LIVE STREAMING
Alejandro Jiménez, un boxeador profesional invicto de New Hope, con su entrenador Mark Roxey. Crédito de la foto: Darryl Cobb Jr.
Alejandro Jiménez, un boxeador profesional invicto de New Hope, con su entrenador Mark Roxey. Crédito de la foto: Darryl Cobb Jr.

El boxeador profesional de New Hope, Alejandro Jimenez, pelea por los DREAMers

Alejandro Jimenez llegó a los Estados Unidos de México a los 15 años de edad. Ahora, cada vez que entra al cuadrilátero, lucha por aquellos que enfrentan…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Latinas en la Casa Blanca

Octubre 06, 2022

Mural cubano en Qatar

Octubre 04, 2022

Vicepresidenta en Time 100

Septiembre 30, 2022

Lanzan audios nativos

Septiembre 29, 2022

Maratón por Puerto Rico

Septiembre 29, 2022

Herencia Hispana en Madrid

Septiembre 28, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Llegar a los Estados Unidos puede ser una tarea abrumadora, especialmente cuando uno aún no tiene 18 años de edad or llega solo.

Esta fue la situación en que se encontró Alejandro Jimenez.

En 2007, Jimenez se trasladó de su pueblo nativo de Oaxaca, México a Lambertville, Nueva Jersey, buscando una vida mejor. Con apenas 15 años de edad en ese entonces, y con conocimiento de sólo un rostro familiar, Jimenez tuvo que encontrar cómo inscribirse en la escuela secundaria, encontrar empleo y descifrar cómo lograr tener una mejor vida.

Al poco tiempo de su llegada, Jimenez encontró trabajo en un restaurante, donde trabajó como cocinero.

Allí cerca había un gimnasio de boxeo. Fue allí donde se acercó a Mark Roxey, boxeador y entrenador por largos años.

Durante una entrevista con AL DÍA, Roxey compartió los detalles sobre su primer encuentro con Jimenez.

“Llegó al gimnasio de boxeo cuando tenía apenas unos 15 o 16 años de edad, y preguntó si podía inscribirse, y que quería que alguien lo entrenara”, recordó.

“Yo dije: ‘Te entrenaré, pero tendrás que pagarme. Y no solo tendrás que pagarme sino tendrás que venir cinco días a la semana si quieres que yo te entrene’”, continuó Roxey.

Roxey pensó que Jimenez no volvería. No obstante, el jóven no solo regresó, sino le pagó a Roxey y siguió regresando al gimnasio cinco días a la semana.

Ese grado de compromiso y determinación pronto condujo a una amistad cercana entre ambos que ha llevado a Roxey a ayudar a Jimenez a pelear en más de 60 peleas locales para novatos, y, a la fecha, salir invicto en cuatro combates profesionales.

“Es el jóven más trabajador en el mundo, y todos quieren apoyarlo para que triunfe. Es increíble”, dijo Roxey.

Jimenez, quien en la actualidad es residente de New Hope, es el primer boxeador profesional de este pequeño pueblo situado 30 millas al norte de Filadelfia. Su próxima pelea está programada para el viernes, 8 de febrero, contra Edgar Joe Cortes (6-4) de Vineland, Nueva Jersey.

Descubriendo su camino

Como sucede con muchos boxeadores profesionales, el camino de Jimenez hacia el cuadrilátero no incluyó ningún atajo. Sin embargo, sus peleas duras en el cuadrilátero palidencen en comparación con las batallas que ha tenido que sobrellevar en su vida personal.

Debido a su situación de inmigración, Jimenez no podía viajar ni avanzar en los campeonatos de boxeo que conducían hacia títulos nacionales.

En 2012, un año después del arribo de Jimenez en New Hope, el presidente Obama lanzó la política de inmigración DACA (Acción diferida para los llegados en la infancia), para permitirles a quienes migraron al país de niños, sin documentos, solicitar su permanencia legal en el país.

Con la ayuda de Roxey, Jimenez eventualmente obtuvo su estatus de DACA, un proceso que tomó alrededor de un año, dijeron.

