LIVE STREAMING
Protest march against Donald Trump in Minessota, November 2016. Photo: Wikipedia
Protest march against Donald Trump in Minessota, November 2016. Photo: Wikipedia

Dream Act: ¿Una Ley de Ensueño?

El pasado 20 julio, dos senadores estadounidenses presentaron ante el Congreso la nueva “Dream Act”, un proyecto de ley bipartidista que pretende expandir los…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

El paso del podio

Mayo 17, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Morir asfixiado dentro un camión a plena luz del día, sin agua, comida ni aire acondicionado, tratando de regresar a los Estados Unidos. Tristemente, ese fue el destino de un ‘Dreamer’ guatemalteco de 20 años que viajaba escondido en un tráiler lleno de inmigrantes indocumentados tratando de regresar a su casa, en Maryland.

La "tragedia humana” ocurrida el pasado domingo en San Antonio, Texas ( diez inmigrantes perdieron la vida cuando el conductor del tráiler en el que viajaban escondidos junto a otro centenar de inmigrantes dejó el vehículo estacionado en el parking de un Wal Mart, bajo el ardiente sol del verano tejano- volvió a poner en el punto de mira el drama de la inmigración ilegal y la necesidad de luchar contra los traficantes de personas.

Pero también sacó a la luz un problema más reciente: el temor de los "Dreamers” - como se conoce a los jóvenes inmigrantes amparados por el programa DACA (Deferred Action for Chidlhood Arrivals),  a ser deportados bajo la Administración Trump.

El programa DACA fue implementado por el ex presidente Barack Obama en 2012 para garantizar el estatus legal de los inmigrantes indocumentados que entraron en EEUU con menos de 16 años, bajo la condición de estar cursando- o haber finalizado- los estudios de Secundaria y no haber cometido ningún crimen. La protección DACA da derecho a vivir y trabajar en los EEUU, pero es temporal y debe renovarse cada dos años. 

Según el LA Times, el “Dreamer” fallecido en Texas,  Frank Guisseppe Fuentes,  de 20 años, trataba de reunirse con su familia en Maryland después de haber sido deportado a Guatemala city. El joven guatemalteco había perdido su estatus de Dreamer por haber cometido crímenes, declaró a Univisión el cónsul general de Guatemala en Houston, Texas, sin especificar qué crímenes.

Silvia Mintz, abogada del consulado de Guatemala en Houston, aclaró más tarde a The NY Times que Frank Fuentes perdió la protección legal “debido a una condena por hurto y asalto grave”.

En Estados Unidos hay actualmente alrededor de 780,000 beneficiarios del programa DACA. Aunque Trump ha repetido en diversas ocasiones que los "Dreamers” no son su prioridad, los recientes casos de arresto y amenaza de deportación contra los DACAs han despertado el temor de que su política de mano dura contra los indocumentados también termine cebándose contra ellos.  La mayoría de arrestos de ‘Dreamers’ conducidos por las autoridades de inmigración (ICE) en los últimos meses tenían que ver con crímenes menores cometidos por los jóvenes, como por ejemplo, conducir sin licencia o una multa de tráfico.

Más derechos para todos

Ante la necesidad inminente de proteger los derechos de los Dreamers, el pasado 20 de julio un grupo de senadores volvieron a introducir en el Congreso el 'Dream Act' (Development, Relief and Education for Alien Minors Act), una propuesta de ley bipartidista que pretende abrir el camino a la ciudanía permanente para todos aquellos estudiantes indocumentados que hubiesen llegado a Estados Unidos siendo menores de edad. Según los impulsores de la ley, los senadores Richard Durbin (demócrata por Illinois) y Lindsey Graham (republicano por Carolina del Sur), la Dream Act beneficiaría a más de un millón de indocumentados (a parte de los  ‘Dreamers’),

Las esperanzas de que el Congreso apruebe la Dream Act son escasas.  La ley fue presentada por primera vez en 2001 y ha sido rechazada ya en varias ocasiones por los legisladores de la Cámara Baja. No obstante, tanto los senadores como la organización United We Dream (UWD), uno de los firmes impulsores de la ley, esperan al menos aumentar la presión sobre el gobierno federal para que se proteja a la comunidad Dreamer y se abra una vía hacia la consecución de la ciudadanía permanente.

A parte de ampliar la edad máxima de entrada a los EEUU a 18 años para beneficiarse de la protección DACA,  la nueva “Dream Act” exige que las fuerzas del ICE sean más indulgentes con los Dreamers que hayan tenido contacto con el sistema judicial o migratorio debido a faltas menores, por ejemplo, el impago de multas de tránsito acumuladas.

Otro de los requisitos de la "Dream Act 17" es que los “Dreamers” no tengan que demostrar que tienen un título GED, un título universitario, o estén estudiando en un instituto de estudios superiores para conseguir la protección legal.

 “Muchos dreamers no terminan sus estudios por problemas de familia, porque son pobres o porque tienen que trabajar para sacar adelante a sus familias. Y muchos no tienen los recursos para pagar sus estudios”, declaró la portavoz de UWD a Univision a mediados de julio.

Según UWD, en la actualidad el DACA, solo protege al 40% de la población de jóvenes indocumentados que entraron al país antes de cumplir los 16 años de edad.

La noticia de la presentación de una legislación bipartidista en el Senado para proteger a los “dreamers”  llegó una semana después de la reunión a puertas cerradas que sostuvo el Caucus Hispano demócrata con el secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), John Kelly, para hablar de la política de deportaciones del gobierno del presidente Donald Trump, según informó Univisión.

 “Es momento de encontrar una solución permanente para estos jóvenes estadounidenses en todos los sentidos”, dijo Carlos Paz, director de comunicaciones del Caucus Hispano Demócrata, según cita Univision.

00:00 / 00:00
Ads destiny link