LIVE STREAMING
Carlos Ardila Lülle fue protagonista en la vida de los colombianos en los últimos 50 años. Su organización empresarial tiene presencia en sectores clave de la economía y una gran incidencia en la vida política de Colombia. Falleció este viernes a los 91 años.
Carlos Ardila Lülle fue protagonista en la vida de Colombia en los últimos 50 años. Su organización empresarial tiene presencia en sectores clave de la economía y una gran incidencia en la vida política colombiana. Falleció este viernes a los 91 años…

Carlos Ardila Lülle, el poder del poder

El industrial colombiano murió este viernes a los 91 años. Construyó un grupo empresarial con presencia en distintos sectores. Medios de comunicación y bebidas…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Preparadas para el éxito

Noviembre 25, 2022

Educación Musical Juvenil

Noviembre 24, 2022

Por unas fiestas más verdes

Noviembre 24, 2022

Proyectos de sostenibilidad

Noviembre 23, 2022

Apoyo justo a tiempo

Noviembre 23, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El primer paso que dio el colombiano Carlos Ardila Lülle fue meterse al negocio de las bebidas siendo muy joven. Primero trabajó con en la pequeña fábrica de gaseosas de su suegro, en donde innovó con un sabor de manzana, que impactó el mercado. Finalmente, compró esa empresa y fue haciéndose dueño de un mercado muy rentable.

Desde allí construyó una poderosa organización empresarial que suma más de 70 empresas en varios sectores de la economía. Incluso, para tener el control del proceso de producción de las bebidas, entró al negocio de la producción azucarera.

La trascendencia de Ardila llegó a tener una fuerte incidencia en la opinión pública. No en vano, la organización empresarial que lleva su nombre es dueña de RCN Televisión y RCN Radio, marcas tradicionales de medios de comunicación con presencia en el amplio territorio colombiano, de canal deportivo Win Sport y del diario económico La República.

Hace muchos años Ardila dejó de aparecer en los medios, pero ha sido notoria su influencia en la vida política y económica del país. Desde el 2002, especialmente con sus canales de televisión, se convirtió en un escudero incondicional de Álvaro Uribe Vélez (presidente de Colombia entre 2002 y 2010), que incluyó la oposición al proceso de negociación y a la firma del acuerdo de paz con las FARC-EP, grupo insurgente, que puso fin a 50 años de conflicto armado con esa agrupación ilegal. Aún hoy, defiende a Uribe Vélez en procesos judiciales por manipulación de testigos y acusaciones de violaciones graves a los derechos humanos, como las 6.402 ejecuciones extrajudiciales del Ejército contra personas presentadas como guerrilleros muertos en combate, cuando en realidad no lo eran.

Ardila Lülle nació en Bucaramanga, ciudad del nororiente del país, en 1930. Era ingeniero civil y su primer gran incursión como empresario fue en el negocio de las gaseosas (o bebidas azucaradas) con Postobón, desde donde ha competido con Coca-Cola. Con sus productos ‘Colombiana’ y ‘Manzana Postobón’ llegó a ser el único competidor directo en el mundo de la multinacional por encima de Pepsi.

Hoy, la Organización Ardila Lülle tiene algo más de 40.000 trabajadores directos y tiene presencia, además de medios de comunicación y bebidas, en sectores como el automotor, los equipos de fútbol (es dueño de Atlético Nacional), telecomunicaciones (20 empresas, con participación, por ejemplo, en Directv), alimentos, agroindustria, textil y construcción.

Incluso, a comienzos de la década de los 90 decidió entrar en el negocio cervecero, rompiendo el monopolio de Bavaria, de su gran competidor el Grupo Santo Domingo. Su presencia en ese sector impactó fuertemente el mercado por la efectividad en el servicio al cliente. El final de esa historia es la venta de su cervecería a Bavaria.

Hace algo más de 30 años sufrió un accidente casero, que lo dejó para siempre en una silla de ruedas. La salud fue un aspecto al que le dedicó parte de su labor filantrópica. Por eso aportó al tratamiento y a la investigación del cáncer. Es el caso del Instituto de Cáncer Carlos Ardila Lülle, en Bogotá.

Ardila nunca vivió fuera del país. En estos días, el diario colombiano recordó una frase de él: “He vivido toda mi vida en Colombia, y a pesar de los riesgos de seguridad grandes que me significa tener mi residencia en este país, soy un convencido de que me debo mantener aquí, trabajar por Colombia, generar empleo, crecer con el país, transformar sueños en realidades”.

00:00 / 00:00
Ads destiny link