“Estamos muy agradecidos con todas las personas que están a favor de la DACA porque Alejandro es un ejemplo viviente en cuanto a que --cuando se le ofrecen oportunidades para alcanzar el éxito a los jóvenes, cuando se les entregan las herramientas para ser exitosos en sus manos, eso --podemos formar grandes ciudadanos, y podemos hacer algo verdaderamente especial aquí en los Estados Unidos de América”, dijo Roxey.

“Esa es la historia de la DACA”, agregó. “Hay tanto que está sucediendo con respecto a la DACA y todas las malas personas que huyen hacia los EE. UU., pero también hay personas maravillosas como Jimenez, quienes no solo llevan una vida diaria cómoda, sino intentan sobresalir y ayudar a aportar al tejido de la forma de vida estadounidense. Tenemos la responsabilidad como estadounidenses de asegurar que estos niños tengan una oportunidad como los niños de todos los demás”.

El presidente Trump, por el contrario, ha trabajado arduamente por ponerle fin a la DACA desde que fue electo presidente. Sus acciones y retórica han creado mucho temor e incertidumbre para Jimenez y cientos de miles de beneficiarios de la DACA.

“Cuando escuché esto, me preocupé mucho,” dijo Jimenez.

Trump ha dirigido muchos de sus comentarios negativos e insultantes hacia los mexicanos tanto durante su campaña como su presidencia, acusándolos de traer drogas al país, cometer crímenes y poniéndoles la etiqueta de violadores.

Jimenez está empeñado en probar que esto es falso.

 
Alejandro Jiménez se convirtió en un receptor de DACA en 2016, algo que él reconoce por ayudarlo a llegar a donde está ahora. Foto cortesía de Mark Roxey.

“Venimos a este país porque queremos una vida mejor, un futuro mejor”, dijo Jimenez. “Este país tiene muchas oportunidades para nosotros; por eso estamos aquí --para trabajar árduamente. No estamos aquí porque deseamos hacerle algo malo a este país”.

“Pienso que cuando uno conversa sobre la DACA, y se tiene esta conversión sobre los inmigrantes, no debemos olvidar que este país se construyó sobre  las espaldas de los inmigrantes, y continúa siendo construido sobre las espaldas de los inmigrantes. Y tenemos la obligación de sostener la conversación de manera que no suscite temor”, agregó Roxey

La pelea de capas múltiples

Cuando ingrese al cuadrilátero esta semana, Jimenez no peleará sencillamente contra el contrincante que esté allí frente a él.

Estará luchando por su familia en Oaxaca. También luchará por su gente en New Hope. Luchará por la comunidad mexicana. Luchará por otros DREAMers que tienen la esperanza de vivir el Sueño americano en los EE.UU.

“Cada vez que escucho que dicen que soy el primer boxeador profesional de New Hope, me infunde el deseo de trabajar con más fuerza”, dijo Jimenez. “Quiero mostrarle a otros que podemos hacerlo. Yo puedo hacerlo… quiero convertirme en el primer campeón mundial de New Hope”. 

 
Alejandro Jiménez está orgulloso de la distinción de ser el primer boxeador profesional que sale de New Hope, pero también representa sus raíces mexicanas en todos los lugares a los que va. Foto cortesía de Mark Roxey

Como consejo para quienes podrían estar en circunstancias similares, Jimenez dijo que él les diría que sigan soñando para alcanzar lo que deseen, no darse por vencidos, y creer que cualquier cosa puede suceder, y nada es imposible.

“Queremos que todo aquel que tenga un sueño, o que entienda la historia de Alex, llegue y de su apoyo, y que esté allí, y que le dé ánimo y aplauda”, dijo Roxey.

“Porque sabemos que no solo luchamos por nosotros mismos… realmente luchamos por todos los que tienen un sueño, que sueñan con una vida mejor aquí en los Estados Unidos de América”.

El combate de boxeo de “Philly Special” entre Jimenez y Cortes empezará el viernes, 8 de febrero a las 19:30 horas en el estado 2300 Arena en South Philadelphia.

 
00:00 / 00:00
Ads destiny link