LIVE STREAMING
- Al ritmo de las canciones de la rapera latina Ana Tijoux, unas madres indocumentadas pintaban el pasado 11 de mayo 2017, en Austin (Texas) a "Poderosa", una obra que retrata a una inmigrante mexicana llegada a Estados Unidos hace 16 años para buscar un futuro mejor para sus dos hijos, que aparecen a su lado en la pintura. EFE/Alex Segura
- Al ritmo de las canciones de la rapera latina Ana Tijoux, unas madres indocumentadas pintaban el pasado 11 de mayo 2017, en Austin (Texas) a "Poderosa", una obra que retrata a una inmigrante mexicana llegada a Estados Unidos hace 16 años para buscar un…

El gran reto de los "Dreamers": encontrar trabajo al terminar la universidad

Ante a falta de oportunidades de empleo o el miedo a no poder regualizar a largo plazo su situación legal, cada vez más son los millennials indocumentados que…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

En Estados Unidos viven cerca de 11 millones de inmigrantes indocumentados, cuyo estatus de ilegalidad les supone graves dificultades para poder acceder a servicios médicos, educación de calidad o encontrar un empleo en buenas condiciones.

Con el fin de reducir la consecuente segregación social que sufren los inmigrantes ilegales en EEUU, la Administración Obama aprobó en 2012 la llamada ley DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals), un programa que da derecho a vivir y a trabajar en los Estados Unidos a todos aquellos inmigrantes ilegales que entraron en el país con menos de 16 años.

La afiliación al programa DACA debe renovarse cada año y está sujeta a dos condiciones básicas: que el menor haya realizado- o esté realizando - los estudios de Secundaria y que no haya cometido ningún crimen o infracción penal. Desde entonces, el programa DACA ha ayudado a regularizar la situacion de más de 750,000 jóvenes indocumentados en todo el país, los llamados "Dreamers".

 Hasta ahora, esta comunidad vivía con la tranquilidad de poder residir y trabajar en EEUU sin ser molestados por los agentes de inmigración y aduanas(ICE), pero con la llegada de Donald Trump al poder su tranquilidad se ha visto quebrantada.

Aunque el presidente de EEUU ha repetido en diversas ocasiones que los ‘Dreamers’ no son el objetivo de su política de mano dura contra la inmigración ilegal, en los últimos meses se han reportado diversos casos de arrestos y amenazas de deportaciones contra beneficiarios del DACA, sembrando el miedo entre esta comunidad. 

Muchos de los Dreamers son millennials que han estudiado una carrera universitaria en los EEUU y sueñan con un futuro de oportunidades en este país. Crecieron y se formaron acá, y sus países de origen se reducen a un mero recuerdo de la infancia. 

Es el caso, por ejemplo, de Belen Sisa, una dreamer argentina de 23 años, residente en Arizona. Sisa llegó a EEUU con seis años de la mano de sus padres, que buscaban un futuro mejor para su hija.  

“Nunca entendí lo que significaba ser indocumentada hasta que empecé la Secundaria, tuve que sacarme el permiso de conducir, cuando llegó la hora de buscar el primer empleo o de empezar a rellenar los formularios de entrada a la Universidad,” explica Sisa en una entrevista reciente con la revista Forbes. El simple hecho de no tener un número de Seguridad Social ha complicado mucho las cosas a esta universitaria argentina, que observa con frustración cómo algunas empresas han mostrado su deseo de contratarla, pero se echan para atrás por miedo a tener problemas con la administración Trump. 

Según un informe realizado por la Universidad de California en San Diego, el National Inmigration Law Center y la ong United We Dream, el 42.5% de los beneficiarios del DACA lograron encontrar su primer empleo el año pasado, y un 62.% consiguieron un trabajo mejor pagado y mejorar su situación financiera.  Las cifras amenazan con ir a peor este año si Trump sigue adelante con su política anti-immigración. Las recientes detenciones de 'Dreamers" coincidien en que los agentes del ICE se aferraron al pretexto de que los detenidos habían cometido crímenes menores - como una infracción de tráfico - para reservarse el derecho de no renvovarles la subscripción al programa DACA. 

Ante a falta de oportunidades de empleo o el miedo a no poder regualizar a largo plazo su situación legal, muchos millennials indocumentados han decidido abandonar el país por completo para buscar mejores oportunidades. La revista Forbes reporta también el caso de David Cruz, quien emigró de México cuando tenía 17 años. Este científico en potencia estudió química y biología molecular en la Universidad de California, Santa Cruz, entró en un programa de maestría en la Universidad Estatal de San Francisco, y realizó una investigación en la Universidad de Stanford. Recientemente, el joven de 28 años fue aceptado para un programa de doctorado en la Universidad de Oxford en Inglaterra y ha decidido dejar a su familia en los Estados Unidos este verano para reanudar sus estudios

A Cruz le encantaría poder vovler a EEUU y trabajar cerca de su familia, pero no es muy optimista. “Mi casa está aquí”, dice a Forbes. “El problema es que regresar a este país en condición de inmigrante indocumentado complica mucho las cosas.” 

00:00 / 00:00
Ads destiny link