LIVE STREAMING
Noe Ortega creció como hijo de trabajadores agrícolas migrantes que se establecieron en la zona rural de Texas cuando él y sus hermanas menores nacieron.   Harrison Brink/AL DÍA News.
Noe Ortega creció como hijo de trabajadores agrícolas migrantes que se establecieron en la zona rural de Texas cuando él y sus hermanas menores nacieron.   Harrison Brink/AL DÍA News.

La nueva normalidad de Noe

Según el Secretario de Educación de Pensilvania, lo peor que podemos hacer en el  mundo post-COVID es volver a cómo estaban las cosas en educación.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Regina Hairston a bordo

Agosto 08, 2022

Experta en generar valor

Agosto 05, 2022

Liderando con inclusión

Agosto 03, 2022

la cohorte latina

Julio 29, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Una de las cosas que más frustra al Secretario de Educación de Pensilvania, Noe Ortega, es escuchar a los líderes que estos días enfatizan la importancia de “volver a la normalidad” y abandonar el formato de escuela totalmente virtual que surgió durante la pandemia de COVID-19.

En su línea de trabajo, que implica brindar orientación y liderazgo a aproximadamente 2,5 millones de estudiantes en todos los niveles de educación en todo el Commonwealth, “volver a la normalidad” es visto por muchos cómo la necesidad de volver a la vida presencial y la educación cara a cara para que la mayoría de estudiantes logren los mejores resultados educativos.

“Eso no es cierto”, dijo Ortega sobre la conclusión a la que llegaron muchos en Pensilvania y el resto del país. “Queremos volver a cosas más rutinarias y familiares, que pueden ayudarnos, pero claramente no queremos simplemente recrear los sistemas que estaban antes y luego asumir que esta vez van a funcionar”.

El efecto del COVID-19 en la sociedad y la industria de Estados Unidos fue astronómico. Se necesitaron muchas desigualdades sistémicas de larga duración y las exacerbó a niveles que ya no podían ser ignoradas sin importar cuánto lo intentaran los líderes.

En Educación, la brecha se manifestó en la pérdida de aprendizaje, que ocurrió en distritos de Pensilvania que se vieron obligados a volverse virtuales sin los recursos para hacerlo. Antes de la pandemia, esos mismos distritos luchaban simplemente por tener luz en las aulas, además de renovar los decrépitos libros de texto para sus poblaciones estudiantiles, que eran predominantemente pobres y afroamericanos.

Para Ortega, las brechas en esta “normalidad” de la que tantos hablan han prevalecido a lo largo de toda su vida, y salvarlas ha sido una parte importante de su experiencia profesional.

Para Ortega, las brechas en esta “normalidad” de la que tantos hablan han prevalecido a lo largo de toda su vida, y salvarlas ha sido una parte importante de su experiencia profesional.

El camino de Ortega en la educación pasó de Texas a Japón, de nuevo a Texas, a Michigan y ahora a Pensilvania..  Pennsylvania Department of Education.
Hijo de trabajadores inmigrantes

Noe Ortega nació en Robstown, Texas, un pequeño municipio rural predominantemente latino, a unos 30 minutos al oeste de Corpus Christi.

Robstown es conocida por dos cosas: la agricultura y las industrias de petróleo y gas. La escuela secundaria local, Robstown Early College High, rinde homenaje a la primera con su mascota, la Cotton Picker (la recolectora de algodón). Aunque el nombre ha sido puesto en cuestión a lo largo de los años, se trata de un homenaje a la historia de la ciudad y a los centenares de trabajadores latinos migrantes, como los padres de Ortega, que pasaban largas horas en los campos de algodón para ganarse la vida.

Los padres de Ortega también viajaban para trabajar a California, Michigan y Nebraska, pero siempre regresaban a Robstown como base. Cuando nacieron Ortega y sus dos hermanas menores, se asentaron de forma permanente y su padre logró ser contratado como jornalero en la industria del petróleo y el gas.

La propia Robstown era un lugar impregnado de la cultura y el catolicismo texano-mexicanos. Desde las fiestas locales hasta la comida, Ortega nunca tuvo problemas con su identidad cultural.

“Creo que más adelante en la vida esto  fue para mí realmente importante, porque no tuve problemas para comprender quién era y de dónde venía”, dijo.

Sus padres exigían excelencia en la escuela. Para ellos, estudiar representaba una vía de elevación social para que pudiera llevar una vida diferente a la suya. Incluso esperaban que él y sus hermanos asistieran a la universidad después de graduarse de la escuela secundaria, lo que no era la norma en la ciudad.

Cómo funciona el sistema

Ortega, habiendo observado también el activismo de sus padres en relación a ciertos problemas de la comunidad, se graduó en Ciencias Políticas en la Universidad St. Edwards en Austin, Texas, a la que asistió con la ayuda del Programa Migrante de Asistencia Universitaria.

Como parte del programa, se le exigió que tuviera un trabajo de estudio y trabajo, que consiguió en la oficina de ayuda económica de la escuela.

“Llegué a entender cómo funcionaba el sistema. Cómo se toman las decisiones sobre quién recibe una ayuda y quién no”, dijo Ortega.

Después de graduarse y darse cuenta a través de pasantías que la ciencia política no era su vocación, tomó otro trabajo en una oficina de ayuda financiera en el cercano Austin Community College.

A diferencia de una universidad católica privada como St. Edwards, donde los estudiantes a menudo tomaban préstamos con la ayuda de los padres, en el Community College la ayuda financiera era necesaria para “ganarse la vida”, como lo describió Ortega.

