LIVE STREAMING
A cell is seen inside the Caroline Detention Facility in Bowling Green, Virginia, on August 13, 2018. Photo: Saul Loeb/AFP via Getty Images.
Se ve una celda dentro del centro de detención de Caroline en Bowling Green, Virginia, el 13 de agosto de 2018. Foto: Saul Loeb/AFP via Getty Images.

Las detenciones del ICE aumentan a medida que la administración de Biden se retrasa en los métodos de detención humanitarios

El uso de grilletes electrónicos afecta de manera desproporcionada a los inmigrantes negros, alimentando el enfoque migratorio en las cárceles.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Documental 'La Mami'

Mayo 18, 2022

El paso del podio

Mayo 17, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Teniendo en cuenta la situación actual, Estados Unidos carece de un sistema de inmigración justo y humano.

El actual funciona como una extensión del sistema de encarcelamiento masivo de la nación, a falta de poder arreglarlo con deportaciones masivas.

El número de inmigrantes detenidos casi se ha duplicado, según las últimas cifras publicadas por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS): la semana pasada se informó que más de 26,000 personas estaban detenidas, en comparación con las 14,000 en abril de 2021.

A medida que las iniciativas de inmigración como la Ley de Promesa y Sueño Americano continúan ganando terreno en el Congreso, la propia administración de Biden carece de métodos de inmigración humanos. Continúa financiando y practicando medidas como el Título 42, centros de detención con fines de lucro, así como el uso de grilletes electrónicos para migrantes que no se encuentran en centros de detención.

La administración de Biden dice que está trabajando para hacer que el sistema de inmigración de Estados Unidos sea más "humano",pero los esfuerzos hasta ahora han sido incrementales en el mejor de los casos.

Recientemente, la administración Biden anunció que prohibía a los agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) detener a mujeres embarazadas o en período de lactancia, salvo por algunas "circunstancias excepcionales". La medida fue parte del esfuerzo más amplio de Biden para revertir las políticas de deportación de la era Trump, pero está claro que la administración está eligiendo a dedo en sus primeros seis meses.

Por ahora, se está reduciendo a quiénes pueden arrestar los agentes de ICE, pero Biden prometió hacer mucho más en la campaña electoral.

Dentro de su Agenda Latina, el presidente prometió implementar un proyecto de ley que "modernizará nuestra inmigración y dará a casi 11 millones de inmigrantes indocumentados una hoja de ruta hacia la ciudadanía".

Esto es lo que el presidente trató de hacer dentro de la estancada Ley de Promesa y Sueño Americano. Sin embargo, un camino hacia la ciudadanía también fue una de las prioridades de los demócratas para ingresar al próximo paquete de reconciliación. Sin embargo, Biden recientemente retrocedió en sus comentarios, sugiriendo que solo apoyaría la firma de un proyecto de ley bipartidista si también se aprobara un paquete de reconciliación más grande, lo que hace que las posibilidades de que se incluya una iniciativa de este tipo sean mucho más escasas.

Biden tampoco ha eliminado los centros de detención de inmigrantes con fines de lucro, ni ha rescindido las reglas de la era Trump que descalificaban del asilo a las víctimas de pandillas y violencia doméstica.

Y ahora, un nuevo estudio arroja luz sobre el uso continuo de métodos de inmigración carcelaria por parte de su administración.

Los monitores de tobillo electrónicos, que se utilizan tradicionalmente en personas encarceladas o en libertad condicional, rastrean la información geográfica del usuario. Durante los últimos 20 años, estos dispositivos también han sido utilizados por las autoridades de inmigración.

A medida que han aumentado las conversaciones sobre alternativas a la detención, el uso de estos dispositivos también se ha cuestionado y si son métodos humanos para controlar a las personas indocumentadas.

Un estudio conjunto de Freedom for Migrantes, Immigration Defense Project y la Cardozo School of Law llegó al consenso de que el uso de grilletes en los tobillos tiene demasiados efectos negativos en el que los lleva y deberían dejar de usarse por completo.

Reportado por primera vez por The Guardian, el informe halló que los inmigrantes en Estados Unidos que se vieron obligados a usar estos monitores electrónicos de tobillo sufrieron un impacto emocional, mental y físico. Esto incluyó problemas para dormir, problemas de salud mental, problemas en el trabajo, pensamientos suicidas y más.

A lo que el informe se refiere en gran medida como "grilletes", perpetúa daños similares a los experimentados en los centros de detención abusivos y, en última instancia, tiene un impacto "devastador" en la salud física y mental del usuario.

Uno de los mayores hallazgos del informe fue el efecto desproporcionado sobre los inmigrantes negros. Estos representan más del doble que la cohorte sin "grilletes".

En total, el estudio encontró que el 90% de las personas encuestadas experimentaron daños a su salud física y el 88% informó daños a su salud mental. El estudio también encontró que el 97% informó haber experimentado aislamiento social, el 78% informó tener dificultades financieras y el 74% informó que los grilletes obstaculizaron su capacidad para cuidar de la familia y la comunidad.

"Al continuar financiando el programa de grilletes de ICE, la administración Biden está jugando directamente en las manos de la industria de las prisiones privadas", escribió Freedom for Migrantes en Twitter.

El informe nuevamente indica que queda mucho por hacer para poner fin al actual enfoque carcelario de los Estados Unidos hacia la inmigración.

Incluso en la Ley de Promesa y Sueño Americano, que se considera una legislación histórica, ciertas medidas no cumplieron con los estándares de algunos demócratas progresistas.

Se quedó corto, como señaló el representante Chuy García (D-IL) después de su fallecimiento, porque no abordó por completo la criminalización de los inmigrantes.

Se unió a la representante Alexandria Ocasio Cortez y otros 34 colegas demócratas para enviar una carta al secretario del DHS, Alejandro Mayorkas, y al director de ICE, Tae Johnson, presionando para cambiar las políticas de inmigración que se basan en lo que describen como un "sistema legal discriminatorio".

"Necesitamos políticas de inmigración humanas y justas que tengan como objetivo poner fin al encarcelamiento masivo, la criminalización y la deportación de inmigrantes", escribió la representante AOC en Twitter en ese momento.

Pero a nivel interno de la administración, hay desacuerdo sobre cómo está funcionando actualmente el sistema de inmigración y si ICE debería detener a las personas al ritmo que lo ha hecho.

Recientemente, los demócratas progresistas han estado trazando "líneas rojas" para promover sus iniciativas en el Congreso. Quizás sea un paso que los moderados deberán tomar en el futuro, en lugar de tratar infructuosamente de apaciguar a ambas partes.

00:00 / 00:00
Ads destiny link