LIVE STREAMING
How will the U.S. Proceed after Trump was acquitted? Photo: Getty Images
¿Cómo procederá Estados Unidos tras la absolución de Trump? Foto: Getty Images

Estados Unidos no ha sido capaz de autocontrolarse. ¿Se puede confiar en él para vigilar a América Latina?

El sábado, la "policía del mundo" no logró condenar al Trump por la insurrección en su propio Capitolio. Después de votar, Mitch McConnell dijo que era…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Tour por América Latina

Septiembre 30, 2022

Cuba vota por más derechos

Septiembre 29, 2022

Reforma tributaria en Chile

Septiembre 26, 2022

168 réplicas en México

Septiembre 19, 2022

Alerta en Puerto Rico

Septiembre 18, 2022

Gobernador de Texas abusa

Septiembre 17, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El 13 de febrero, el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, y otros 42 republicanos votaron a favor de absolver al expresidente Donald Trump por incitar a una insurrección en el Capitolio de Estados Unidos. 

"Las acciones del expresidente Trump que precedieron a la revuelta fueron un abandono del deber vergonzoso, vergonzoso", dijo McConnell. "Trump es práctica y moralmente responsable de provocar los acontecimientos" del 6 de enero.

El discurso, viniendo del republicano más poderoso del Capitolio, fue oportunamente mordaz, pero tras el voto de absolución, muchos señalaron la flagrante hipocresía, ya que McConnell había considerado votar para condenar al expresidente como una forma de expulsar a Trump del partido.

Sin embargo, las fuentes dicen que McConnell llegó a la conclusión de que, como líder, no podía ponerse del lado de la minoría de su partido. 

En su lugar, utilizó su influencia y estatus para desacreditar la lealtad de Trump a su partido y echarle la culpa de la insurrección tras el veredicto, diciendo que Trump perdió su responsabilidad como presidente cuando la insurrección golpeó y se negó a refutar sus afirmaciones de fraude. 

"Sea cual sea la reacción que dice que quería producir por la tarde, sabemos que estaba viendo la misma televisión en directo que el resto de nosotros", dijo McConnell. "Una turba estaba asaltando el Capitolio en su nombre. Estos criminales llevaban sus pancartas, colgaban sus banderas y gritaban su lealtad a él".

De nuevo, algunos lo calificaron de acto hipócrita y otros de vergonzoso, pero al final, el último mes ha sido vergonzoso en todos los frentes. 

Fracasos colosales en la escena mundial

El 6 de enero, las crecientes tensiones en los Estados Unidos y la subsiguiente incapacidad para hacer frente a las transgresiones se pusieron a la vista del mundo

Estados Unidos ha comenzado el año 2021 con un cúmulo de situaciones sin precedentes: una insurrección, el mayor número de muertos del mundo, un segundo juicio de destitución y una posterior absolución. 

También ha comenzado el año con una nueva administración y un nuevo presidente al frente de la nación.

¿Policía mundial para quién?

Para quienes conocen el papel de Estados Unidos como policía del mundo, está justificado un gran escepticismo sobre su capacidad para desempeñar el papel que se ha autoproclamado.

Es un papel que ha persistido desde la Segunda Guerra Mundial, cuando la economía estadounidense era mayor que las cuatro economías siguientes juntas. Tras la caída de Francia en 1940, los dirigentes estadounidenses se convencieron de que la intervención en asuntos exteriores beneficiaría a la nación. 

Al final de la guerra, y siguiendo a F.D.R. y a su sucesor Harry Truman, Estados Unidos procedió a ampliar su presencia en todo el mundo. 

Desde entonces, Estados Unidos no ha cejado en su empeño de asegurar sus intereses mediante la intervención en entidades extranjeras. Hoy en día, el Pentágono controla más de 700 bases en unos 80 países de todo el mundo, menciona el New Yorker, en un artículo que disecciona el problema y el potencial de la superpotencia de 70 años. 

Es una historia que el Presidente Biden tratará de mantener, pero tras la absolución de Trump, el mundo mira con atención. 

"Este triste capítulo de nuestra historia nos ha recordado que la democracia es frágil. Que siempre hay que defenderla. Que debemos estar siempre vigilantes. Que la violencia y el extremismo no tienen cabida en Estados Unidos. Y que cada uno de nosotros tiene el deber y la responsabilidad como estadounidenses, y especialmente como líderes, de defender la verdad y derrotar las mentiras", dijo.

Dentro de su declaración, quizás haya un código de lo que pretende para los intereses exteriores de Estados Unidos. Volver a ser una potencia "vigilante" de todas las demás, y luchar contra el "extremismo".

