LIVE STREAMING
Teresa Lundy es una empresaria, fundadora y directora de TML Communications. Foto: Harrison Brink/AL DÍA News.
Teresa Lundy es una empresaria, fundadora y directora de TML Communications. Foto: Harrison Brink/AL DÍA News.

Teresa Lundy, y el poder de las comunicaciones en la construcción de la equidad

Como director y fundador de TML Communications, Lundy ha creado un sólido equipo que se esfuerza por ser una solución para los problemas de larga duración.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Si se le pregunta a Teresa Lundy por su educación, diría que tuvo “lo mejor de ambos mundos”.

Nacida en el norte de Filadelfia y criada en Abington (Pensilvania), aprendió enseguida a adaptarse tanto al centro de la ciudad como a las zonas rurales de la región.

Como hija de un pastor itinerante, Lundy y su madre pasaban a menudo por distintos lugares de la ciudad. “[Mi madre] iba a un montón de iglesias, predicando el Evangelio”, dijo Lundy durante una entrevista con AL DÍA. “Pude relacionarme con muchas personas, escuchar diversos temas, ir a eventos comunitarios y participar en un sinnúmero de proyectos de servicio”, añadió.

Esas primeras experiencias con diferentes tipos de personas influirían en su vida y en su trayectoria profesional, pues hicieron que Lundy comprendiera el poder de la comunicación y la narración. Hoy en día, es la fundadora, propietaria y directora de su propia firma, TML Communications, donde ayuda a dirigir los esfuerzos para llevar a cabo esa misma tarea.

El camino para llevar la empresa hacia donde está no fue lineal, pero cada paso del camino ha sido una experiencia de aprendizaje.

Los inicios de una carrera

Lundy se graduó en la Temple University, donde se licenció en estudios audiovisuales y producción.

Antes de convertirse en la empresaria que es hoy, su trayectoria profesional tuvo la influencia de dos experiencias clave. Una de ellas fue haber trabajado durante diez años en el comercio minorista. Durante esa década, Lundy aprendió desde la venta de productos hasta la planeación de actividades, elaboración de presupuestos, consecución de objetivos de venta y reuniones corporativas. Todo ello desempeña algún papel a la hora de ser un empresario de éxito. “Las ventas me dieron una nueva perspectiva para ver cómo cambia el mercado”, dijo Lundy.

Lundy también tiene experiencia en la administración pública. Trabajó para la ciudad de Filadelfia como coordinadora de medios de comunicación, ayudando a garantizar la inversión en tecnología para involucrar plenamente a los electores.

Ya a escala nacional, trabajó como asistente especial en el Congreso de los Estados Unidos, donde fue testigo del día a día de la defensa de problemas que llevan mucho tiempo sin resolver que afectan en gran medida a los electores.

La oportunidad de trabajar a escalas local y nacional proporcionó a Lundy una visión más amplia de cómo se toman y pueden tomarse las decisiones políticas.

La afinidad de Lundy con el Gobierno puede resumirse en cinco palabras: “Es la voz del pueblo”, según ella. Como residente y ciudadana de Estados Unidos, quiere formar parte del sistema en el que invierte y también tener un asiento en la mesa de decisiones.

Photo: Harrison Brink/AL DÍA News
Foto: Harrison Brink/AL DÍA News.

Uniendo sus experiencias en ventas y con el Gobierno, Lundy consiguió combinar las habilidades adquiridas para aventurarse en su viaje empresarial. En sus palabras, “La razón por la que me metí en el mundo de los negocios fue porque vi que había una necesidad, y dije: ‘Bueno, si nadie más lo está abordando, voy a intentarlo’”.

El lanzamiento de TML Communications

En el 2015, Lundy lanzó oficialmente TML Communications, una firma de relaciones públicas estratégicas, comunicaciones de crisis y compromiso con la comunidad.

Para ella, el proceso de transferir sus habilidades en el comercio minorista al empresariado estuvo respaldado por la lectura, charlas con otros empresarios y la búsqueda de recursos gubernamentales específicamente adaptados a aquellos que quieren o han iniciado un negocio. “Una vez tomé ese camino, los pasos por seguir quedaron más claros”, dijo Lundy.

Ya establecida su empresa, procedió a establecer algunos de los objetivos que quería lograr, con la vista puesta en la marca de los cinco años.

En el comercio minorista y en el Gobierno, Lundy vio con claridad los retos a los que se enfrentaban a menudo las personas, desde la falta de compromiso con la comunidad hasta la igualdad racial, entre otros. A partir de ahí, decidió que quería participar en la búsqueda de una solución a esos retos, y una parte clave de ello es la comunicación, que es un componente importante de su empresa.

“Empecé a enamorarme de las historias, e iniciar un negocio me dio la oportunidad de crear un equipo para contar historias de la gente y obtener resultados de ello”, dijo Lundy. 

Desde el lanzamiento de TML Communications, Lundy ha mantenido la misión en mente: ser una solución.

