LIVE STREAMING
Illustrator Victoria Helena
Agridulce es una colección de poemas y prosas escritas por Dhayana Alejandrina. Ilustrador: Victoria Helena

El lenguaje del amor sabe a Agridulce

Dhayana Alejandrina está rompiendo barreras a través de sus escritos promoviendo conversaciones activas sobre la salud mental y el amor propio.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Tijuana/San Diego

Noviembre 28, 2022

Una fiesta de libros

Noviembre 28, 2022

Entra, amigo mío

Noviembre 22, 2022

Luchando con el pasado

Noviembre 21, 2022

Madres indocumentadas

Noviembre 20, 2022

Cuentos de terror

Noviembre 17, 2022

Más traducciones por favor

Noviembre 16, 2022

Reinventarse

Noviembre 15, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Photo by Dhayana Alejandrina Agridulce

Agridulce es una colección de poemas y prosa escrita por Dhayana Alejandrina, autora de origen dominicano. Agridulce explora las emociones más complejas, como el amor, y profundiza en la importancia de la salud mental y el crecimiento personal. El libro se divide en dos secciones: Lo Agrio y Lo Dulce.

Agridulce es una colección convincente que evoca el deseo de prosperar, de buscar la propia voz y de impulsar nuestra mente creativa para elegir el arte más allá de nuestras circunstancias momentáneas. Lo Agrio explora la incapacidad de encontrar el coraje para decir nuestra verdad, y lo que sea que ésta pueda ser o parecer. A menudo el miedo interfiere en nuestra capacidad de avanzar, algo que Dhayana entiende y ha experimentado en su vida. Encontrar refugio en los demás, en lugar de encontrar un hogar dentro de uno mismo, representa la amargura del auto-odio y el auto-rechazo. A veces, Agridulce ofrece un momento de silencio y reflexión profunda. La oportunidad de perderse en lo que puede ser, si sólo, si simplemente, empezamos a querernos a nosotros mismos, y elegimos la dulzura de lo que puede significar la vida. 

Lo Dulce es la dolorosa constatación de que el amor puede doler. Que el amor mismo es doloroso, pero digno de ser abrazado. Sin embargo, en medio de todo el dolor, la curación es posible. La paz interior es posible. El amor propio es posible. Desde la perspectiva de alguien apasionado por la lectura, mi poema favorito del libro es "Hogar". Me pareció la forma perfecta que utilizó la escritora para exhortar al lector a construir un santuario dentro de sí mismo. 

Tuve el placer de entrevistar a Dhayana Alejandrina y hacerle algunas preguntas sobre Agridulce.

Photo by Dhayana Alejandrina

Jennifer H: ¿Qué le inspiró a escribir Agridulce y qué significa el título?

Dhayana A: Agridulce es agridulce. El título original del libro era 'agridulce', pero lo cambié después de que otra persona me avisara de que su libro se titulaba igual. Así que me senté a pensar si mantenía el título o lo cambiaba, y me dije: "Dhayana, ¿no hablas dos idiomas? Y me dije: 'Agridulce'. Es perfecto. Me permite hablar de mis raíces, de dónde vengo, y representa exactamente de qué trata el libro. Me sentí como en casa.

Me casé joven. Me casé a los 18 años. Él es militar y por eso nos mudamos a Japón. Estar en el extranjero durante cuatro años fue duro. Éramos muy jóvenes y experimenté muchas emociones; las escribía todo el tiempo. Muchas veces no tenía voz. Sentía que no tenía voz ni siquiera para hablar de ellas. No tenía valor para hablar de ellas. Todo estaba escrito. Los miraba y sentía que era una historia. Necesito juntar esto de alguna manera.  Va a suceder, esto va a ser. Porque todo lo que estaba pasando sentí que escribir Agridulce era para cerrar y abrir una puerta. Dejo esto atrás pero me voy con mucho más. Lo estoy expresando pero dándome el permiso de hablar de ello. Esto es lo que siento, esto es lo que no dije y no lo voy a endulzar. Además, me motivó a no ocultar las verdaderas emociones, endulzamos las cosas, no decimos a la gente cómo nos sentimos de verdad porque no queremos herir sus sentimientos. Pero es realmente importante hablar de cómo nos sentimos, de verdad, deprimidos, disgustados, perdidos, confundidos, así que Agridulce lo tiene todo. Sentí tantas emociones diferentes y por eso me sentí motivada e inspirada para escribir porque sé que hay mucha gente ahí fuera que no tiene voz, que siente que no debe hablar de ello o que quizás no es lo suficientemente importante. Pero si lees mi libro, hay muchas cosas con las que te identificas, y eso viene a decir que hay gente ahí fuera que siente lo mismo pero que quizás no tiene el espacio, o la voz, o la fuerza para hablar de ello y así es como nació Agridulce.

