LIVE STREAMING
A Judge in Panama ordered the removal of Trump's Organization from the managing body of a luxury hotel in Panama City. EFE/Bienvenido Velasco 
Un juzgado panameño ordenó la expulsión de la Organización Trump de la administración de un lujoso hotel en la capital panameña que gerencia desde 2011, tras una larga disputa comercial en la que el inversionista mayoritario demandó a ese grupo por malas…

[OP-ED] Votar el 6 de noviembre es la consigna

Estos son tiempos extraños en los que la ignorancia, los prejuicios, la mendacidad y la intimidación son las características definitorias del presidente del…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Un planazo de verano

Mayo 23, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Estos son tiempos extraños en los que la ignorancia, los prejuicios, la mendacidad y la intimidación son las características definitorias del presidente del país más poderoso del mundo y sus facilitadores republicanos.

Las víctimas de la grosería y la estupidez de Washington ya son demasiadas como para contarlas. Desde el prestigio de los Estados Unidos en el resto del mundo, hasta los valores tradicionales sobre los que se fundó la nación, hasta el actual abuso despiadado y la crueldad innecesaria contra trabajadores y familias inmigrantes, es como si esta administración estuviera empeñada en una monstruosa misión para eliminar todos los vestigios de justicia, compasión y humanidad.

La eliminación del nombre de Trump de un lujoso hotel de Panamá el lunes después de duras batallas judiciales y con la policía armada panameña entrando al hotel para asombro de los huéspedes, sirve como un símbolo de cuán tóxico se ha hecho el nombre del presidente.

El año pasado, los propietarios del Trump International Hotel and Tower de 65 pisos en Toronto también borraron el nombre del presidente del edificio después de repetidas protestas contra las políticas de Washington fuera del mismo. Otro hotel con la marca Trump, esta vez en el Bajo Manhattan, también eliminó el nombre del presidente.

Para nadie es sorpresa que el nombre Trump haya perdido gran parte de su brillo y que más empresas cada vez estén ansiosas por distanciarse del nombre de un hombre responsable de embrutecer la presidencia y crear un entorno caótico e incierto, donde no puede surgir nada bueno.

La palabra del presidente vale menos que un diploma de su vergonzosa y ahora difunta Universidad Trump, y quienquiera que la tome en serio lo hace bajo su propio riesgo.

Tomemos el caso de DACA, por ejemplo. Después de profesar con toda seriedad un "gran amor" por los Dreamers, su administración anunció en septiembre que pondría fin al programa DACA establecido por el presidente Obama. A Trump se le ocurrió un plazo artificial, el 5 de marzo, para que el Congreso aprobara una legislación que protegiera permanentemente a los Dreamers de la deportación. Por supuesto, ni Trump ni el Congreso hicieron nada.

Afortunadamente, la semana pasada la Corte Suprema se negó a pronunciarse sobre un fallo de un tribunal federal inferior que en enero detuvo la decisión de la administración de eliminar DACA, y que la Casa Blanca había apelado. Esto, por supuesto, es solo temporal y podría ser anulado, o Trump, a pesar de su supuesto afecto por estos jóvenes inmigrantes, podría terminar DACA por orden ejecutiva. Esto es lo que vale el supuesto “gran amor” de Trump por los Dreamers.

Tomemos también la cuestión del control de armas. Después de que sorpresivamente pareció haberse ajustado el cinturón y haber reunido el coraje suficiente para desafiar a la NRA y recomendar verificaciones de antecedentes, elevar la edad mínima para comprar rifles de asalto e incluso quitarle armas a personas "peligrosas", Trump, consistente con su modus operandi, cambió de parecer nuevamente.

Sí, después de una reunión "cordial" en la Casa Blanca con los jefes de la NRA, Trump reanudó su relación amorosa con una organización que es la  principal responsable de la muerte de miles de personas cada año. Después de todo, no es fácil contradecir a un grupo que aportó nada menos que $ 30 millones a su campaña presidencial, incluso si eso significa que la carnicería de inocentes no cesará en el futuro previsible.

¿Está cansado de las mentiras, el cinismo y la hipocresía que se cierne sobre el país como una nube negra? No es para menos, así que bienvenido al club.

Sin embargo, podemos hacer algo al respecto. Tenga en cuenta que en unos meses -el día 6 de noviembre, para ser exactos- podemos restaurar algo de sensatez e incluso cierta honestidad a Washington emitiendo un voto en las elecciones de mitad de período por aquellos que realmente nos representarán, y no a la NRA y los multimillonarios.

 

00:00 / 00:00
Ads destiny link