LIVE STREAMING
An at home caregiver assists an elderly man in standing as he gets out of bed.
Foto: Getty Images.

Un nuevo informe de AARP destaca el valor de los cuidadores familiares y cómo apoyarlos

En su serie de informes "Valuing the Invaluable", AARP ha publicado datos sobre los cuidadores en EE.UU., incluida información sobre cómo afecta a los latinos.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

50 años de defensa

Noviembre 08, 2023

Ayudando a las comunidades

Septiembre 29, 2023

Buscando hogares para todos

Septiembre 28, 2023

Reunión de líderes hispanos

Septiembre 28, 2023

L'ATTITUDE está en marcha

Septiembre 27, 2023

Líderes de la economía en EU

Septiembre 27, 2023

Elevando negocios diversos

Septiembre 26, 2023

Anuncio de la SBA

Septiembre 20, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Para muchos, compaginar un trabajo a tiempo completo, la educación de los hijos y el cuidado de los padres ancianos forma parte de su vida cotidiana. Pero si damos un paso atrás, podemos hacernos una idea completa del impacto que tienen estas personas, cuáles son sus luchas particulares y qué se está haciendo para apoyarlas.

En un nuevo informe publicado por la AARP, los investigadores analizan a los cuidadores familiares del país: aquellos que prestan cuidados a familiares mayores sin recibir remuneración alguna.

Titulado "Valuing the Invaluable 2023", el informe analiza los cuidados que se prestan unos familiares a otros, cómo repercute en ellos, en la economía y qué se puede hacer para atender sus necesidades.

Para traducir el trabajo realizado por estos cuidadores en un valor económico, los 38 millones de cuidadores familiares del país producen efectivamente 600.000 millones de dólares en valor a través de su trabajo, con un total de 36.000 millones de horas trabajadas, con un valor medio de 16,79 dólares la hora como; este año el valor del trabajo producido aumenta en 130.000 millones de dólares respecto al año pasado.

"Los cuidadores familiares son la columna vertebral de los cuidados de larga duración en este país", afirmó Susan Reinhard, una de las autoras principales del informe y vicepresidenta senior del Instituto de Políticas Públicas de AARP, en un comunicado.

Los datos de AARP estiman que en 2034 los adultos mayores de 65 años superarán en número a los menores de 18 por primera vez en la historia del país.

La "generación sándwich

A medida que aumenta el número de personas mayores que reciben cuidados en Estados Unidos, muchos de estos cuidadores conviven con hijos o nietos al mismo tiempo que prestan cuidados a ambos grupos.

La generación que desempeña este doble papel de cuidador ha recibido el nombre de "generación sándwich", por encontrarse en medio de las dos generaciones que necesitan cuidados. Sin embargo, a menudo son ellos los que tienen que gestionar solos todo el proceso sanitario.

"La atención que prestan es inestimable para quienes la reciben. Pero no se trata sólo de un problema familiar: afecta a las comunidades, a los empresarios y a nuestros sistemas sanitarios y de cuidados de larga duración", afirmó Reinhard.

Para dar a conocer los programas disponibles y saber si un cuidador podría optar a las ayudas que ofrecen, AARP ha estado llegando a través de las redes sociales, buscando publicaciones de la comunidad como salida para conectar con los necesitados.

Otros métodos incluyen reuniones virtuales y seminarios web, y la planificación de campañas de divulgación culturalmente adaptadas a las distintas comunidades.

En el caso de las familias multiculturales, cada vez es más necesario que los cuidadores comprendan las diferencias culturales específicas y las necesidades de apoyo propias de cada cultura.

Entre los cuidadores latinos, eran de media más jóvenes que otros grupos demográficos. En el caso de los cuidadores negros, tendían a ser los que menos asistencia sanitaria remunerada recibían.

Los asiático-estadounidenses declararon que eran libres de dejar que otra persona se ocupara de los cuidados, pero que no tenían más remedio que hacerlo ellos mismos; los cuidadores LGBTQ eran los que se sentían más aislados y tensos mientras prestaban cuidados.

Debido a la pandemia, el personal de atención directa experimentó una escasez, lo que empujó a las familias a proporcionar ellos mismos los cuidados.

Estos cuidados van desde el simple transporte y la asistencia, hasta la navegación por el sector sanitario y la prestación de cuidados médicos complejos, como la asistencia intravenosa o la medicación múltiple.

Para el 61% de los cuidadores, este nivel extra de atención es otra responsabilidad añadida a su trabajo a tiempo completo. Al cuidar de sus familias, corren el riesgo de perder ingresos, oportunidades profesionales y ahorros, lo que se traduce en menores prestaciones de la Seguridad Social y de jubilación.

Después del análisis

A medida que AARP ha ido recopilando y analizando esta información, ha creado una lista de recomendaciones para que la política y los legisladores las promulguen con el fin de ayudar a aliviar las cargas que soportan los cuidadores.

La primera se refiere a la Estrategia Nacional de Apoyo a los Cuidadores Familiares, un plan creado para apoyar a los cuidadores familiares, independientemente de la edad del receptor de los cuidados, que abarca múltiples segmentos vitales de los cuidados, como la atención sanitaria, el apoyo social y los factores económicos.

Este plan detalla las acciones que pueden llevarse a cabo en todos los niveles de gobierno y en el sector privado, tanto las que están actualmente en marcha como las que aún no han sido promulgadas, enumerando los pasos necesarios para alcanzar los objetivos y resultados esbozados en la Estrategia Nacional.

AARP también aconseja que, a medida que se promulgue la Estrategia Nacional, se tomen medidas para garantizar que todos los programas financiados con fondos públicos y los servicios de apoyo a los cuidadores tengan en cuenta las diversas necesidades de los cuidadores de diferentes culturas.

La segunda es aliviar la carga financiera que soportan los cuidadores mediante ayudas económicas y desgravaciones fiscales federales o estatales. Además, estos responsables políticos deberían determinar qué reformas, en su caso, y proteger y mejorar las prestaciones de la Seguridad Social para los cuidadores, y promulgarlas.

La última recomendación de AARP para los responsables políticos es el refuerzo de la Ley federal de Licencia Familiar y Médica (FMLA, por sus siglas en inglés), que permite a los empleados disfrutar de una licencia no remunerada y protegida por el puesto de trabajo si tienen un motivo familiar o médico específico. 

Esta ampliación incluiría también las FMLA a nivel estatal; actualmente sólo 11 estados tienen políticas de días pagados.

Además, la AARP pide a los responsables políticos que amplíen las protecciones para que se apliquen a todos los lugares de trabajo y a los cuidadores primarios, incluidos los que cuidan de familiares y amigos de toda la vida, ya que actualmente sólo pueden beneficiarse de una FMLA los empleados que cumplen los requisitos y trabajan para empresas cubiertas.

Además, instan a los responsables políticos a garantizar que estos días de ausencia del trabajo sean remunerados, lo que permitiría a las familias con menos ingresos permitirse tomarse el tiempo necesario para prestar cuidados.

"Debemos tratar a los cuidadores familiares como el valioso recurso que son, proporcionándoles el apoyo que necesitan para cuidar de sus seres queridos al tiempo que se cuidan a sí mismos", concluyó Reinhard.

00:00 / 00:00
Ads destiny link