LIVE STREAMING
Alejandro Escovedo for Burn Something Beautiful by Nancy Rankin Escovedo 
Alejandro Escovedo for Burn Something Beautiful by Nancy Rankin Escovedo 

'Rock and Roll' y Resistencia: Una conversación con Alejandro Escovedo

El músico y activista mexicano-americano Alejandro Escovedo habla de sus orígenes inmigrantes, su oposición al gobierno, sus roces con la muerte y  de cómo…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Maluma y su nuevo mezcal

Agosto 10, 2022

Ay Caramba para Tyga

Agosto 10, 2022

50 años de Juanes

Agosto 09, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

No hay mucha cosa que Alejandro Escovedo haya mantenido en secreto en las últimas tres décadas. Canturrear roncamente detalles íntimos de su educación, sus amores y su particular estilo de vida en una ambiciosa discografía le ha proporcionado -a él y a sus oyentes- un diario de cowpunk vibrante que se prolonga durante horas. Su habilidad para escribir estas letras de “lo cuento todo” en un género doble sumado al dominio de la guitarra le hicieron merecedor de un premio de reconocimiento a su Trayectoria Vital por parte de la Asociación Americana de la Música en 2006.

Quizás también hubiera sido pertinente homenajearlo de nuevo con el mismo premio tras el lanzamiento de su último disco,  Burn Something Beautiful (2016), ya que para Escovedo, marcó el inició de lo que él llama una prorrogación de su vida. Por que el conocido músico, a sus 66 años, suena más fresco y más consciente de sí mismo que nunca en sus últimas trece canciones, que hablan sobre vivir como un hidalgo, añorar a los amigos con la sonrisa del corazón, sentirse como si fuera domingo un sábado por la noche, de la maldición de la heroína o de que nadie puede apreciar la belleza de su sonrisa.

El frenesí de energía que brota de los instrumentos y la pungencia de las reflexiones de Escovedo podrían atribuirse fácilmente a dos nuevos desarrollos en su vida personal: el matrimonio y, finalmente, liberarse del virus de la hepatitis C después de una larga y difícil batalla contra la enfermedad.

Por que Escovedo haya vuelto con salud y felicidad a entonar nuevas melodías, igual que sus bellas musas no significa que el artista haya dicho adiós a la frustración o el descontento ante la situación actual, o que ya no vuelva a buscar algo de compasión y de paz con los fantasmas del pasado. De hecho, Burn Something Beautiful está dedicado a sus padres y a los “inmigrantes que han hecho grande este país.” Más allá de la música, Escovedo ha mantenido su franqueza al convertirse en portavoz de la Fundación para la Prevención del Cáncer y ser un bastión de resistencia anti-Trump en el estado ‘rojo’ de Texas.

Tuve la oportunidad de conversar con Escovedo mientras viajaba junto a su compañero de gira, Joe Ely,  y el resto de su equipo a Jackson, Mississippi, para hablar de su álbum, la gira y las fuerzas que le llevaron a regresar al escenario.

[node:field_slideshow]

Dedicó Burn Something Beautiful a los inmigrantes. ¿Por qué cree que es un buen momento para mostrar esta actitud, abiertamente enfrentada a Trump?  

El álbum salió el pasado octubre, en plena campaña Trump/Clinton. Por supuesto, Trump y sus seguidores ya habían soltado muchas críticas contra los inmigrantes (especialmente Chicanos y Mexicanos). Siempre ha sido un asunto que me tocaba de cerca, ya que mi padre llegó de México, cruzando la frontera cuando era un niño. De hecho, por allí en el año 2000 colaboré en el guión de una obra llamada “De la Mano del Padre” que trataba directamente el tema de la inmigración. Ambientada en los años 60, la obra narra la historia de cinco hombres distintos en su aventura de cruzar la frontera, que por aquel entonces era una línea invisible, y todos los obstáculos que tuvieron que ir afrontando para sobrevivir en América, junto a sus familias e hijos. También se cuestiona algunas de las tradiciones que trajeron consigo, como el sistema patriarcal, o la forma en que trataban a sus madres e hijas… Los secretos y particularidades que viven muchos hombres Latinos. Pero al final, por supuesto, reconocemos que sin su viaje, sin su sacrificio, sin su deseo de conseguir una vida mejor en América, no tendríamos hoy las vidas que tenemos. Así que es algo que siempre he vivido muy cerca. Siempre me sentí comprometido a escribir sobre este tema por mi padre. Y ahora, con Trump y su campaña, siento que es un momento especialmente importante de retomar este asunto.

Sé que usted llamó la atención de los medios al decidir poner una moratoria a su canción Castanets cuando Bush dijo que la llevaba en el playlist de su iPod.  ¿Qué haría si Trump hiciera una cosa similar?

Para ser honesto, creo que abandonaría el escenario si eso llega a pasar. Rezo para que nunca ocurra, pero mire, recuerde, durante la campaña muchos no le permitieron usar sus canciones (como Queen). Me sentiría igual.  Me sentiría obligado a tomarme una especie de exilio autoimpuesto si Trump algún día eligiera una de mis canciones (risas).

¿De qué manera han influenciado sus raíces Latinas en su música? Wikipedia le describe como un músico de heartland rock, de chicano rock, de punk alternativo… ¿Cómo describiría su música -particularmente la de éste álbum- y las influencias de sus raíces Latinas?