La marca de los cinco años y una pandemia

Alcanzar los cinco años como empresaria era uno de los mayores objetivos de Lundy cuando puso en marcha su empresa, pero esa marca coincidió con el inicio de la pandemia de COVID-19, a principios del 2020.

Una vez que la pandemia llegó, Lundy utilizó su fiel pizarra y escribió las formas en las que su firma se vería afectada, basándose en la duración potencial de tal acontecimiento. “Llegué a la conclusión de que tenía que revisar mis planes de negocio”, reflexionó. “Necesitaba renovar la forma de interactuar con la gente”.

El primer paso fue buscar oportunidades de subvención y préstamo para garantizar que el negocio pudiera sostenerse financieramente.

Lundy pensaba en su equipo, en sus clientes y en cómo sus necesidades cambiarían inevitablemente con la pandemia, así que el objetivo era encontrar oportunidades para ampliar los servicios.

Una parte importante de ello era invertir en plataformas tecnológicas fiables para garantizar que su equipo y sus clientes pudieran seguir conectados, así como recibir y prestar servicios, respectivamente, durante la cuarentena.

Además, Lundy y su equipo empezaron a escribir columnas mensuales para Metro Philly, prestando su voz para hablar sobre negocios, brindar consejos sobre cómo dirigir una empresa y destacar otras empresas y sus propietarios, así como negocios de mujeres negras de la región. “Me dio una salida para el duelo y también para conectarme y contar historias”, señaló.

Más allá de eso, la pandemia enseñó a Lundy lecciones muy valiosas como propietaria de un negocio y empresaria: “La lección para mí, hablando de negocios, fue que si esto es lo que realmente quieres y este es el camino que quieres seguir, tienes que esforzarte. Y eso es lo que hicimos”, dijo.

Esa lección fue la que ayudó a TML Communications a seguir creciendo, a pesar de los retos de la pandemia. “Los márgenes de beneficio se dispararon, surgieron nuevos clientes y pude tener una nueva perspectiva con mi equipo, tratando de encontrar la mejor manera de comunicar en tiempos difíciles, pero también en los triunfos”, dijo Lundy.

Completando el círculo

Lundy es una empresaria negra que forma parte de un ecosistema empresarial en Filadelfia donde hay muy pocas. Admite que el espíritu empresarial “no es para los débiles o los débiles de corazón”.

Sin embargo, como alguien que ha pasado por las pruebas y las tribulaciones, al tiempo que no teme compartir su historia, espera que el trabajo que realiza inspire a otras mujeres líderes a dar un paso adelante y hacer lo mismo. “Como mujer en el ámbito empresarial —especialmente una mujer negra—, a veces soy la única en la mesa”, dijo Lundy.

Sin embargo, aunque sea la única mujer negra en la mesa, no solo aboga por sí misma y por su empresa, sino por muchas otras: “No podemos estar en la sala como algo simbólico, tenemos que participar e invertir”, añadió.

Photo: Harrison Brink/AL DÍA News
Foto: Harrison Brink/AL DÍA News.

Como defensora de la comunidad empresarial, Lundy tiene la oportunidad de volver a sus raíces, asistiendo a eventos comunitarios, apoyando a otras mujeres negras y a empresarios, y aprovechando los valores que le enseñaron a una edad temprana. Gracias a ello, es capaz de aprender sobre los demás, ver dónde puede prestar servicios y ayudar a crear un camino para que más mujeres negras jóvenes entren en el espacio empresarial. Según su experiencia, para que más mujeres diversas alcancen esa meta, se necesita compromiso, inversión y comprensión de su propósito.

Todo el trabajo de promoción de Lundy se remonta a su razonamiento para lanzar TML Communications en primer lugar, pues ella siente que es su propósito. “Vi una necesidad: que las historias de las personas negras y marrones no se contaban como debían, y que había planes estratégicos que no se cumplían”.

“Y vi que había una oportunidad en alguien que se parecía a mí, que había tenido la experiencia de crecer en el barrio y en los suburbios, y luego de invertir en las comunidades por las que no solo conduzco, sino que también camino”, continuó. 

Miembro de la Cámara de Comercio Afroamericana y de varias juntas, Lundy no pierde el deseo de devolver algo.

Oportunidades de crecimiento

Como empresa boutique formada por un equipo de cinco personas, uno de los objetivos de Lundy para TML Communications es seguir creciendo hasta convertirse en una empresa de tamaño medio, quizá con una segunda sede.

Lundy también quiere publicar un libro con consejos sobre cómo contar historias de forma eficaz. “Quiero invertir en las comunidades con un mayor impacto social”, señala.

Lundy se ve a sí misma como una futura líder de opinión en la comunidad empresarial, proporcionando la hoja de ruta para el éxito en este ámbito y superando los retos: “Son las lecciones que aprendes de esos retos las que te van a llevar al siguiente nivel, y, con suerte, podré inspirar a alguien más a hacer grandes cosas. “El mensaje es que hay que seguir transmitiendo el conocimiento y ayudando a los demás”.

00:00 / 00:00
Ads destiny link