LIVE STREAMING
Retired Colonel James "Jim" Saenz served in the army for 30 years. Photo: Getty Images 
El coronel retirado James "Jim" Sáenz sirvió en el ejército durante 30 años. Foto: Getty Images

Los latinos representan el 17% de todos los miembros militares alistados, pero sólo el 8% en el liderazgo. ¿Cómo puede cambiar esto?

El coronel James "Jim" Sáenz, de la HVLA, comenta la infrarrepresentación de los hispanos en el ejército y ofrece soluciones.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Apoyando sueños en STEM

Febrero 02, 2023

La Justicia

Febrero 02, 2023

Acceso a agua limpia

Febrero 01, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El presidente Joe Biden prometió tener un gabinete que "se parezca a Estados Unidos", y de los jefes de los 15 departamentos federales, cuatro de ellos son latinos. 

Sólo cuatro departamentos en la historia del país no han sido dirigidos por un latino, pero dos de ellos están relacionados con miembros del servicio estadounidense. Se trata de los Departamentos de Defensa y de Asuntos de los Veteranos. 

Esto se debe en parte a que, aunque los hispanos representan casi una quinta parte de la población estadounidense, apenas ocupan puestos de alto rango en el ejército. 

La infrarrepresentación de los hispanos en el ejército es un problema que viene de lejos y AL DÍA habló recientemente con un experto en la materia. 

El coronel James "Jim" Sáenz se retiró del ejército en 2017 después de servir en el ejército de Estados Unidos durante 30 años. Su experiencia operativa le ha llevado por todo el mundo, desde la Operación Tormenta del Desierto en la Guerra del Golfo hasta formar parte de misiones antinarcóticos en Centroamérica. 

Este nativo de Los Ángeles se ha unido recientemente a la Hispanic Veterans Leadership Alliance (HVLA) como director ejecutivo. 

Sáenz dice que trabaja con los líderes de todas las ramas de los servicios para abogar por la representación adecuada y proporcional de los hispanos en todos los rangos del servicio, pero especialmente en los niveles superiores. 

Dio una visión general de la gravedad de las disparidades en el ejército. 

"Los hispanos reseprentan alrededor del 17% de la población alistada, lo que está a la par de lo que creemos que es la población dentro de los Estados Unidos. Sin embargo, durante mucho tiempo, los latinos sólo han sido el 8% del cuerpo de oficiales, el 8% de los empleados civiles en el Departamento de Defensa y sólo el 1% en el nivel de oficiales generales y almirantes", dijo Sáenz. 

HVLA cree que la demografía de los que sirven debería ser consistente con la demografía de los líderes. 

Otras razas no soportan el mismo nivel de infrarrepresentación que sufren los hispanos. 

Según datos del Servicio de Investigación del Congreso, los afroamericanos representan el 13,7% de la población estadounidense de entre 18 y 64 años, y sin embargo constituyen casi el 17% de todos los miembros alistados y el 8% de los oficiales generales. 

Biden también hizo historia este año al nominar al primer afroamericano para ser Secretario de Defensa, Lloyd Austin III. El general de cuatro estrellas fue confirmado por una votación de 93 a 2. 

Las estadísticas actuales hacen que el directivo de la HVLA sea reacio a apoyar métodos como el servicio militar obligatorio para mejorar estas cifras, ya que a nivel de entrada, los militares son bastante representativos de todas las razas y etnias del país. 

Para él, lo más importante es ascender en el escalafón. 

"Me gustaría pensar que podemos inspirar a nuestros jóvenes lo suficiente como para que quieran hacerlo por su cuenta sin tener que hacerlo obligatorio... Tenemos que hacer un mejor trabajo para mostrar a la comunidad latina que hay oportunidades para crecer como persona o profesional a través de las fuerzas armadas y oportunidades para avanzar a los niveles más altos del ejército", dijo Sáenz. 

Continuó diciendo que la falta de líderes latinos hace que muchos se salgan en el nivel medio porque no ven un futuro para sí mismos en la posición.  

Sáenz explicó que el Departamento de Defensa cree que hay una lucha para reclutar a los miembros latinos, pero considera que la retención es el principal motor de las bajas cifras que se mencionaron anteriormente. 

Con la decisión de la actual administración de retirar todas las tropas de Afganistán para el 11 de septiembre de 2021, 20 años después del inicio del conflicto, el coronel retirado ve una apertura para promover la misión de su grupo. 

"Tal vez haya una oportunidad para que ayudemos al Departamento de Defensa a reenfocar algunos programas de tutoría, programas de desarrollo profesional, algunas iniciativas de retención para ayudarles a desarrollar la comunidad latina dentro del ejército y ayudarla a crecer", expresó. 

La presencia de Estados Unidos en Afganistán durante las dos últimas décadas ha costado a los contribuyentes del país casi un billón de dólares, según un estudio de la Universidad de Brown

Ahora los fondos pueden utilizarse para garantizar que el ejército sea más inclusivo en su proceso de selección y para invertir más en el reclutamiento de las comunidades hispanas. 

Parte del argumento de venta para alistar a personas de todos los orígenes podría ser destacar las habilidades que alguien podría adquirir a través del ejército y que son transferibles al mundo civil. 

Sáenz compartió una anécdota sobre la formación militar de profesionales cualificados que prepara para cualquier camino que decidan tomar. 

"Tenemos médicos maravillosamente formados, probablemente mejores que cualquier paramédico, pero no tenían la cualificación de paramédico. Los formamos y certificamos dentro del ejército a un nivel superior, pero cuando llegó el momento de salir, eso no se transfirió a las credenciales civiles. Ahora, les hacemos obtener la certificación civil sin dejar de formarlos a un alto nivel", dijo. 

Veteranos deportados

Muchos pensarían que servir en el ejército es una de las cosas más americanas que alguien puede hacer porque está defendiendo los colores de la bandera. 

A pesar de ello, ha habido veteranos deportados a su país de origen que ahora se sienten traicionados por el país por el que lucharon. 

La HVLA se ha asociado con la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) para abordar estos desafortunados casos. 

En la mayoría de las circunstancias, estos veteranos no fueron deportados sin razón, sino que puede haber sido debido a problemas legales en los que se metieron como resultado de actuar sobre el TEPT u otro trastorno de salud mental que desarrollaron durante su servicio. 

Sáenz expresó lo que espera que los esfuerzos combinados de ambas organizaciones puedan lograr.

"Ciertamente queremos apoyar y ayudar a los veteranos que han sido deportados haciendo que los militares vuelvan a examinar esos casos... teniendo un esfuerzo consistente para ayudar a aquellos que trajimos para servir a nuestra nación con tarjetas verdes se conviertan en ciudadanos antes de que dejen el ejército", dijo. 

En la mayoría de los casos, estos veteranos deportados dejaron atrás a toda su familia y, si son detenidos tras volver a entrar en el país de forma ilegal, podrían enfrentarse a una deportación de por vida. 

Confían en que grupos de Estados Unidos presionen por ellos en Washington D.C. para que puedan volver a ver a sus familias y regresar al país en el que sirvieron.  

00:00 / 00:00
Ads destiny link