También se dio cuenta de que, aunque era un trabajo importante, no era lo que quería hacer. Su próximo movimiento sorprendería a su familia y amigos, pero también lo ayudaría a encontrar su pasión.

Japón y una pasión

La decisión de Ortega de ir a Japón provino de conexiones que hizo en St. Edwards. Su mejor amigo  había regresado recientemente de Japón junto a su prometido después de varios años enseñando inglés en el país y le recomendó a Ortega que hiciera lo mismo. Inicialmente dudó sobre si obtener o no un certificado de enseñanza, pero descubrió que todo lo que se requería era un título de grado, por lo que acabó dando el salto al otro lado del Pacífico.

“Cuando compartí con mi papá y mi mamá lo que estaba planeando hacer, mi papá puso esa mirada de confusión, y luego me dijo: ‘¿Infringiste la ley?’ ,’¿Estás huyendo de algo?’”,  recordó Ortega.

Tras el choque cultural inicial, Ortega se acostumbró a su nueva vida de profesor de inglés en Japón y pensó que nunca regresaría a los Estados Unidos. Terminó quedándose siete años y, en ese tiempo, ascendió a un puesto de director desarrollando un plan de estudios de inglés para estudiantes de educación primaria.

“Tuve que aprender algunas cosas, del tipo: ¿cómo ocurre el desarrollo del lenguaje? ¿Cómo se desarrolla el aprendizaje? Cosas sobre las que no tenía una educación formal, pero aprendí por mi cuenta: leyendo en libros, yendo a eventos y hablando con otras personas que lo habían hecho, y simplemente me enamoré de este trabajo”, dijo.

El reto de Ortega en la era del COVID es hacer que la narrativa no vuelva a ser como antes de la pandemia.  Harrison Brink/AL DÍA News.
El despegue profesional

Ortega regresó a los estados con la intención de obtener una maestría en desarrollo e instrucción curricular. Desafortunadamente, cuando regresó para incorporarse a Texas A & M-Corpus Christi, la universidad cercana a su ciudad natal que lo había admitido en su plan de estudios y programa de instrucción, la universidad le dijo que lo había hecho por error, ya que se requería tener un certificado de enseñanza americano para poder trabajar.

Ortega tuvo que tomar una decisión sobre la marcha: o bien dedicar un año a obtener la certificación o elegir otro programa. Ortega eligió este último, estudió para ser asesor académico y volvió a trabajar en una oficina de ayuda financiera.

“Todo lo que me había hecho escapar a Japón, de repente me llamaba para regresar”, dijo.

Pero esta vez era diferente. Texas A & M-Corpus Christi es una institución dirigida a estudiantes hispanos y su papel en la oficina de ayuda financiera fue el de coordinador de alcance para lograr que más estudiantes latinos se matriculen en la universidad.

El programa que desarrolló para lograr este propósito se basó en el mismo Programa Migrante de Asistencia Universitaria que lo asistió cuando era estudiante en St. Edwards, y le valió el reconocimiento en todo el estado.

“Todo estaba ligado para asegurarnos de que cualquier persona que se inscribiera y que fuera primera generación y tuviera algunos factores de riesgo, se graduara”, dijo Ortega.

Tras completar su maestría, pasó a trabajar para la Junta Coordinadora de Educación Superior de Texas, lo que le permitió implementar partes de su programa en todo el estado.

Sub Title (Inter-Title)Sin embargo, para ascender su posición en la junta y en su carrera educativa, era necesario un Ph.D. El plan inicial de Ortega era realizarlo en Austin, pero sus mentores lo animaron a inscribirse en uno de los mejores programas educativos del país, el de la Universidad de Michigan.

Allí, su trabajo para atraer a DREAMers y otros estudiantes inmigrantes a la educación superior lo llevó al escenario nacional, en Washington D.C. La labor de Ortega diseñando la política de admisión de estudiantes inmigrantes de la Universidad de Michigan se convirtió en el modelo utilizado en instituciones de todo el noreste y el sur.

Aterrizaje en Pensilvania

Su paso por Washington le permitió entrar en contacto por primera vez con los líderes del Departamento de Educación de Pensilvania.

Su antecesor como subsecretario estatal de educación superior fue quién hizo la presentación entre Ortega y el entonces secretario de Educación de Pensilvania, Pedro Rivera.

“Él me lo había estado pidiendo durante meses y yo le decía que no”, dijo Ortega. “Estábamos haciendo cosas realmente buenas en Michigan. Lo estaba disfrutando “.

También tenía que completar su Doctorado, pero finalmente se sentó con Rivera para hablar y fue convencido para aceptar la propuesta del secretario.

“Rivera estaba comprometido con promover el acceso equitativo... para las comunidades desatendidas. También hablamos mucho sobre la necesidad de establecer una agenda para los estudiantes negros y morenos en Pensilvania ”, dijo Ortega.

Dos meses después, asumía el cargo de Subsecretario y Comisionado de Educación Postsecundaria y Superior de Pensilvania.

Tres años después, en medio de la pandemia de COVID-19, Ortega fue ascendido a Secretario de Educación del estado.

Un papel por el que admitió sentirse humillado e intimidado pero que, sin embargo, aceptó sin pensar en lo que le esperaba, porque nadie lo hacía en ese momento.

Ahora, el dilema para Ortega es cómo cambiar el sistema. Hay algunos fondos para que esto suceda, pero también se trata de un cambio de mentalidad.

“¿Cómo se cambian las normas que rigen el sistema actual?”

“¿Cómo se cambian las normas que rigen el sistema actual?”

Esa es una batalla que, según Ortega, durará mucho más que el COVID-19.

00:00 / 00:00
Ads destiny link