LIVE STREAMING
Esther Aguilera es la presidenta y directora general de la Asociación de Directores Corporativos Latinos desde 2016. Foto: Peter Fitzpatrick / AL DIA News
Esther Aguilera es la presidenta y directora general de la Asociación de Directores Corporativos Latinos desde 2016. Foto: Peter Fitzpatrick / AL DIA News

Más Latinos en puestos de Dirección

El impulso de Esther Aguilera y su equipo de la LCDA ha sido fundamental para que cerca de 400 latinos lograran entrar en consejos de administración de…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Un planazo de verano

Mayo 23, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

A lo largo de su carrera, Esther Aguilera ha tenido la oportunidad de trabajar con algunos de los líderes más influyentes del país, desde miembros del Congreso, pasando por ejecutivos del gabinete y presidentes de EE.UU., hasta líderes empresariales y sin ánimo de lucro.

Sin embargo, para llegar hasta aquí no ha seguido el camino más común.

Un cuento de inmigrantes

Aguilera nació en Jalisco, un estado del oeste de México, donde vivió hasta los cuatro años.

Sus padres, que tuvieron seis hijos, eran gente muy trabajadora. Su padre era obrero de la jardinería, mientras que su madre era trabajadora en el sector de la confección. El primero decidió emigrar a Estados Unidos a través del programa de braceros, y su madre, deseosa de unir a la familia, ahorró hasta el último centavo para conseguirlo.

Cuando por fin se reunieron todos en San Fernando, una región del sur de California, estuvieron viviendo 10 años como indocumentados, y a los padres de Aguilera les resultaba a menudo difícil llegar a fin de mes.

Sin dejar nunca de trabajar duro para mantener a sus seis hijos, se aseguraron de que cada uno de ellos se centrara en su escolarización.

“Vimos desde el principio que la escuela era un camino hacia el éxito y para salir de la pobreza”, dijo Aguilera durante una entrevista con AL DÍA.

Al tener los seis hijos el deseo de ayudar a sus padres, cada uno de ellos se comprometió con su educación y tuvo éxito con sus estudios.

‘Nadie se parece a mí’

A lo largo de su trayectoria educativa, Aguilera se dio cuenta de una desafortunada y sorprendente realidad.

“Recuerdo que, incluso en la escuela primaria, cuando estudiaba la historia y los líderes de la nación, a menudo me preguntaba y decía: ‘nadie se parece a mí’”, comentó

Esa sensación de no poder conectar con los líderes prominentes del pasado y el presente de Estados Unidos la acompañó durante todos los años en la universidad.

Como resultado, Aguilera decidió cambiar las matemáticas y las ciencias por la política pública, un arte que “realmente sirve para conectar a personas reales con acciones reales que pueden llevar a cabo los gobiernos y sus políticas”, explicó Aguilera para justificar su decisión de cambiar de estudios.

A lo largo de su trayectoria universitaria, Aguilera encontró valiosas prácticas que le abrieron los ojos a posibles oportunidades de futuro.

Después de obtener su licenciatura en política pública en el Occidental College de Los Ángeles, hizo un viaje a Washington D.C. para visitar a un amigo.

Mientras estaba allí, Aguilera llamó a algunos de sus mentores y les preguntó quiénes eran las personas que debía conocer en D.C., todo ello con la intención de volver eventualmente a California y buscar un trabajo allí.

Mientras estaba en D.C., se reunió con Charles Kamasaki, del antiguo Consejo Nacional de la Raza (NCLR), ahora UnidosUS.

Una semana después, le ofrecieron un puesto de trabajo como analista política junior en el NCLR.

“Me quedé muy sorprendida. No esperaba mudarme. No conocía a mucha gente de la zona”, reflexiona Aguilera.

Sin embargo, calificó la decisión de aceptar la oferta de trabajo como “un momento crucial que realmente cambió mi trayectoria”.

