LIVE STREAMING
Cid Wilson, President & CEO of HACR talking to attendees at the 2019 HACR Symposium. Photo: Keyvan Antonio Heydari
El presidente y CEO de HACR, Cid Wilson, con un asistente al Simposio HACR en Miami. Foto: Keyvan Antonio Heydari

Se necesitan más hispanos en los consejos de administración

Un simposio prepara a los hispanos para desempeñar roles de liderazgo en las empresas.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Impulsando a las latinas

Septiembre 29, 2022

Respaldo a líderes latinos

Septiembre 29, 2022

Protegiendo la música latina

Septiembre 29, 2022

Diversidad e inclusión

Septiembre 29, 2022

Departamentos de RH diversos

Septiembre 28, 2022

Una charla con Mónica Díaz

Septiembre 28, 2022

Empoderando líderes latinos

Septiembre 26, 2022

Contra la injusticia racial

Septiembre 26, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

La pasada semana, Lucy Pinto tomó un descanso de su trabajo en Google para sumergirse en una conferencia sobre el desarrollo de liderazgo para los hispanos más sobresalientes en el ámbito empresarial. Salió de ella con nuevas destrezas y una sólida red de latinas de alto rendimiento para ayudarle a seguir con su carrera empresarial.

Pinto dijo que le emociona que una de esas latinas sea directora ejecutiva en una de las empresas conocidas como Big Four (las cuatro empresas internacionales de servicios contables y profesionales) y alguien a quien espera emular.  

“Conocí a tantas latinas poderosas”, cuenta Pinto, una de las 400 personas que asistieron al Simposio anual sobre Responsabilidad Social de la Asociación Hispana (HACR por sus siglas en inglés) en el J.W. Marriott Marquis del centro de Miami.

Otros puntos destacados del simposio incluyeron una conversación con Rosie G. Rios, la tesorera número 43 del país, quien actualmente es profesora visitante en el Radcliffe Institute for Advanced Study en la Universidad de Harvard; el papel de la educación superior para ayudar a preparar a los latino a ser miembros de consejos administrativos; y varios desayunos y reuniones de networking n los que solo se pudo participar mediante invitación.

Una sesión ejecutiva con La Honorable Rosie G. Rios, 43a Tesorera de lose Estados Unidos, durante el simpsosio HACR de 2019. Foto: Keyvan Antonio Heydari. 

“Los paneles estuvieron bien, pero siento que lo que más aprendí fue de otras latinos que asistieron”, dijo PInto. “Algunas de nosotras tenemos planes de tomar un café, para aprender más sobre nuestras experiencias en el terreno corporativo”.   

Pinto, que trabaja como gerente de un programa de sistemas y diseño de diversidad en Google, fue escogida para participar en el programa Young Corporate Achievers del HACR, un esfuerzo de desarrollo de liderazgo. Y espera que sus jefes consideren su participación en el simposio de HACR como una inversión sólida en el futuro de ambos.

Aún queda por ver si será suficiente para impulsar a Pinto, quien define su puesto en LinkedIn como “el trabajo en las iniciativas que invierten en comunidades que están subrepresentadas en línea para explotar su potencial y dirigir el impacto en los resultados dentro de los niveles superiores del mundo empresarial”.

Ser miembro del consejo administrativo de una empresa de Fortune 100 o 500 es un objetivo difícil de lograr para muchos hispanos, así como para otros grupos minoritarios y mujeres.

Según un informe publicado el año pasado y sobre el que se conversó durante el simposio de HACR, las latinas solo ocupan un dos por ciento de los puestos en los consejos de administración y un cuatro por ciento de los cargos ejecutivos en las empresas Fortune 100. Y solo un uno por ciento de los CEOs son latinas.

Todo ello pese a que las latinas son el sector de más rápido crecimiento en el mercado empresarial y las principales responsables de la toma de decisiones en sus hogares, según HACR, que está poniendo en marcha un proyecto de investigación de un año para establecer los obstáculos que enfrentan las latinas a la hora de asegurar un puesto en los consejos administrativos.

Quienes lograr llegar hasta arriba están bajo la mirada del microscopio y cada paso que dan es escudriñado. A principios de este año, Geisha Williams, la primera y única latina que ocupa el puesto de CEO de una empresa Fortune 500, se retiró como líder de Pacific Gas & Electric (PG&E), una empresa de servicios públicos, propiedad de inversores, ante las acusaciones que vinculaban a la empresa con los incendios forestales. Williams, una mujer de negocios cubanoestadounidense se convirtió en CEO y presidenta en 2017.

LA REALIDAD EN CIFRAS
El informe ‘Missing Pieces Report: The 2018 Board Diversity Census of Women and Minorities on Fortune 500 Boards", publicado por la Alliance for Board Diversity (Alianza en favor de la diversidad en los consejos -ABD por sus siglas en inglés), un grupo de organizaciones, entre las que se encuentra HACR, ofrece opiniones diversas.

Las buenas noticias: desde el 2012, el número de compañías Fortune 500 con una diversidad mayor al 40 por ciento se ha duplicado. Además, las mujeres afroamericanas y las asiáticas/isleñas del pacífico constituyeron el aumento porcentual más grande en puestos en los consejos que ocuparon tanto en las empresas Fortune 100 como Fortune 500.   

