LIVE STREAMING
El Senador Independiente por el Estado de Vermont, Bernie Sanders, durante el discurso del Estado de la Unión de Donald Trump.
El Senador Independiente por el Estado de Vermont, Bernie Sanders, durante el discurso del Estado de la Unión de Donald Trump.

Bernie Sanders anticipa una revolución política “que se necesitaba desde hace tiempo”

Durante una alocución en respuesta al discurso del Estado de la Unión del presidente Donald Trump, el Senador independiente Bernie Sanders desmenuzó las…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Golpe cuatro Meta

Agosto 15, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El discurso presidencial durante el Estado de la Unión ha desencadenado varias respuestas, en especial por parte de los representantes de la bancada demócrata, pero fue el Senador Independiente por el estado de Vermont, Bernie Sanders, quien dedicó mayor tiempo y detalle a lo que ha catalogado de “crisis mayor” por la que atraviesa el país.

Para el Senador, lo importante del discurso de Trump no fue lo que dijo, sino precisamente lo que dejó por fuera.

“El Presidente Trump habló esta noche de la fuerza de nuestra economía. Bueno, él está en lo cierto (…) pero lo que no mencionó fue que su primer año en el cargo ha marcado el nivel más bajo en creación de empleos desde el 2010”. Así empezó Sanders un discurso que dividió en tres partes (la crisis del país, las mentiras de la campaña Trump y las falsas promesas que sostuvo a la clase trabajadora del país).

El Senador argumentó que las afirmaciones del presidente sobre la ayuda de su administración a los trabajadores estadounidenses eran fuertemente desmontadas con su reforma fiscal recientemente aprobada y con sus políticas de gobierno en general, que están enfocadas en el crecimiento de los ricos a expensas de los recortes en programas fundamentales para la clase media y obrera.

“Desde marzo del año pasado, las tres personas más ricas en Estados Unidos vieron crecer su fortuna en más de 68 mil millones de dólares. Tres personas,” enfatizó. “Un aumento de 68 mil millones en su fortuna, mientras el trabajador promedio vio un aumento de tan sólo 4 céntimos por hora de trabajo”.

Como es frecuente en la retórica del Senador, cuestionó fuertemente la tendencia de la administración actual en priorizar los beneficios a multimillonarios y a grandes empresas por encima de las necesidades de la nación en general.

“En una época de fortuna masiva y desigualdades en ingreso, los ricos se siguen haciendo más ricos mientras millones de trabajadores estadounidenses se esfuerzan en dos o tres trabajos tan sólo para mantener la cabeza fuera del agua”, explicó, recordando que si bien el crecimiento económico ha sido particularmente positivo para empresas como Walmart, AT&T, General Electric o Pfizer, son esas mismas empresas las que han despedido a miles de empleados, una realidad muy distinta a la que el presidente pintó durante su discurso del día martes cuando hablaba de “muchos trabajos, mínimo desempleo y muchos bonos salariales”.

De la misma manera, el Senador prosiguió a enumerar las falsas promesas de Trump: los recortes a la seguridad social, Medicare o Medicaid; bajar los precios a los medicamentos de prescripción y la reforma fiscal y sus beneficios a los ricos.

Para Sanders (como para muchos de los que escuchamos las palabras del presidente), lo más importante fue, sin embargo, lo que no dijo.

Trump no habló del cambio climático, no habló de la crisis democrática en manos de los Republicanos, no habló del Russiagate. El presidente prefirió maquillar sus fracasos atribuyéndose logros ajenos y llenando los espacios restantes con datos incorrectos.

Pero el Senador dejó un panorama mucho más esperanzador: no sólo exaltó la urgencia de una Dream Act bipartidista, sino la responsabilidad política que se encuentra ahora en las calles.

“De una manera sin precedentes, estamos presenciando una revitalización de la democracia estadounidense con más y más personas poniéndose de pie y luchando”, aseguró. “Hace poco menos de un año vimos a millones de personas tomar las calles durante las marchas de las mujeres y hace algunas semanas, en cientos de ciudades y pueblos alrededor del mundo, la gente volvió a salir para luchar por la justicia social, económica, racial y medioambiental”.

Sanders se refería a los grupos comunitarios, activistas y ONGs que han decidido apostar por candidatos distintos al esquema rígido al que está sometido la política nacional.

Para el Senador esto se trata de “el comienzo de una revolución política, que esperábamos desde hace tiempo”.

“Sí, entiendo que los hermanos Koch y sus amigos multimillonarios están planeando invertir cientos de millones de dólares en las elecciones de mitad de período en apoyo a la agenda de Trumo y de los republicanos de derecha,” explicó. “Ellos tienen el dinero, una cantidad ilimitada de dinero. Pero nosotros tenemos a la gente, y cuando la gente normal se pone en pie y lucha por la justicia, no hay nada que no podamos lograr. Esa ha sido la historia de Estados Unidos, y ese es nuestro futuro”. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link