LIVE STREAMING
El Presidente y CEO de Swain Techs, Manny Trujillo y su esposa Margarita, en la gala de premiación de SmartCEO’s Philadelphia Future 50. Trujillo obtuvo el premio de Philadelphia Future 50 en el 2016 y 2017, el cual distingue a compañías en el área que representan el futuro de la economía de Filadelfia. (Foto cortesía)
El Presidente y CEO de Swain Techs, Manny Trujillo y su esposa Margarita, en la gala de premiación de SmartCEO’s Philadelphia Future 50. Trujillo obtuvo el premio de Philadelphia Future 50 en el 2016 y 2017, el cual distingue a compañías en el área que…

Manny Trujillo: cómo un inmigrante colombiano logró cumplir su sueño en América

Hace dos décadas, Manny Trujillo llegó a los EE.UU. con la esperanza de convertirse en un emprendedor de éxito. Hoy lidera una de las compañías tecnológicas…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Antes de que Manny Trujillo se convirtiera en líder de una de las compañías tecnológicas con mayor crecimiento de Filadelfia, él vivía en un ático en Trenton, donde se instaló al emigrar de Colombia. Trujillo llegó a Estados Unidos sin ninguna fuente de ingresos, pero con un plan a 20 años para convertirse en emprendedor.

“Al llegar a Trenton debí enviar como unos 500 curriculums”, explicó. Pero Trujillo recuerda que estaba mentalmente preparado para el rechazo, y consideraba cada “no” como un paso más cerca a encontrar el trabajo definitivo. “Tenía mucha confianza en mi capacidad de poder ayudar a las empresas a tener éxito”, dijo.

Trujillo es hoy presidente y CEO de Swain Technolgies, un integrador de sistemas tecnológicos que ofrece servicios de programación y gestión de la cadena de suministros, ciberseguridad, análisis de datos y otros servicios de T.I para empresas. La compañía está ubicada en Horsham, Pa, a unas 30 millas de Filadelfia, y presta servicios a seis agencias federales y empresas privadas del área metropolitana y a lo largo del país.

Bajo la dirección de Trujillo, Swain Technologies ha sido nombrada una de las 100 empresas con mayor crecimiento de Filadelfia por Philadelphia 100 durante tres años consecutivos, la revista Inc 5000 la incluyó entre las empresas privadas con mayor crecimiento de los Estados Unidos durante dos años seguidos, y el propio Trujillo fue nombrado finalista a Emprendedor del Año de Filadelfia por Ernst & Young en 2015.

Desde que fue nombrado presidente de Swain Techs hace ocho años, Trujillo ha logrado transformar la compañía, abrazando la misión de adaptarse y mejorar en todo lo posible para satisfacer los objetivos particulares de cada cliente. Esto llevó a Swain a multiplicar por diez los ingresos y el número de clientes, además de pasar de cinco a 45 empleados.

En la actualidad, la compañía ha alcanzado la impresionante cifra de facturación anual de 7 millones de dólares, superando de largo la media de ingresos de las compañías lideradas por hispanos de la región de Filadelfia. Según el informe de la Cámara de Comercio Hispana de la región (GPHCC, por sus siglas en inglés), en 2017 solo un tres por ciento de las empresas propiedad de latinos superaba el nivel de facturación de 1 millón de dólares. Trujillo dijo que el éxito de Swain Techs es el resultado de la confianza y las relaciones positivas que la empresa ha construido con sus empleados y clientes.

“Nos estamos retando continuamente. Incluso cuando todo va bien nos preguntamos: “¿qué podemos hacer mejor?””, dijo Trujillo, añadiendo que “la clave” del negocio en su empresa es tener la “humildad de estar siempre mejorando los estándares de calidad”.

Una historia de inmigrantes

La historia de Trujillo empieza en su Medellín natal, en Colombia. El empresario se crió en una familia de clase media y se graduó en Ingeniería Civil en la Escuela de Ingeniería de Antioquia. Pero siempre tuvo una visión global y era consciente de que si quería construir un negocio de éxito, necesitaba operar en un mercado más grande.

Después logró un certificado de estudios especiales de la Harvard University Extension School y trabajó en una empresa colombiana, un par de años más tarde decidió volver a los Estados Unidos, sin trabajo. Se estableció en el área de Filadelfia para estar junto a su esposa, Margarita, armado solo con los pocos ahorros que tenía. Trujillo vivió en el ático de Trenton durante cuatro meses y se mantenía motivado repitiéndose a si mismo su objetivo estratégico -lograr convertirse en un emprendedor de éxito- a la vez que estudiaba un MBA en la Columbia Business School.

Trujillo consiguió llevar a cabo la primera parte de su plan -ser líder de una corporación en América-  catorce años después de su llegada. Admite que tuvo mucha suerte por haber conseguido un empleo de project manager en General Instrument (adquirida después por Motorola) un año después de mudarse a Filadelfia, en 1997, y trabajó duro para ir escalando dentro de la compañía, hasta convertirse en director de gestión de proyectos. Trujillo asegura que ayudó a expandir el mercado y la actividad comercial de Motorola, aumentando el valor de sus líneas de producto de 40 millones a 400 millones de dólares en cuatro años.

Aunque Trujillo logró conseguir su sueño él solo, también admite que le sirvieron de gran ayuda un buen número de organizaciones diseñadas para ayudar a los profesionales que empiezan a estudiar en los Estados Unidos y tienen ambición de montar su propio negocio. Trujillo alabó, y recomendó a otros emprendedores latinos, los recursos que pone a disposición la GPHCC, el programa 10,000 Small Businesses de Goldman Sachs y a también a la Cámara de Comercio Hispana de los Estados Unidos, de la que es miembro.

Trujillo, un hombre religioso, dijo que a lo largo de este viaje no solo tuvo fe en Dios, sino en el potencial de prosperidad económica que los Estados Unidos ofrece a los inmigrantes. Algunos aspectos que le llevaron a emprender una carrera en el mundo corporativo americano incluyen la baja presión fiscal y regulatoria sobre los pequeños negocios que hay en los Estados Unidos, el hecho de que la meritocracia este por encima de los favoritismos personales, y la existencia de organizaciones consolidadas dispuestas a invertir y ofrecer recursos a las minorías. Estos son los beneficios que muchos inmigrantes buscan al llegar al país, explicó.

“En Estados Unidos, con trabajo duro, estudios y un poco de suerte, la gente puede lograr lo que se proponga”, dijo Trujillo “La mayoría de la población de este país, independientemente de quien sea su presidente o su ideología, tiene un gran corazón”.

“Hay muchas oportunidades”, añadió. “No es un sistema perfecto, pero desde mi punto de vista, es uno de los mejores”.

00:00 / 00:00
Ads destiny link