LIVE STREAMING
Latino Trump supporters gather at Ace Speedway for a Trump rally on September 19, 2020, in Elon, N.C. (Jason Armond / Los Angeles Times via Getty Images)  
Simpatizantes latinos de Trump se reúnen en el Ace Speedway para un mitin de Trump el 19 de septiembre de 2020, en Elon, Carolina del Norte.  Foto: Jason Armond / Los Angeles Times via Getty Images  

El nuevo voto indeciso: cómo el partido demócrata sigue equivocándose con los votantes latinos

En el fondo, se trata de una historia de subestimación de la segunda población votante más grande del país, y de simplificación hasta que su diversidad carece…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Cierre de Berks

Diciembre 01, 2022

El impacto latino en Arizona

Diciembre 01, 2022

Tribus contra el clima

Noviembre 30, 2022

Ley de respeto al matrimonio

Noviembre 30, 2022

Disparidad sin fecha

Noviembre 30, 2022

Casey sobre la inmigración

Noviembre 30, 2022

Batalla contra el plástico

Noviembre 29, 2022

Una política renovada

Noviembre 29, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Cinco meses después de las elecciones presidenciales de 2020, algo ha quedado finalmente claro para las masas: que los votantes latinos de todo el país nunca estuvieron "dormidos", y aquellos que han permanecido dormidos durante años tienen la capacidad de frustrar incluso la más sólida de las proyecciones en una sola elección. 

Eso es lo que los votantes latinos de baja participación le hicieron al partido demócrata en 2020. Pero si se mira más de cerca, el Partido Demócrata se la jugó, confiando en las tendencias del pasado y en una estrategia de campaña que adoptó un enfoque de última hora en el diverso grupo demográfico latino. Dio paso a un movilizador inesperado para llenar el espacio vacío: el ex presidente Donald Trump. 

La movilización, es decir, el contacto directo con las personas a las que se quiere apelar para que acudan a las urnas, es importante. Puede marcar la diferencia, como ocurrió cuando Arizona se decantó por el color azul, pero no es el único factor en juego, según las investigaciones.

La participación y la persuasión son importantes, y al igual que hay estados indecisos, también hay votantes indecisos. El país acaba de darse cuenta de que los latinos también podrían estar en esta categoría. 

El lugar más conocido en el que se desarrolló esta narrativa fue el condado de Miami-Dade, en el sur de Florida. Para el día de las elecciones, ya se entendía que el presidente Biden tendría un rendimiento inferior en la zona. 

Los resultados aún resultaron sorprendentes cuando quedó claro que el cambio hacia el rojo no era sólo en Miami-Dade. Era una tendencia a nivel nacional.

Mientras que históricamente una gran parte de los votantes se sentaba en las elecciones, en 2020 muchos acudieron a las urnas y redujeron el margen. Es una brecha que vale la pena estudiar para el futuro. 

No hay una razón o explicación concreta para el cambio hacia el rojo en estas áreas, pero Equis Labs, una firma de investigación alineada con el Partido Demócrata, publicó un informe preliminar, o "post-mortem", sobre lo que sucedió en 2020, desafiando las cuentas demasiado simplistas de lo que sucedió para simplemente afirmar que "sí, los votantes latinos pueden ser republicanos".

Si bien esto es cierto, más allá de los datos, el informe presiona a las campañas actuales y futuras para que consideren categorías y demografías matizadas, y sus capacidades para hacer o deshacer, especialmente porque el cambio latino hacia el rojo fue más extendido de lo que se pensaba en un principio. 

"Los resultados de 2020 desafían algunas suposiciones fáciles sobre el voto latino, y hablan de los peligros de adoptar una visión demasiado simplista de cualquier grupo demográfico del electorado", se lee en el post-mortem. 

El término "voto latino" en sí mismo se suma a la cuestión, y aunque el estudio examina únicamente a los que se identifican como tales, el término indica uniformidad, de la que hay poca. 

"Los latinos no son un monolito, pero siguen siendo un grupo", escribió Equis Labs en su informe, diciendo que las ganancias de Trump parecían ser únicas entre los que se identifican como latinos en general. 

Un análisis de la iniciativa Latino Policy & politics de la UCLA publicado en enero reveló que hubo un aumento de votantes de más del 30% con respecto a 2016, el nivel más alto de participación latina de la historia. El aumento de la participación es positivo en general, pero Equis Labs descubrió que, a medida que aumentaba la densidad de la población hispana y latina, las métricas también se inclinaban "drásticamente" hacia Trump. 