La ABD estableció una meta para que el 40 por ciento de todos los puestos fueron ocupados por mujeres y/o personas de grupos minoritarios en las compañías Fortune 500 para el 2020. A este ritmo, dicen que la meta será alcanzada en el 2024.

Las noticias para los hispanos
Entre el 2016 y el 2018, los hombres hispanos llegaron a ocupar tres puestos en los consejos de las empresas Fortune 100, para un total de 40, y 21 puestos más en los consejos de las empresas Fortune 500, para un total de 147.
  • El setenta por ciento o cerca de 350 empresas Fortune 500 no contaban con un hispano en su consejo.
  • Solo un dos por ciento o 10 CEOs de empresas Fortune 500 son de ascendencia hispana.
  • Solo un cuatro por ciento de las empresas Fortune 500 contaban con dos hispanos en su consejo.

​​​​​​​Otro motivo por el cual las latinas necesitan estar representadas en los niveles más altos, dicen los defensores, es que entre el 2016 y el 2026 se prevé que las mujeres hispanas tendrán el mayor incremento porcentual en la fuerza laboral entre todas las mujeres, según Catalyst, una organización sin fines de lucro que trabaja con CEOs y empresas “para crear lugares de trabajo que funcionan para las mujeres” y es miembro de la ABD.

Cid Wilson, presidente y CEO de HACR, hizo un llamamiento para que los líderes participantes en el simposio aboguen por sus homólogos hispanos. Y mencionó que cuando conoce a otros CEOs y líderes importantes, los educa sobre la dinámica de la comunidad hispana y el poder que podrían ejercer.

“Les digo todo el tiempo que la diversidad e inclusión es una mejor estrategia que la globalización”, dijo Wilson. “Este es el momento para que las comunidades hispanas se levanten y digan aquí estamos y necesitamos estar en esos consejos”.

Tres CEOs se pronuncian
El simposio de HACR concluyó con una mesa redonda en la que participaron tres CEOs: Arnold W. Donald de Carnival Corporation, Jo Ann Jenkins de AARP, y Tim Ryan de PwC.

Donald, quien dirige una empresa de más de 120.000 empleados, le dijo al público que la manera más segura de aumentar el número de las personas de minorías y de mujeres en los consejos de administración sería que los líderes empresariales sencillamente “lo asimilen”.

“Es necesario ser intencional y deliberado”, dijo Donald. “Hay que decir que esto es importante para mi empresa”.

Donald, uno de los pocos CEOs afroamericanos que dirige una compañía Fortune 500, aseguró que se deben dar a la diversidad e inclusión la misma prioridad que se da a hacer dinero.

“Ninguno dice ‘bueno, vamos a pensar sobre sacar alguna ganancia’”, dijo. “Sencillamente lo hace”.

Así, exhortó a los miembros del consejo subrepresentados a que ayuden a traer sangre nueva a sus organizaciones en vez de aceptar más y más nombramientos.

El ‘Missing Pieces Report’ señaló que las “tasas de recirculación” —la tasa en que las personas individuales sirven en más de un consejo— aumentaron para muchos grupos minoritarios entre 2016 y 2018. Las mujeres hispanas/latinas y las mujeres afroamericanas tuvieron tasas de recirculación de 1,36 y 1,39, respectivamente.

En contraposición, los hombres blancos tuvieron una tasa de recirculación de 1,19.

Pinto dijo que la mesa redonda de los CEOs fue una señal de que “más y más ejecutivos del nivel “C-suite” (término utilizado para describir a los ejecutivos y directores corporativos) están interesados en acercarse a nuestra comunidad dado el poder colectivo económico que tenemos”.

Y agregó que “esta es una oportunidad que nuestra comunidad puede aprovechar”.

El consultor Jose Pinero ha trabajado en ambos lados de la historia, capacitando a los hispanos sobre cómo salir adelante y ayudando a las empresas a que se diversifiquen. Pinero, propietario de The Cultivation Company, ha trabajado con empresas Fortune 100 y 500 que incluyen a Amazon, Google, Facebook y Microsoft sobre la mejor manera de adoptar la inclusión.

“Necesitamos tener gente en los consejos que entienda nuestra historia, nuestros valores y nuestra manera de pensar”, dijo Pinero, señalando que los hispanos eventualmente conformarán un tercio de la población estadounidense.

Las empresas que ignoran la voz latina sencillamente ignoran el resultado final, dijo. Los informes publicados sitúan el poder adquisitivo hispano en 1.700 millones de dólares.

Al mismo tiempo, los hispanos necesitan ser conscientes y establecer expectativas más altas para sí mismos, dijo Pinero. También necesitan adaptarse sin perder su identidad hispana. “No funciona si ocultamos quiénes somos para ser exitosos” dijo PInero.   

Aunque no asistió al simposio de HACR, Pinero dijo que organizaciones como HACR necesitan continuar abogando por una mejor representación en los consejos de administración y preparar a los hispanos para que ocupen estos puestos de alto perfil

“Tenemos que seguir desafiando los límites”, dijo.

00:00 / 00:00
Ads destiny link