LIVE STREAMING
Kersy Azocar es la Presidenta y Directora General de Greenline Access Capital. Foto: Paola Vélez.
Kersy Azocar es la Presidenta y Directora General de Greenline Access Capital. Foto: Paola Vélez.

Rompe barreras para el éxito empresarial

A través de Greenline Access Capital, Kersy Azocar pretende dotar a las comunidades desfavorecidas de capital y capacidad para el progreso económico y social.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Liderando con ejemplo

Junio 21, 2023

James Beard Latinas

Junio 08, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

En sus cerca de 20 años de experiencia trabajando en Estados Unidos, Kersy Azocar se ha convertido en una pieza incondicional del sector financiero.

A lo largo de su carrera, se ha dedicado a una única misión: ayudar a los demás. Su particular trayectoria profesional la ha llevado a atender las necesidades de los empresarios emergentes y ya existentes, concretamente ayudándoles a acceder a préstamos y a crear capital. Su desempeño en el sector le ha permitido ayudar a innumerables personas y adquirir valiosas habilidades en el camino, con un impacto positivo destacable.

El año pasado Azocar decidió comenzar un nuevo capítulo de su carrera. En septiembre fundó oficialmente Greenline Access Capital, empresa de la que es presidenta y consejera delegada.

Creó la organización financiera sin ánimo de lucro con el fin de proporcionar un acceso equitativo a la resiliencia financiera y la riqueza a través del espíritu empresarial. Se trata de un planteamiento conciso y deliberado que se resume en la realidad que ella ha observado a lo largo de los años.

“Estuve trabajando con diferentes organizaciones sin ánimo de lucro de todo el país, ayudándoles en el departamento de microcréditos, y no dejaba de escuchar las mismas historias”, dijo Azocar en una entrevista con AL DÍA. “Tengo problemas, no tengo a nadie que me ayude, qué va a pasar con mi negocio, y todos estos testimonios desgarradores”, continuó.

Escuchar esas preocupaciones de los clientes hizo que Azocar quisiera hacer aún más para ayudar a esas personas y a sus comunidades. En solo un año, Greenline Access Capital ya ha cerrado 9 préstamos por un total de 62.000 dólares, ha puesto en contacto a 45 clientes con casi 3 millones de dólares en financiación, a través de subvenciones y préstamos, y ha recaudado más de 75.000 dólares.

Como institución financiera de desarrollo comunitario oficial (CDFI, por sus siglas en inglés), el objetivo es llevar financiación y recursos a las comunidades donde a menudo han faltado.

Aunque Azocar lidera la carga como presidenta y directora general de Greenline Access Capital, aprovecha cada oportunidad para delegar el crédito al equipo con el que trabaja cada día, así como a aquellos que la han ayudado a lo largo de este nuevo viaje empresarial.

Sus inicios

Azocar nació y creció en República Dominicana. Aunque se formó como ingeniera industrial, su carrera profesional se ha desarrollado en el campo de las finanzas y los negocios.

Al llegar a Estados Unidos, su primer trabajo fue en administración de empresas, campo que le permitió descubrir lo que realmente le atraía: “Oímos todas esas historias glorificadas de gestión de empresas, pero lo que no vemos a menudo es la lucha de las pequeñas empresas, que trabajan siete días a la semana, muchas horas, aisladas y con falta de recursos”.

Procedente de una familia de empresarios, Azocar ha visto de cerca algunos de esos retos, pero admite que hay diferencias entre República Dominicana y Estados Unidos en cuanto al funcionamiento.

Ha visto cómo los inmigrantes que llegan a los Estados Unidos luchan por iniciar o hacer crecer un negocio. Asimismo, cómo algunas instituciones y representantes se aprovechan de los propietarios de pequeñas empresas al cobrarles comisiones más altas o gestionando mal sus cuentas. “Me apasiona ayudar a romper ese ciclo, asegurando que nuestras pequeñas empresas tengan la ayuda que necesitan para que puedan ser mejores para sus familias y para sus comunidades”, dijo Azocar. A lo largo de su carrera, eso es lo que ha hecho y pretende seguir haciendo.

Una permanencia de 13 años y una pandemia 

Tras años viviendo y trabajando en Nueva York y Nueva Jersey, Azocar llegó a Filadelfia en el 2008 para incorporarse a FINANTA, como parte de un pequeño equipo de apenas cuatro personas. Se convertiría en la vicepresidenta senior del departamento de microcréditos, dedicada a proporcionar operaciones de financiación a las pequeñas empresas.

A lo largo de su mandato allí, Azocar ayudó a FINANTA a realizar avances que aún no se habían alcanzado en décadas anteriores. La CDFI cerró el mayor número de microcréditos de la región y se situó entre las ocho primeras del país. Además, FINANTA ayudó a proporcionar asistencia técnica, diseñar talleres, conectar a los clientes con los recursos, crear créditos y una multitud de otras cosas para ayudar a las pequeñas empresas a crecer y prosperar.

Las experiencias de Azocar allí le ayudaron a adquirir valiosas habilidades, desde organizativas hasta administrativas y numéricas. Una de las más cruciales fue la innovación, cuyo valor fue aún más considerable en el 2020. En tiempos de pandemia, FINANTA continuó con su enfoque de ir al encuentro de los clientes: “Actuamos rápidamente; creamos un programa de préstamos de emergencia que permitía a las pequeñas empresas acceder a pequeños créditos para pagar sus alquileres atrasados y cosas así”, dijo Azocar.

