LIVE STREAMING
Photo: Getty Images
Un estudio inédito muestra el efecto completo de la política de inmigración de "tolerancia cero" del presidente Donald Trump. Foto: Getty Images

Un nuevo estudio muestra el coste mental de la separación de familias en la frontera

"Es evidente que los funcionarios estadounidenses llevaron a cabo intencionadamente acciones que causaron graves dolores y sufrimientos..."

MÁS EN ESTA SECCIÓN

"Soy la guagua 47"

Junio 25, 2022

Latinos en Silicon Valley

Junio 24, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

En el primer estudio cualitativo de este tipo, Physicians for Human Rights (PHR) ha descubierto que los niños y los padres separados en la frontera bajo la administración Trump experimentaron un trauma psicológico severo con el que algunos todavía están lidiando después de la reunificación. 

El estudio, publicado el miércoles 24 de noviembre por la revista científica PLOS ONE, concluyó que la separación de 31 padres y niños cuyo caso revisó el grupo "constituye un trato cruel, inhumano y degradante", que "llega al nivel de la tortura" según la definición de la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura.

"En los casos revisados, es evidente que los funcionarios estadounidenses llevaron a cabo intencionadamente acciones que causaron dolor y sufrimiento severos con el fin de castigar e intimidar principalmente a los solicitantes de asilo centroamericanos para que no presentaran sus solicitudes de asilo", señaló el estudio. 

Bajo la política de "tolerancia cero" del ex presidente Donald Trump, que se implementó completamente en mayo de 2018, miles de niños fueron separados de sus padres. 

En ese momento, los funcionarios de la administración explicaron que el objetivo del programa era procesar al 100% a todos los que entraran ilegalmente en Estados Unidos. 

Bajo la política, el gobierno estadounidense tomó a los niños de los padres, no todos los que habían cruzado ilegalmente, y procesó a los adultos. Algunos padres fueron deportados a su país de origen sin sus hijos. 

Después de enfrentarse a una inmensa reacción, Trump firmó una orden ejecutiva que revocaba la política aproximadamente un mes después, lo que permitió que las familias permanecieran juntas en la detención de inmigrantes. 

Los expertos clínicos del Programa de Asilo de Estados Unidos de PHR analizaron 31 declaraciones juradas médico-legales de niños o padres que se enfrentaron a la separación familiar forzada mientras buscaban asilo en Estados Unidos entre el 26 de julio de 2018 y el 14 de diciembre de 2019.

Los médicos informaron de que la mayoría de ellos cumplían los criterios de diagnóstico de al menos una enfermedad mental, como el trastorno de estrés postraumático, el trastorno depresivo mayor o el trastorno de ansiedad generalizada. 

Los niños mostraban comportamientos como pesadillas, dificultad para dormir, apego excesivo a los padres, rechazo a comer y sentimientos recurrentes de miedo. 

Dos niños que hacía tiempo que se habían reunido con sus padres seguían mostrando síntomas intensos de trauma y cumplían los criterios de enfermedad mental, pero ninguno de ellos presentaba estos síntomas antes de ser separados, dijeron los investigadores. 

En casi todos los casos, era evidente que los niños habían sufrido daños físicos, como haber sido drogados, secuestrados, envenenados y amenazados de muerte o daño corporal por miembros de bandas. 

Todos los padres del estudio llegaron a la frontera habiendo sufrido importantes traumas debido a la violencia selectiva en sus países de origen, y confiaban en que emigrar a EE.UU. sería más seguro para sus hijos. 

Pero tanto los padres como los niños dijeron a los investigadores que los funcionarios estadounidenses los trataron con dureza. Los padres dijeron que los funcionarios de inmigración les quitaban a los niños de los brazos por la fuerza y los trasladaban a otras instalaciones mientras dormían. 

Los funcionarios no les decían por qué los separaban, a dónde enviaban a sus hijos o cómo se reunirían, y se burlaban de ellos cuando preguntaban por sus hijos. 

"Médicos por los Derechos Humanos lleva mucho tiempo documentando los efectos perjudiciales de la separación forzosa de las familias en los solicitantes de asilo, y las conclusiones de este estudio aportan pruebas médicas adicionales de que el trauma psicológico podría ser de por vida", dijo Kathryn Hampton, subdirectora del programa de asilo de PHR, en un comunicado de prensa.

Los investigadores descubrieron que en casi todos los casos era necesaria la terapia, la retirada de la detención y la prescripción de medicamentos psiquiátricos.

"Este análisis muestra que el trauma y la agonía sufridos por los padres y los niños que fueron separados por la fuerza, y el efecto agravante que el trauma tiene en la salud mental y física, persiste con estas personas durante semanas, meses y años después de que se hayan reunido", dijo el Dr. Ranit Mishori, asesor médico principal de PHR y coautor del estudio. 

Más allá de la reunificación de padres e hijos en suelo estadounidense, PHR pide al gobierno de Biden que ofrezca reparaciones a las familias afectadas, incluyendo una disculpa formal por parte del gobierno, una vía de acceso a la ciudadanía, el enjuiciamiento de los funcionarios responsables de la política y posibles acuerdos monetarios para las familias afectadas.

00:00 / 00:00
Ads destiny link