JH: ¿Qué mensaje quiere que la gente se lleve del libro?

DA: Lo que realmente quiero que la gente se lleve es que se nos ha puesto en esta tierra para experimentar muchas cosas, y a veces no nos lo permitimos. Ya sea el sentimiento de felicidad o el de tristeza. Cada emoción tiene el poder de enseñarnos algo sobre dónde estamos en la vida o cómo nos sentimos. Pero las emociones son temporales, y hay que tener cuidado con el tipo de emoción que llevamos dentro a lo largo de la vida. Porque las emociones definen lo que estamos sintiendo en ese momento, pero no a nosotros. Por eso a veces estás muy contento y piensas en un recuerdo del pasado y pum, estás triste, muy triste, y lloras, así que hay que permitirse sentir para poder aprender. Eso es lo que quiero que la gente se lleve de mi libro, que sienta todo, para que pueda aprender más sobre sí misma y sobre otras personas, porque al fin y al cabo es así como nos relacionamos, a través de las experiencias.

JH: Si pudiera decirle algo a su yo escritor más joven, ¿qué sería?

DA: Aprende a amar tu forma de escribir. Aprende a amar lo que tienes que decir. Digo esto porque yo abrí mi cuenta de Instagram en 2018 y lo hice para expresar lo que sentía. Lo hice para expresar los sentimientos que no era capaz de decir a la gente porque tenía miedo; no aceptaba mi voz y no creía que lo que tenía que decir fuera importante. Además, no tenía una relación fuerte conmigo misma. Así que dudaba de muchas de las cosas que sentía o desestimaba muchas de las cosas que sentía. Y así, cuando abrí mi cuenta había muchas inseguridades con lo que tenía que decir. Intenté cambiar para complacer a la gente. Pensaba que lo que escribía no era lo suficientemente bueno o que tenía que cambiar mis palabras para que sonaran más sofisticadas, usar palabras grandes en mi poesía, empecé a sentirme menos que. Si tuviera que decirle algo a mi yo escritor más joven es que haga lo que le gusta con suficiente gracia mientras lo hace porque, así es como se presenta mientras escribe. Esta es tu voz. Si alguien está leyendo un poema de otra persona sin leer el nombre quizás reconozca de quién se trata porque esa es tu voz, así es como escribes. No tengo que cambiar eso. Sólo puedo mejorar lo que hago. Hago citas, hago prosa, hago poemas largos, poemas cortos, está bien. No tengo que recordarme que debo hacer una sola cosa. Simplemente sé amable, hazlo con amor, no hay plazos reales para lo que tienes que hacer, siempre que lo hagas con pasión. No tienes que cambiarlo.

JH: ¿Cómo cambió su proceso de escritura al publicar su primer libro?

DA: Para ir más despacio. Tienes prisa. Ahora me siento realmente con lo que escribo. Este es el poema que he escrito hoy, voy a revisarlo mañana o dentro de dos días. Cuando tengo una perspectiva fresca, cuando puedo realmente mirarlo con tiempo, en lugar de publicarlo ahora mismo, especialmente si es un poema más largo, me doy tiempo para simplemente '¿qué es esto que estoy escribiendo? ¿Esto es para que lo comparta, es personal para mí? Porque no tengo que compartirlo todo. He aprendido a tomarme mi tiempo, las redes sociales son algo propio, siempre van a estar ahí. No quiero sentirme presionada por cuántas veces publicar hoy, o por ser la más vendida. Porque tienes esa presión indirecta. Mi libro realmente me enseñó que "tienes que estar presente con lo que estás haciendo" y también tengo una vida fuera de la escritura. Así que también me enseñó eso. Escribes a partir de tus experiencias. Escribes a partir de lo que estás viviendo. Lo que estás viviendo, tus interacciones con la gente, tus miedos, tus inspiraciones, lo que quieres ser, la familia, así que conecta con eso y no te precipites. Eso es algo importante para mí. Tengo proyectos en los que quiero trabajar, pero les doy tiempo. Tal vez estoy en esta fase de descarga, sólo estoy recibiendo información, emociones, desafíos, y sentándome con ello y esperando de la mejor manera posible. Siento que sólo estoy recibiendo toda esta información para cuando finalmente se acabe y sea el momento de escribir, va a ser una locura, así que me di ese permiso para no hacer nada más que recibir y soltar notas.

JH: ¿Por qué decidió autopublicar su libro y qué significa para usted ser un autor autopublicado?

