LIVE STREAMING
Bandera de Honduras pintada en una pared de ladrillos
Las disputas entre personajes políticos se dan a pocos días del inicio de un nuevo gobierno. Foto: Pixabay. 

Crisis Honduras: 5 momentos para entender la división política actual

La primera presidenta de la historia en el país centroamericano deberá asumir su mandato el próximo 27 de enero en medio de una crisis política en el Congreso.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

"Soy la guagua 47"

Junio 25, 2022

Latinos en Silicon Valley

Junio 24, 2022

Serie original latina

Junio 23, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Ad portas de la posesión de Xiomara Castro, la primera mujer presidente de Honduras, las disputas de poder al interior de su partido hacen que los pronósticos para el inicio de su administración no sean los más alentadores. 

Y es que este escenario, en creciente ebullición, no se presenta solo como producto de un ataque de un partido opositor, como podría esperarse, sino que por el contrario se da al interior de la coalición que recién acaba de hacerse con las elecciones presidenciales en el país centroamericano. 

El control del Congreso Nacional es la causa de la confrontación entre dos juntas directivas que se disputan la legalidad de su poder y que dejan a su nación en medio de una nueva crisis política, la cual marcará el inicio del gobierno de Castro. 

¿Por qué se genera esta crisis?

1. La falta de consenso al interior del Partido Libertad y Refundación - Libre - llevó a un altercado que no se resolvió de manera civilizada. Agresiones físicas en el Congreso, así como protestas en las calles de Tegucigalpa, marcaron el inicio de una división en la coalición de gobierno que sienta un negativo precedente de cara al regreso de la izquierda al poder en Honduras.

2. Con la elección de una Junta Directiva provisional, que no contaba con el apoyo de la presidenta electa, los diputados de Libre hicieron caso omiso a un pacto preexistente entre Castro y el Partido Salvador de Honduras, PSH.

Como presidente del Congreso, por un bando, se eligió el pasado domingo a Jorge Cálix, miembro del partido de gobierno; por su parte, la otra facción del Libre, se unió con representantes del PSH y conformaron otra Junta presidida por Luis Redondo, miembro de este último partido.

3. A pesar del reciente triunfo para la presidencia de Castro, su partido solo se hizo con 50 lugares, los cuales, sumados a 10 que alcanzó el PSH, no fueron suficientes para darle la mayoría y así poder hacer valer el pacto entre los dos grupos. 

El acuerdo preelectoral entre el Libre y el PSH tenía como objetivo garantizarle al director de este último, Salvador Nasralla, la vicepresidencia de Honduras y la potestad de elegir al director del Congreso, en caso de no presentarse a las elecciones presidenciales.

Al sentir que no los tuvieron en cuenta en este acuerdo, varios miembros del Libre manifestaron su descontento públicamente y prefirieron no asistir a una reunión convocada por la presidenta antes de la votación en el Congreso. 

4. Son 20 los diputados del partido de gobierno que se unieron a 44 del Partido Nacional, sumando a las minorías, para apoyar la Junta Directiva encabezada por Cálix. Ante esto, la presidenta y las directivas del Libre decidieron expulsar a 18 de los 20 legisladores, luego de que solo dos de ellos decidieran retractarse. 

Castro ha calificado de traidores a los congresistas y los ha señalado de venderse al partido que ha gobernado con corrupción su país durante los últimos 12 años. Asimismo, aseguró que haría su juramentación, que se llevará a cabo el próximo 27 de enero, frente a una jueza y no ante Cálix, al tiempo invitó a Redondo a los actos protocolarios. 

5. La polémica sigue escalando y amenaza con una crisis institucional en Honduras, especialmente por la minoría con la que cuenta la presidenta. Mientras por un lado, el diputado Luis Redondo tomó posesión en el edificio oficial de la entidad, por el otro, Jorge Cálix y su grupo de opositores lo hicieron a través de una videollamada.

A Redondo lo acompañaron diputados suplentes y sustitutos de los expulsados, mientras que al menos 70, de los 128 disponibles, se unieron virtualmente a Cálix. 

Quienes apoyan a Cálix, lo hacen argumentando que el Congreso debe ser liderado por Libre, asegurando que el nuevo Parlamento no debe tener ni injerencias ni imposiciones que impidan que se cumpla la agenda legislativa. A su vez, quienes están del lado de Redondo consideran que respetar el pacto con el PSH asegura la gobernabilidad del país. 

Así compartió Redondo la publicación de La Gaceta (documento oficial del Congreso) en la que se le ratifica como presidente del Congreso Nacional.

00:00 / 00:00
Ads destiny link