Biden ya ha prometido alejarse de las políticas alienantes de su predecesor, y dedicarse a cultivar aliados. Recientemente anunció que visitaría la cumbre virtual del G7, y también se unió a la Administración Mundial de la Salud en sus primeros días en el cargo.

Aun así, la supremacía de Estados Unidos está en crisis, una crisis que se ha estado gestando durante décadas por medio de la política polarizadora en el Congreso, las teorías conspirativas, las denuncias de intereses extranjeros y una economía en declive, que no está ni de lejos donde estaba en los años cuarenta. 

Pero una cosa es ser incapaz de gobernar el mundo, y otra totalmente distinta es cuestionar si Estados Unidos debería hacerlo en primer lugar, especialmente en el contexto de las secuelas de la absolución de Trump. Establece un peligroso precedente que la Administración Biden y las que le sigan tendrán que gobernar. 

Con la absolución, a Trump se le permite jugar en cualquier elección futura que elija, y sus seguidores más prominentes y partidarios vocales antes de la insurrección en el Congreso - Marjorie Taylor Green, Ted Cruz y Josh Hawley - se quedan sin enfrentar ninguna consecuencia aparte del desprecio bipartidista general. 

Esto ha dado lugar a una sensación de malestar y fragilidad que no estaba tan abiertamente presente como antes de la presidencia de Trump. 

La policía del mundo no ha logrado condenar por traición, y ha destituido a líderes extranjeros por menos. 

Nadie conoce mejor las tácticas policiales de Estados Unidos que México y América Latina.

Trump a Biden en América Latina

La presidencia de Trump ha tenido un enfoque más distante que el de sus predecesores, aunque su administración ha intervenido ampliamente respaldando un golpe presidencial en Bolivia y reconociendo a un presidente ilegítimo en Venezuela.

En respuesta, el Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y los líderes latinoamericanos han adaptado sus políticas para tener en cuenta la ausencia de Estados Unidos. Por otro lado, los habitantes de estos países también se han aventurado a retomar el poder en sus manos.

México tiene al frente a un autoproclamado izquierdista que ha expresado externamente su propia desaprobación por su percepción de la censura a funcionarios electos como Donald Trump, y retrasó de forma señalada su felicitación por la victoria de Biden durante semanas. 

Luego, a mediados de enero, el gobierno de AMLO exoneró a un general mexicano y exministro de Defensa, Salvador Cienfuegos, que fue detenido previamente en Estados Unidos por colaborar con un cártel de la droga.

Esto sin mencionar el tema de la inmigración, que aparte de los esfuerzos del muro fronterizo, no fue tocado por el predecesor de Biden. Este distanciamiento también dio paso a grandes convocatorias de cambio social en América Latina. 

Las manifestaciones estallaron en toda Sudamérica en 2019, y hasta bien entrado el año 2020, hasta que se disiparon en parte por la pandemia mundial. 

En Chile, Colombia y Ecuador, los manifestantes salieron a las calles, a veces con violencia, para expresar su ira contra las élites y las desigualdades económicas que las mantienen en la cima. En Perú, los residentes protestaron por unas elecciones presidenciales corruptas, y en Bolivia un golpe de estado respaldado por Estados Unidos provocó un levantamiento. 

Hay dos vertientes: que el distanciamiento de Estados Unidos en los últimos cuatro años ha provocado las revueltas de clase, y la otra, que es gracias a la distancia que estas naciones pueden manifestarse. 

Pero Biden quiere volver a participar. 

El exvicepresidente es conocido por implementar la política de Estados Unidos en Guatemala, y en Colombia, y por mantener los lazos con uno de nuestros vecinos más cercanos, México. 

En Guatemala, el entonces vicepresidente Biden presionó al ex presidente Molina para que aceptara la Comisión Internacional contra la Impunidad (CICIG), respaldada por la ONU, para investigar la corrupción y las denuncias de soborno. Al final, Molina y su Fiscal General fueron destituidos y encarcelados. 

En los años 90, la carrera de Biden como senador le llevó a desempeñar un papel clave en el Plan Colombia, un paquete de medidas financieras y de seguridad contra el narcotráfico y la violencia que, si bien tenía un interés estratégico, ha recibido elogios generales.

Hay razones para creer que Biden al frente del país restaurará el sentido de la posición anterior de Estados Unidos en América Latina, pero esto fue antes del 6 de enero. Desgraciadamente para el presidente, esto estaba fuera de sus manos, y era culpa del sistema de justicia roto de la nación.

Se ha dicho que el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, demostró sus verdaderos colores el 13 de febrero, pero en realidad, fue Estados Unidos.

00:00 / 00:00
Ads destiny link