“Estudiar políticas públicas, hacer ese giro sin saber exactamente a dónde me llevaría, a trasladarme a Washington, DC, para trabajar precisamente en asuntos de investigación y política”, precisó.

Antes de incorporarse a la LCDA, Aguilera desempeñó un papel fundamental en el crecimiento del Instituto del Caucus Hispano del Congreso. Foto:  Peter Fitzpatrick / AL DIA News

Abrirse camino en D.C

Vivir en D.C. ha ayudado a Aguilera a lograr enormes oportunidades para trabajar en una serie de funciones de liderazgo y lograr un cambio real.

Después del NCLR, Aguilera se convirtió en la directora ejecutiva y legislativa del Congressional Hispanic Caucus (CHC).

Allí organizó las reuniones de los miembros y se comprometió a influir en los asuntos legislativos y en cualquier otro tema que fuera importante para la comunidad.

En resumen, Aguilera dijo que su papel era aprovechar la influencia de los poderosos líderes con los que trabajaba y mejorar las oportunidades para otros latinos.

La transición a D.C. supuso una curva de aprendizaje para Aguilera, ya que en su casa nunca se habló de temas como la política y la economía.

“Lo que encuentro es que nosotros, como latinos, al crecer en un entorno bilingüe y bicultural en el que te esfuerzas por tener éxito, somos resistentes, tenemos recursos. Observamos, aprendemos, escuchamos y luego nos adaptamos a nuestro entorno y encontramos nuevas formas de contribuir que antes no existían.”

En el Capitolio, Aguilera trabajó como asesora principal del entonces Secretario del Departamento de Energía, Bill Richardson, donde estuvo a cargo de la Oficina de la Pequeña Empresa.

En ese puesto, se encargó de que hubiera más mujeres, latinos y personas de color en el ámbito de la contratación pública.

Aguilera desempeñó un papel decisivo en la creación de la primera Conferencia de la Pequeña Empresa en el Departamento de Energía y proporcionó muchas oportunidades de contratación a quienes las buscaban.

“Se trata de aportar ideas, lanzar nuevas iniciativas y potenciar un equipo que pueda liderar y sentir que está contribuyendo a algo”, explicó.

Esa misma mentalidad fue la que guió sus 11 años como Presidenta y Directora General del Congressional Hispanic Caucus Institute (CHCI).

Bajo su liderazgo, el CHCI triplicó su tamaño y encabezó varios programas que transformaron la trayectoria vital de cientos de jóvenes latinos en todo el país.

“Esta ha sido mi pasión, centrarme en promover y desarrollar a los latinos para que ocupen puestos de poder y ocupen nuestro asiento en la mesa”, dijo Aguilera.

Asociación de Directores Corporativos Latinos

En 2016, Aguilera se convirtió en la presidenta y consejera delegada de la Asociación de Directores Corporativos Latinos (LCDA), una organización de latinos estadounidenses en los niveles más altos de liderazgo corporativo comprometida con el desarrollo, el apoyo y el aumento del número de latinos estadounidenses en los consejos de administración de las empresas.

La organización fue formada por un grupo pionero de directores latinos que querían hacer algo con respecto al bajo número de latinos en los consejos de administración de las empresas y querían eliminar la excusa de que no se podían encontrar latinos cualificados.

Aunque ya existía desde hacía unos años, la incorporación de Aguilera a la organización fue fundamental para la puesta en marcha de su marco estratégico, el avance de su misión y su crecimiento.

“Me centré en aumentar nuestra capacidad”, dijo, señalando los tres pilares clave de la organización: aumentar la oferta, aumentar la demanda y aumentar la concienciación.

Aguilera señaló que la principal razón por la que estaba interesada en unirse a la LCDA era porque está muy orientada a la acción.

“No podemos limitarnos a señalar con el dedo y quejarnos de la situación, sino que tenemos que preguntarnos qué estamos haciendo al respecto”, dijo Aguilera.