DA: La forma en que publiqué Agridulce es autopublicada pero tuve ayuda con la gramática y el formato, pero en última instancia quería experimentar el proceso y demostrarme a mí misma que podía hacerlo. Permitirme cometer errores, aprender cómo se supone que se debe hacer, para obtener la ayuda cuando sea necesario, honestamente no pensé en querer publicar el libro tradicionalmente, para lanzar este libro, no sabía cómo, no tenía ni idea de cómo hacerlo, si no fuera porque me puse en contacto con Angy, de Dominican Writers, y ella me habló de un montón de cosas en lo que respecta a la auto-publicación, honestamente no habría sabido ni la mitad de lo que estaba haciendo. Pero me permití hacerlo porque quería aprender, enseñar a otros el proceso, esto es lo que funciona, esto es lo que no funciona para mí.

JH: ¿Cuáles son las trampas más comunes para los aspirantes a escritores?

DA: Perder su autenticidad y honestidad para complacer a su público. Creo que a veces queremos ajustarnos tanto a lo que se hace fuera que seguimos perdiendo nuestra voz y pensamos que lo que tenemos que decir no es importante. Creo que eso es un gran problema cuando se trata de trampas. Así como sentirnos presionados para impulsar contenidos, para impulsar libros sin realmente tomarnos el tiempo de profundizar en lo que se está creando. Tenemos esta idea de que tenemos que empujar y hacer estas cosas en un momento determinado por una fecha determinada, no hay limitación real o plazos cuando eres un escritor, porque crees que vas a tenerlo hecho, va a funcionar como lo ves y a veces simplemente no.

JH: ¿Cuál fue una experiencia temprana en la que aprendió que el lenguaje tenía poder?

DA: Eso fue con mi padre. Debo haber tenido entre 8 y 10 años. Intentó compararme con alguien o decir algo, directamente papá dominicano, muy serio. Todos mis primos le tenían mucho miedo por lo serio que parecía. Pero yo conocía las otras partes de él. Sabía lo divertido que podía ser. Sabía lo amable que podía ser. Así que también sabía que lo respetaba mucho para no cruzar las líneas. Pero mi padre me dio mucho espacio para ser yo misma. Me permitía hablar sin decirme que me callara. Nunca me hizo sentir que no podía hablar si quería. Así que me sentía lo suficientemente cómoda como para hablar con mi padre sobre los chicos de la escuela, para reírme de los chicos que me enviaban cartas o para contarle chistes... [Así que recuerdo haberle dicho a la cara 'me llamo Dhayana, no esta persona, así que no hagas eso'. Durante toda mi vida, mi padre siempre saca a relucir eso. Me dice que lo lleve a todas partes, que esto es lo que eres. Esas palabras hicieron mucho. Era joven, pero tenía un corazón feroz y me sentía cómodo diciendo lo que sentía. Me hizo sentir cómoda para hablar de lo que sentía con él. Esa fue la primera experiencia en la que sentí que mis palabras significaban algo. Cuando hablo, lo hago con confianza. 

JH: ¿Considera que escribir es una forma de práctica espiritual?

DA: Definitivamente. No sé dónde estaría mi salud mental sin la escritura. Creo que la salud mental y la expresión creativa tienen una conexión directa con cómo te sientes. Quiero decir que la expresión creativa puede ser pintar, cantar, bailar, escribir, esculpir, todo eso es expresión creativa. No sólo escribir, sino que cuando la gente aprovecha ese flujo creativo, se permite estar presente en el momento. Te permites sentir todo lo que quizás te abruma y lo reflejas en este arte, y eso te calma. En realidad te permite ver lo que no puedes ver. Cada vez que veo una página vacía y hay muchas cosas que estoy sintiendo, es casi un lugar seguro para mí para desplegarme, para conectar realmente conmigo mismo y decir las cosas que quizás no me estoy permitiendo decir en voz alta. Creo que eso es curativo.

JH: ¿Cuál es su poema favorito de la colección y por qué?

DA:

Pg. 85, "Lenguaje del amor". Este poema reúne todo lo que he pasado. Sólo porque me perdí tanto por intentar amar a la gente, y estar ahí para la gente, y me puse en un segundo plano. No me di suficiente amor. No me di suficiente respeto, suficiente gracia, suficiente paciencia, pero lo hice por todos los demás. Aprendí a las malas lo que tenía que hacer. Pero cuando lo hice, por fin encajó. Estoy en un lugar más feliz y saludable en mi vida y tengo que amarme más a mí misma y eso no es egoísta. Si no me quiero a mí misma, ¿cómo voy a querer a los demás? Si no me quiero o no me respeto lo suficiente, ¿cómo puedo tener expectativas de que otras personas hagan lo mismo? Cuando constantemente no respeto mis límites, cuando constantemente no respeto mis valores. Así que "El lenguaje del amor" me dio voz. Realmente toca todos los puntos de la historia y por eso me gusta tanto. 

Para saber más sobre la vida y la carrera académica de la autora, haga clic aquí.

00:00 / 00:00
Ads destiny link