LIVE STREAMING
En las imágenes, un enfermero con E.P.I y Silvia Soler ingresada en el hospital. Cortesía del fotógrafo Bóreas Talens Soler.
En las imágenes, un enfermero con E.P.I y Silvia Soler ingresada en el hospital. Cortesía del fotógrafo Bóreas Talens Soler.

Un joven fotógrafo y su madre enferma de Covid-19 retratan las dos caras de la pandemia en las familias

En los hospitales, la soledad del paciente es extrema; en las casas, sus familiares confinados esperan una llamada con angustia.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Debut de Chef mexicano

Enero 23, 2023

Balada de Chalino

Enero 18, 2023

Podcast ‘boricua’

Enero 16, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

A mediados de marzo, justo la semana en que se declaró el estado de alarma por la pandemia del coronavirus en España, el padre de Bóreas Talens (22), se subió a su coche en plena madrugada y condujo 800 kilómetros desde Valencia, en el levante español,  hasta la vecina Cataluña para recoger a su hijo y llevarlo de vuelta a casa.

“(El presidente del gobierno catalán) Torra había anunciado que iba a cerrar las fronteras y nos daba miedo quedarnos aislados y sin posibilidad de cuidarnos los unos a los otros”, cuenta el fotógrafo. 

Como si de una premonición se tratase, al poco su madre empezó a sentirse mal. “Tosía, sufría incontinencia y se ahogaba un poco. Había pasado hace unos años la gripe A y llegó a estar en coma una semana, así que nos empezamos a preocupar”, dice. No obstante, ella se resistía a ir al hospital; apenas el confinamiento había empezado y su madre aducía que era la ansiedad producida por el aluvión de noticias desagradables de los medios. 

Cortesía de Bóreas Talens Soler.

A los días, su madre fue ingresada por una enfermedad renal grave, justo cuando los hospitales y las unidades de cuidados intensivos empezaron a llenarse de enfermos de Covid-19

“Le hicieron las pruebas del coronavirus tres veces y dio negativo, pero cuando ya llevaba una semana ingresada, dio positivo. Mi padre, que me había acompañado a verla al hospital, mi hermano y yo podíamos estar también infectados”, cuenta Bóreas. 

Por suerte, ninguno de ellos llegó a presentar síntomas. 

Cortesía de Bóreas Talens Soler.

Diario de un aislamiento

Los primeros días, Bóreas no tuvo problemas para ir a visitar a su madre, que era la única paciente que había dado negativo en una planta donde todos los demás eran enfermos de coronavirus. “Siempre voy cargado con la cámara, le tomé algunas fotos y le propuse que, para distraerse, hiciera lo mismo con su móvil”, explica el valenciano, quien recuerda que muy a pesar de los controles policiales que se establecieron durante esa primera semana de confinamiento, dentro del centro hospitalario el ir y venir de gente era constante y bastante libre. 

“Subí en el ascensor con una mujer que iba a ver a su marido, al que habían ingresado en la UCI con coronavirus. Yo llevaba mascarilla y unos guantes de cocina porque no sabía si tenía el virus, pero la mujer iba totalmente desprotegida. Me dijo que ya sabía que lo tenía y que le daba igual. A la semana, las medidas de seguridad cambiaron y ya no nos dejaron entrar”, sostiene. 

Cortesía de Bóreas Talens Soler.

Ahora su madre lleva más de un mes aislada, sometiéndose a diálisis y tratada para el coronavirus, aunque espera que pronto le den el alta: “Ha dado otros tres negativos y suponen que ya no corre peligro, pero lleva el aislamiento como puede, con el impacto de que los médicos la atiendan con unos trajes de protección y tener que enfrentarse sola a ambos tratamientos”, dice Bóreas. “Estoy pidiendo que vayan a verla psicólogos, que le hagan algo de acompañamiento, porque es duro”.

Cortesía de Bóreas Talens Soler.

Mientras tanto, madre e hijo siguen retratando cada uno en la distancia la cara y la cruz de una misma situación: la angustia de los enfermos de Covid-19 que están aislados de sus familias y la de los familiares confinados en sus casas, pendientes de recibir noticias. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link