuevo gobierno tenemos esperanzas que luego se caen. Es un juego político. El Papa puede animar al pueblo a participar en la vida del país y a lograr una reforma que proteja a las familias”, dijo.

El padre Arturo Cepeda, auxiliar de la arquidiócesis de Detroit, valoró la importancia de recordarle a Estados Unidos que esta es una nación de migrantes y que los latinos tenemos una presencia importante.

El Papa Francisco también habló en su discurso de la importancia de no perder la memoria para no cometer los mismos errores que se cometieron en el pasado. Entre los asistentes al encuentro estaba el Cardenal Seán Patrick O'Malley, Arzobispo de Boston y uno de los consejeros cercanos del Santo Padre en asuntos de gobierno y reforma de la Iglesia Católica. En particular, al Cardenal O’Malley le ha tocado lidiar con los abusos sexuales cometidos por sacerdotes católicos. 

“El mensaje del Papa es siempre un desafío porque, como dijo Obama, nos toca la conciencia. Pero al mismo tiempo, nos llena de esperanza de que el mundo puede ser mejor. Tenemos que saber soñar y luego comprometernos para que esos sueños se realicen”.

— Cardenal Seán Patrick O'Malley, Arzobispo de Boston 

El Cardenal agregó que el gran desafío para la Iglesia es sanar las heridas causadas por los abusos sexuales cometidos. “El Santo Padre ha hecho muchos esfuerzos, ha formado una comisión y se han pedido protocolos muy claros”, dijo. “Sobre todo, para prevenir; para que los errores del pasado no se vuelvan a cometer”.

Finalmente el Papa Francisco hizo un llamado a los inmigrantes a conservar sus costumbres y su identidad. El gran peligro en la globalización, dijo, es que todos nos volvamos iguales; es importante mantener la diversidad y el pluralismo.

“Por favor, no se avergüencen nunca de sus tradiciones. No olviden las lecciones que aprendieron de sus mayores”, dijo. Y luego agregó: “Repito, no se avergüencen de aquello que es parte esencial de ustedes”.

Esto fue lo que más le llamó la atención a Jake Samour, director de la Pastoral de matrimonios de la diocesis de Wichita, Kansas. “Yo lo interpreto como que no tengamos vergüenza de nuestra cultura. A veces cuando uno viene, le dicen que no hable en español. O a veces quieres actuar como los americanos, en vez de actuar como nosotros actuamos. Es algo que quiero recordar para criar a nuestros hijos con nuestra cultura”, dijo Samour, originario de El Salvador.

“El recordar quienes somos, cómo transmitir nuestra fe, cómo acompañarnos, cómo preocuparnos los unos por los otros y cómo sentirnos orgullosos de lo que somos”, agregó Adriana Visoso Valverde, directora del Instituto Fe y Vida para jóvenes latinos de Maryland.

Y si bien todos quedaron emocionados después de ver al Papa Francisco, quizás uno era el más feliz de todos: Alex López Foubert. Alex, un estudiante de 8 años de edad del estado de Pensilvania, escogió al Papa como su héroe y luego fue elegido para representar a las familias latinas para entregarle la “Cruz de los Encuentros” al Sumo Pontífice.

“Estoy muy contento y emocionado”, dijo Alex, luego de ver al Papa junto a su familia mexicana. “Fue un momento increíble, una bendición muy grande. Y sobre todo una responsabilidad de llevar esta experiencia y la palabra de Jesús a todas las familias hispanas en Estados Unidos”, dijo su padre Alejandro López, igualmente emocionado.

“Le dijimos: Papa Francisco, rezamos mucho por ti todos los días”, contó Alex.“Y el Papa respondió: sigan rezando por mí”. Para Alex lo más impresionante del Papa y de haberlo visto, es que sea santo. Y ahora, él también quiere serlo. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link