El informe encontró que ciertos grupos demográficos dentro del bloque de votantes latinos, al final, votaron a favor del ex presidente en 2020, incluyendo las latinas conservadoras y aquellos votantes "dormidos" con un compromiso político históricamente bajo.

El informe completo se puede encontrar aquí.

Por ello, no hay una razón que englobe el cambio de base nacional hacia Trump entre los latinos, y tratar de encajar a todos los votantes en una razón fácil socavaría el estudio. 

El propio Equis escribe que no puede explicar el cambio hacia Trump y conectar la decisión a una región o nacionalidad específica. 

"Las dinámicas fronterizas no explican los cambios en Nueva Jersey. El miedo cubano/venezolano al socialismo no explica el movimiento en Milwaukee", dice el informe. 

Limitarse a preguntar "¿por qué ha ocurrido esto?" simplifica el enfoque para comprender mejor a una parte compleja del electorado estadounidense. 

Esa simplificación es lo que las campañas y los partidos siguen haciendo mal. 

Trump era una cara conocida. Biden, en cambio, no fue declarado candidato oficial del Partido Demócrata hasta bien entrado 2020. 

En ese momento, tuvo un tiempo precioso para atraer a los votantes de diversos orígenes y demografía. Francamente, fracasó en comparación con Trump, que había estado haciendo campaña activamente durante meses, y eligió los lugares donde celebrar sus mítines, a menudo comunidades con una alta concentración de empresarios latinos de tendencia conservadora. 

Como aclara Equis Labs, no es seguro que esta tendencia en los votos se repita, especialmente ahora que probablemente habrá nuevos candidatos con su propio swing y atractivo para ciertos grupos demográficos. 

Esta incertidumbre no debería ser una razón para volver a descartar a los votantes latinos hasta un puñado de meses antes de las próximas elecciones de importancia. Los datos apuntan a las poblaciones con un alto índice de hispanos y latinos, e indican que son los que tienen más swing. 

Son los propietarios de negocios de clase media con una clara dependencia de un mercado de trabajo y una economía estables en toda la nación. Algunos confían en el empleo dentro de las plantas de petróleo y gas, otros tienen la vista puesta en la inmigración y la seguridad fronteriza, todas ellas plataformas sobre las que Trump hizo una gran campaña. 

"Incluso si Biden hubiera igualado el rendimiento de Clinton en el condado de Miami-Dade y en el Valle del Río Grande, habría perdido ampliamente tanto Florida como Texas; el bajo rendimiento en esos estados no se limitó a los votantes latinos", aclara Equis Labs. 

Aun así, la diferencia se hizo demasiado estrecha para la comodidad de los demócratas. El cambio dio la vuelta a dos de los distritos del Congreso de Florida, desbancando a los antiguos Reps. Debbie Mucarsel Powell y Donna Shalala.

Aparte de subestimar la diversidad de los votantes latinos, el analista político Chuck Rocha dice que la tendencia indica una falta de inversión general en la participación de los votantes latinos. Recientemente, criticó la tardía muestra de inversión de la campaña de Biden en publicidad en español en las últimas semanas antes de las elecciones. 

"En los últimos 30 días antes de las elecciones generales, juntos gastaron más de 14 millones de dólares en radio y televisión en español en Miami", escribió Rocha para el New York Times. En cambio, la campaña de Trump mantuvo sus ya presentes esfuerzos de difusión que se remontan a 2018. 

"Fue más allá de la publicidad en televisión", continuó Rocha, diciendo que la estrategia de Trump ganó, al haberse apoyado en una campaña implacable y en esfuerzos dirigidos a los "votantes latinos de baja información", en los canales de medios que más frecuentan, como YouTube, donde la campaña de Trump hizo grandes movimientos de visibilidad y contenido viral. 

Según Equis Research, el 64% de los votantes latinos registrados dijo haber obtenido información electoral de YouTube. En Florida fue incluso mayor, con un 74%.

Es este tipo de datos fácilmente alcanzables los que el partido demócrata no actuó en 2020. 

Parece existir la noción de que todos los latinos ven exclusivamente Telemundo y Univisión, cuando en realidad son lugares como Youtube, Whatsapp, Facebook, e incluso el algoritmo de Google. Cada una de estas plataformas tiene la capacidad de influir en los votantes cuando la estrategia política tradicional falla. 

Se trata de los votantes que no fueron movilizados en el pasado, y los que tienen la capacidad de ser influenciados. El tiempo dirá si el partido demócrata es capaz de recuperar terreno. 

Al fin y al cabo, los latinos son el nuevo voto indeciso.

00:00 / 00:00
Ads destiny link