La gente tenía problemas, más que nunca, y, mientras el miedo se instalaba, Azocar y su equipo de FINANTA estaban allí para ayudarles a los clientes a acceder a los préstamos, solicitar subvenciones y encontrar otras vías financieras. “Fue caótico, pero vimos la realidad de las pequeñas empresas y lo poco preparadas que estaban”, señaló.

Por factores como la falta de documentación adecuada y de registros fiscales, algunos propietarios de pequeñas empresas no pudieron aprovechar la APP. Además, muchos clientes revelaron que otros proveedores no prestaban los servicios necesarios, lo que agravó la situación.

En julio del 2020, FINANTA se fusionó con Community First Fund para crear la segunda mayor CDFI de la región, que sigue teniendo como misión proporcionar financiación para que las empresas creadoras de empleo comiencen y crezcan.

Azocar permaneció en la CDFI recién fusionada durante casi un año, antes de aventurarse en un nuevo viaje.

Dueña de su propio destino

Azocar comentó que es muy feliz trabajando con pequeñas empresas, haciendo carrera de dicha iniciativa. Tras la decisión de dejar FINANTA en el 2021, llegó a la conclusión de que quería ser la dueña de su propio destino y tener la oportunidad de ser su propio jefe.

Esa mentalidad fue la que la llevó a montar su propia empresa de consultoría, siempre impulsada a hacerlo bien. “Ahora, vuelvo al mundo de las organizaciones sin ánimo de lucro, en este puesto como presidenta de Greenline”, dijo.

Kersy Azocar (centro) con el personal de Greenline, Roxanna Encarnación (izquierda), vicepresidenta de préstamos a empresas, y Gleidys Arias (derecha), directora del programa. Foto de cortesía.
Kersy Azocar (centro) con el personal de Greenline, Roxanna Encarnación (izquierda), vicepresidenta de préstamos a empresas, y Gleidys Arias (derecha), directora del programa. Foto de cortesía.

El viaje empresarial puede ser desalentador para muchos, pero para Azocar su impulso la ha mantenido centrada y decidida: “Creo que estaba muy motivada porque sabía que este tipo de organización era necesaria en la comunidad”, dijo.

Contra discriminación y prejuicios

Greenline Access Capital es una empresa de propiedad latina, y, como tal, Azocar conoce muy bien las disparidades que los propietarios de pequeñas empresas diversas deben enfrentar, ya que han sufrido discriminación y prejuicios en carne propia.

Para muchos, estas experiencias suelen conducir a una falta de confianza en las instituciones financieras, lo que puede tener un efecto negativo. Así, Azocar dirige su empresa con un ingrediente clave: el respeto. Cree que la confianza y el respeto van de la mano. Si ella trata a sus clientes con respeto, con el tiempo ese cliente la respetará a ella y a la institución: “Siempre le digo a la gente: ‘Lo valoramos como cliente, así que siempre miramos lo que sea mejor para usted’”, subrayó.

Mientras que las oportunidades de financiación han sido históricamente inexistentes para muchos propietarios de pequeñas empresas de diversa índole, Greenline quiere ofrecer más de esas oportunidades. Hasta la fecha, ha atendido a más de 100 clientes, de los cuales el 90 % son latinos, el 7 % son negros y el 3 % son asiáticos. “No se trata de ayudar solo a los latinos porque soy latina”, dijo Azocar. “Voy a ayudar a cualquiera que necesite nuestro servicio porque cuando los negocios crecen, es bueno para mi negocio y para nuestra comunidad”, agregó.

Una colaboración

Filadelfia cuenta con una docena de CDFI que trabajan para fomentar el acceso al capital por parte de diversos propietarios de negocios. Mientras Greenline se suma a este grupo, Azocar adopta un enfoque consciente para maximizar su impacto.

Algunos ven a las otras CDFI como competencia. “Nosotros no queremos eso; nos vemos como colaboradores”, dijo Azocar.

Greenline, que todavía es nueva, se ha asociado con otras CDFI de la región para ayudar a sus clientes y lograr un mayor impacto. Según Azocar, “cuantas más organizaciones trabajen en sincronía, mejor será el resultado para todos”.

A corto plazo, espera ayudar a Greenline a consolidar su posición en la región de Filadelfia, estableciéndose como un conector de alta calidad para aquellas empresas que buscan oportunidades de financiación. Los recursos en la ciudad son abundantes, pero muchos no los conocen. Greenline está para ayudar a cerrar esa brecha.

A medida que la empresa siga creciendo con más capital, más personal y más recursos, el impacto también crecerá. A largo plazo, Azocar espera convertirse en algo positivo para su comunidad y para muchas otras comunidades diversas: “Queremos asegurarnos de que las necesidades de nuestros clientes se aborden de forma integral”, manifestó.

Al obtener capital, los clientes pueden utilizarlo para comprar casas, adquirir un edificio comercial y, en otros casos, crear riqueza. “Queremos asegurarnos de que estabilizamos a los empresarios para que todo lo demás pueda mejorar”, añadió Azocar.

Para ponerse en contacto con Greenline, diríjase al equipo en [email protected].

00:00 / 00:00
Ads destiny link