Cuando se unió a la LCDA, se sintió como en casa al crear vías para que más latinos sean nombrados en puestos ejecutivos de alto nivel.

Como resultado de este objetivo, Aguilera lanzó el  LCDEF BoardReady Institut, una iniciativa para preparar y posicionar a los ejecutivos latinos, líderes nacionales y aspirantes a directores para el éxito en la sala de juntas corporativa.

“Nuestro objetivo es asegurarnos de que haya mucho talento para cubrir estas oportunidades”, dijo Aguilera. “Queremos acabar con la excusa de que no hay latinos capaces de ocupar un puesto en la sala de juntas”.

Un 2021 productivo y orientado a resultados

2021 fue un año muy importante para la LCDA y el liderazgo empresarial latino en todo el país.

Los latinos son el grupo demográfico menos representado en los consejos de administración de las empresas, a pesar de ser el segundo grupo de población más grande. Mientras que la población latina ha crecido un 3% en la última década, el porcentaje de latinos en los consejos de administración sólo ha aumentado un 1%.

Además, las latinas han sido históricamente las menos representadas de cualquier género o grupo étnico, con un 1% de los puestos en los consejos de administración de las empresas de Fortune 500.

Sin embargo, en gran parte gracias a la labor de la LCDA, se están logrando algunos progresos mensurables.

En septiembre, la LCDA publicó el “2021 Latino Board Monitor” para hacer un seguimiento de los resultados de los consejos de administración de las empresas públicas de todo el país.

Los latinos han multiplicado por cuatro los nombramientos de consejos de administración públicos en los primeros seis meses de 2021, en comparación con el mismo período de 2020.

Además, hace una década, el 87% de las empresas de la lista Fortune 1000 carecían de directores latinos estadounidenses, mientras que en la actualidad esa cifra se sitúa en torno al 69%.

“Estamos logrando un impacto decisivo”, dijo Aguilera.

Solo en 2021, la LCDA nombró a más de 350 latinos en los consejos de administración de empresas públicas de todo el país, en comparación a los 93 del año anterior.

De esos aproximadamente 350 nombramientos, el 40% son latinas y el 47% asumen puestos directivos por primera vez.

“En general, nunca habíamos visto aumentar esa cifra históricamente”, dijo Aguilera. “Pero incluso con ese aumento, tenemos un largo camino por recorrer porque tenemos una enorme brecha que cerrar”.

Por otro lado, la LCDA ha triplicado su número de miembros este año.

After a productive 2021, Aguilera is looking forward to a 2022 with many more Latinos entering corporate boards nationwide. Photo: Peter Fitzpatrick / AL DIA News

Tras un productivo 2021, Aguilera espera un 2022 con muchos más latinos entrando en los consejos de administración de las empresas de todo el país.  Peter Fitzpatrick / AL DIA News

Persona del año

Cada año, AL DÍA reconoce a un individuo como Persona del Año por su contribución a cambiar la narrativa sobre la comunidad latina de los Estados Unidos.

Con el aumento de los nombramientos de latinos en los consejos de administración de todo el país, la idea de que los latinos simplemente “no son aptos para los consejos de administración” está demostrando estar muy lejos de la realidad.

La LCDA seguirá impulsando su misión de aumentar la representación latina en los consejos de administración de las empresas.

“Elevar a los latinos a posiciones de poder ha sido siempre mi pasión, personal y profesional”, concluyó Aguilera.

De cara a 2022, está convencida de que ella y la LCDA no han hecho más que empezar.

“Hemos construido, por primera vez, la mayor red de latinos en los niveles más altos de liderazgo y gobierno corporativo”, dijo Aguilera.

Con ella a la cabeza, la LCDA continuará su impulso para desempeñar un papel destacado en el nombramiento de latinos cualificados en las salas de juntas de todo el país, demostrando que la comunidad latina está llena de individuos que son material apto para llenar las salas de juntas. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link