LIVE STREAMING
Foto cedida por la agencia de noticias árabe siria (SANA) muestra que los sirios heridos reciben primeros auxilios en una sala de emergencias en el Hospital Al Mouwasat, Damasco, Siria, el 7 de abril de 2018. EFE
Foto cedida por la agencia de noticias árabe siria (SANA) muestra que los sirios heridos reciben primeros auxilios en una sala de emergencias en el Hospital Al Mouwasat, Damasco, Siria, el 7 de abril de 2018. EFE

Un nuevo ataque químico en Siria devuelve a Trump al tablero

Durante el fin de semana, un nuevo ataque químico en un suburbio de la capital siria ha retado al gobierno estadounidense, después de que el Presidente Trump…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El pasado fin de semana, el pueblo sirio vivió otro fatal episodio cuando, después de un breve cese al fuego, la ciudad de Douma (Ghouta del Este), “fue nuevamente sometida a un intenso bombardeo que resultó en decenas de muertos y cientos de heridos”, reportó la Sociedad Sirio-Americana de Medicina (SAMS, por sus siglas en inglés).

El ataque se llevó a cabo el sábado 7 de abril a las 7:45 de la tarde sobre barrios residenciales en la ciudad de Douma, cuyos habitantes – la mayoría mujeres y niños – fueron trasladados a centros de asistencia local “con síntomas indicativos de exposición a un agente químico”, explicó el comunicado de prensa de SAMS.

“Los pacientes han mostrado signos de dificultad respiratoria, cianosis central, excesiva espuma oral, quemadura de córnea y la emisión de un olor parecido al cloro”.

Los síntomas son ineludibles: se trataba de un nuevo bombardeo con armas químicas.

La última vez que la comunidad internacional había reportado de manera masiva un ataque químico había sido durante el mes de abril del 2017, cuando el gobierno de Bashar Al-Assad desplegó un bombardeo químico sobre la ciudad de Kahn Sheikun, dominada entonces por los rebeldes y que perdió más de 80 civiles.

En aquél momento, el recién investido presidente Trump autorizó el lanzamiento de 59 misiles crucero denominados Tomahawk, desde los barcos de guerra USS Ross y Porter, ubicados en la zona este del Mediterráneo.

Si bien los misiles estadounidenses se dirigieron a una base aérea supuestamente utilizada por fuerzas sirias y rusas cerca de la ciudad de Homs para lanzar el ataque, los daños no fueron severos, según reportaba entonces el diario The Guardian.

Después de un caótico primer año en el puesto, el presidente Trump anunció hace tan sólo dos semanas, y durante un mitin en Ohio, que “nos retiraremos de Siria muy pronto. ¡Dejemos que otras personas se encarguen de eso ahora!”

Según recuerda el Washington Post, “al día siguiente salieron las noticias de que Trump había suspendido más de 200 millones de dólares en fondos de estabilización para los esfuerzos de recuperación en Siria”.

Y como si se tratara de causa y efecto, bastó el anuncio del presidente estadounidense para que el régimen de Bashar Al Assad volviera a atacar con brutal fuerza a su población.

Si bien Trump denunció en Twitter el ataque – rozando por primera vez a Rusia con una de sus ofensivas –, para algunos el presidente estadounidense compartiría algo de culpa.

 

 

El senador republicano John McCain, por ejemplo, “percibe una línea directa entre la inestabilidad de Trump la semana pasada y el último crimen contra la humanidad”, prosigue el Post.

El un comunicado, McCain denunció que “Trump dijo al mundo la semana pasada que Estados Unidos se retiraría prematuramente de Siria. Assad y sus partidarios rusos e iraníes le han escuchado y, animado por la inacción estadounidense, Assad ha lanzado un nuevo ataque químico”.

Sin embargo, y según explicó USA Today, este sería “el octavo ataque químico desde que Trump tomó posesión”, citando los registros de la Comisión Internacional Independiente de investigación en la República Árabe de Siria en las Naciones Unidas.

Pero ha sido este último ataque el que ha vuelto a poner a Estados Unidos en el tablero, después de que el presidente Trump anunciara este lunes que se tomarían “rápidas acciones” en respuesta al “barbárico” ataque químico del pasado sábado, asegurando que “todas las opciones, incluida la acción militar, estaban en la mesa”, reportó Reuters.

En una reunión de su gabinete, Trump dijo que ya estarían en marcha conversaciones con asesores militares para tomar una decisión en menos de 48 horas.

“Fue un ataque atroz. Fue horrible”, dijo. “Estamos muy preocupados porque algo así pueda suceder. Esto se trata de humanidad. Hablamos de humanidad. No podemos permitir que suceda”.

00:00 / 00:00
Ads destiny link