LIVE STREAMING
Taylor Tuck
Taylor Tuck fue uno de los muchos asistentes a la feria profesional de veteranos celebrada el 17 de noviembre. Vídeo: Kianni Figuereo/AL DÍA News.

Los veteranos de Filadelfia buscan en los oficios una carrera después del servicio

AL DÍA asistió hace unas semanas a una feria laboral para veteranos en la que participaron la mayoría de los sindicatos locales de la ciudad.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Lebanon recauda fondos

Todo sigue igual

'Somos 26'

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Cuando Taylor Tuck dejó el ejército al cabo de un año, regresó a su Filadelfia occidental natal y empezó a trabajar en el comercio minorista mientras resolvía sus próximos pasos.

Para veteranos como Tuck, esa siguiente fase profesional puede ser un proceso difícil, además de intentar reintegrarse en la sociedad normal tras la vida regimentada del ejército. En el ejército, Tuck era cocinera, y eso implicaba levantarse antes que los demás para preparar la comida para entre 400 y 500 soldados.

Eso dista mucho de su rutina actual, pero son esos madrugones y la disciplina de un horario militar lo que la convierten en una candidata perfecta para los oficios, según muchos líderes sindicales con los que AL DÍA habló el 17 de noviembre. Estaban presentes en una feria laboral dirigida a veteranos, celebrada en el Centro de Formación de Obreros de la calle North Broad.

"Nuestros contratistas, cuando te contratan, quieren que llegues a tiempo", dijo Tom Redden, secretario-tesorero financiero del Local 420 de Steamfitters. "La gente que sale de los servicios, tiene esa experiencia... Sabes que van a estar ahí y sabes que van a hacer el trabajo".

El sueldo tampoco está nada mal, sobre todo comparado con el de los militares.

Ese fue también uno de los principales atractivos para Jerry Golden, instalador de vapor, que ahora trabaja como oficial en una empresa contratista de West Chester. Fue infante de marina durante ocho años, hizo varias misiones en Afganistán y ascendió a sargento de pelotón, supervisando a otros 52 soldados. 

"Mi sueldo era mucho menor de lo que gano ahora", afirma Golden.

Redden también se hizo eco de este sentimiento.

"No hay muchos trabajos ahí fuera para que alguien que no se graduó en la universidad gane el dinero que ganamos nosotros", dijo. "Podrán mantener a sus hijos y a sus familias".

Pero, ¿por dónde empiezan más allá de ir a una feria?

Para eso, necesitan conocer a gente como Dan Breslin. Es director regional de Helmets to Hardhats, un veterano programa fundado en 2003 por el sindicato International Building Trades Union. En aquel momento, las tasas de desempleo de los veteranos que volvían a casa de las guerras de Afganistán e Irak oscilaban entre el 16% y el 18%. 

La solución fue poner en contacto a muchos de esos veteranos con programas de aprendizaje en diversos oficios. Breslin calificó los programas de "otra forma de universidad". Obtienen créditos a medida que aprenden más habilidades en el trabajo -mientras se les paga con prestaciones- y se gradúan sin deudas.

Al final, "van a tener una habilidad que podrán utilizar el resto de su vida para ganarse bien la vida", dijo Breslin.

Algunos sindicatos también tienen sus propios programas dirigidos a los veteranos. Los Steamfitters tienen el programa Veterans in Plumbing (VIP), que se desarrolla en algunas bases de todo el país.

Otros, como el Sindicato Internacional de Marinos, ofrecen una estructura militar muy similar tanto en su programa de aprendizaje como en el trabajo regular, lo que facilita la transición a los que salen del servicio. 

Los marinos suelen trabajar en contratos militares, pero también ayudan en el transporte de mercancías por mar. Debido a que su trabajo tiene lugar principalmente a bordo de buques de transporte en mar abierto, existe un nivel de disciplina que debe inculcarse a los futuros miembros del sindicato.

"Al ser marinos mercantes, creo que es un paralelismo cercano al trabajo militar", afirma Andre MacCray, director de seguridad y patrullero del Sindicato de Marinos. "En ese sentido, es casi como no irse". 

En la feria es también donde AL DÍA conoció a Tuck. La idea de dedicarse a un oficio le vino de su tío, que instala paneles de yeso y también es albañil. Como posible oficio, Tuck mencionó la carpintería como el que más le llamó la atención durante su recorrido inicial por la feria, pero todos los oficios eran importantes para ella, independientemente de su especialización.

"Es muy importante contar con obreros", dijo Tuck. "Son los mismos que construyeron los edificios en los que estamos, y necesitamos más gente como ellos".