El rock and roll, de una manera u otra, siempre ha sido lo que yo pretendo crear. Antes de lanzar mi primer álbum solo tenía una banda, éramos unos diez o quince miembros y tocábamos todo tipo de instrumentos. Era algo parecido a la banda de Van Morrisson a lo grande. La música que solía tocar mi padre siempre ha estado cerca de todas mis creaciones, a pesar de que en mi música yo abarco instrumentos y géneros muy distintos. Líricamente hablando, diría que soy un compositor de canciones de rock and roll, aunque escribo sobre temas que probablemente mucha gente no consideraría propios de este género: familia, inmigración, cosas del estilo. Pero también está la influencia de mis hermanos mayores, Pete y Coke, que tocaron con Santana y colaboraron con Mongo Santamaría, Tito Puente… Su influencia me marcó de forma evidente y subliminal. No era que tratase de recrear lo que ellos estaban haciendo, pero es cierto que usé su ejemplo para convertirme en el músico que quería llegar a ser. La música que sonaba a mi alrededor (mi padre amaba la música mexicana, la música country y el rock and roll; mi madre amaba el big-band jazz), me permitió apreciar y amar todo tipo de músicas e incorporarlas en mis propias creaciones.  
De hecho, si vieran mi colección personal de discos, encontraría de todo, desde Ornette Coleman a The Sooges, Bowie o Chopin. Así que, por supuesto, es interesante ver que no crecí entre demasiados referentes de músicos Chicanos… Lo mío - especialmente en el mundo del rock and roll- fue algo raro. Siempre me sentí orgullo de ver a otros Chicanos tocar y cantar, como Los Lobos, con quien realicé varias giras.

Además de ser un referente Latino en el mundo de la música, también se ha convertido en portavoz de la Prevent Cancer Foundation, especialmente para hablar de la conexión entre la Hepatitis C y el cáncer de hígado… Me preguntaba si nos podría hablar un poco más sobre su experiencia cercana a la muerte como víctima de la Hep-C, y cómo esto ha influenciado en su desarrollo personal y artístico.

Para mí es un verdadero honor ser portavoz de la Prevent Cancer Foundation, no solo por mi lucha personal contra la Hepatitis C, sino porque he perdido a muchos, muchos, muchos amigos por culpa del cáncer (especialmente, cáncer de hígado provocado por la Hep C). Era algo que me tocaba de cerca, y sentí que era importante contar mi historia… A través de mi música y  mis canciones siempre he sido muy transparente con lo que ocurría en mi vida, así que no me resultaba demasiado difícil contar mi historia. Tengo la esperanza de que difundiendo mi propia experiencia, puedo ayudar a otras personas a que se examinen y puedan cortar el cáncer llevando vidas más saludables y llenas. La Hepatitis C tuvo una gran influencia en mi vida. Quiero decir, me asusté mucho, fueron tiempos duros, en que me puse a prueba a mi mismo, pero lo superé. Cuando logré curarme, volví a componer discos de nuevo, fue como si me hubieran concedido una prorrogación de vida. Y empecé a comprender la frágil naturaleza de la vida de una forma que no había hecho antes. Así que empecé a tener mucho más respeto por la música, por mis amigos que hacen música, por otros músicos, por las vidas que cada uno eligió vivir… Ya no sufro de Hepatits C, y eso fue otro punto de inflexión en mi vida, un paso adelante lleno de energía. He tenido mucha, mucha, mucha suerte, fue como una bendición, y no me lo tomo a la ligera o lo doy por seguro. La experiencia me ha hecho mucho más humilde. La oportunidad de poder ayudar a los demás es una bendición, creo que se logra tener mucho más impacto cuando alguien que ha pasado por la enfermedad cuenta su historia.

Enfoquémonos específicamente en la gira y el concierto: ¿Es una coincidencia que usted ganase el Premio de la AMA en reconocimiento a su trayectoria vital un año antes de que lo ganara Joe Ely, y que ahora toquen juntos?

Creo que se debe más a que los dos nos admiramos mutuamente como músicos, los dos somos de Texas, los dos somos de Austin. Siempre hemos tenido una buena relación en los lugares donde nuestra música también congenia bien. Joe siempre ha sido una gran persona y puede encajar muchos tipos de música. Ya saben, en Texas estamos muy orgullosos de Joe Ely, es nuestro Bruce Springsteen (risas). Lo tenemos en un nivel muy alto y, saben, los músicos texanos por lo general tendemos a tener estilos muy amplios en cuanto a la música que creamos. Encajamos muy bien. Me siento muy cómodo tocando con él, siempre aprendo mucho a su lado. Siempre es un gran placer y un honor tocar con Joe Ely.

¿Que debería esperar el público de su próximo concierto, el sábado 19 de agosto, en el Ardmore Music Hall?

Creo que pueden esperarse una velada realmente íntima y espontánea, en la que de hecho no tenemos fijada ninguna set-list,, iremos intercalando canciones e historias del uno y del otro. Hemos puesto este formato en práctica en otras ocasiones y todo el mundo parece apreciar y disfrutar el resultado. Así que pueden esperarse grandes historias, mucho sentido del humor, dos hombres que llevan haciendo esto desde hace mucho tiempo. Esperamos que disfruten tanto como nosotros. Creo que será un show muy, muy chévere.

Los tickets para el  21+ “special early show” pueden comprarse en la web del Ardmore Music Hall por $27.

El AMH se encuentra en las inmediaciones de la 23 East Lancaster Avenue. Para acceder en transporte público, SEPTA, las estaciones más cercanas son Paoli/Thorndale Regional Rail y Norristown High Speed Line..

Burn Something Beautiful puede escucharse en streaming en Spotify y en Amazon Music.

00:00 / 00:00
Ads destiny link