LIVE STREAMING
La trayectoria de Daisy Lara en la enfermería ha sido la de superar las constantes barreras para poder ayudar a otros.
La trayectoria de Daisy Lara en la enfermería ha sido la de superar las constantes barreras para poder ayudar a otros.

Luchando por un Lugar: La Historia de Daisy Lara

La historia de Daisy Lara como enfermera latina es una más en el creciente número de latinos que ahora están en la primera línea de una pandemia.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Reforma tributaria en Chile

Septiembre 26, 2022

168 réplicas en México

Septiembre 19, 2022

Alerta en Puerto Rico

Septiembre 18, 2022

Gobernador de Texas abusa

Septiembre 17, 2022

¿Krasner en desacato?

Septiembre 15, 2022

Filadelfia apoya el aborto

Septiembre 15, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Daisy Lara está en el punto de su carrera de enfermera que siempre había soñado alcanzar. Pero cuando mira hacia atrás, a menudo se pregunta cómo llegó aquí.

"¿Cómo sucedió esto?", se pregunta de vez en cuando.

Exposición temprana

Lara es hija de madre dominicana y padre puertorriqueño en el suburbio de Westchester en Filadelfia.

La mayor parte de su exposición temprana a la enfermería se debió a que les ayudaba a acudir a las citas con el médico. Su inglés proporcionó a sus padres la oportunidad de recibir una atención médica adecuada, pero también mostró a la joven Daisy las barreras y deficiencias del sistema.

Suele recordar que cuando estaba en segundo grado, los doctores no le tomaban en serio.

"Aprendí rápidamente a ser asertiva", dijo.

La madre de Lara también cuidó de un vecino anciano durante años y a menudo la acompañaba.

"A veces me metía en la casa y me sentía completamente abrumada e intimidada", dijo Lara.

A pesar del miedo, la experiencia tuvo un gran impacto en ella.

El vecino anciano era un hombre blanco, pero la alegría que le dio la madre de Lara hizo que el hombre no quisiera ser cuidado por nadie más.

"Cuando ella entraba en la habitación, su cara se iluminaba. Se podía ver que su día iba a mejorar", dijo Lara.

A pesar de que ambos apenas se entendían, la conexión no necesitaba mayores palabras.

Esta experiencia llevó a Lara a contar a otros sus ambiciones de ser enfermera. Tuvo muchas reacciones contradictorias en un momento en que la profesión no era tan respetada.

"¿En serio? ¿Vas a ir a limpiar traseros?", recordaba que le solían decir.

"Creo que hacemos más que eso", respondía.

Después de graduarse de la escuela secundaria West Chester East, Lara asistió a la Universidad de West Chester y fue la primera de su familia en ir a la universidad.

Superar el estigma de la enfermería​​​​​​​

Inicialmente, esos primeros comentarios sobre sus sueños de enfermera la disuadieron de estudiar Psicología. Tampoco ayudó que fuera de las pocas latinas en el campo de la salud.

"No conocía a ninguna enfermera que fuera latina. Ni siquiera conocía a un médico que fuera latino", dijo Lara.

En el tercer año de Psicología sus temores se disiparon y empezó a cursar en paralelo una especialización en Ciencias de la Salud, que estaba en el mismo departamento que Enfermería, y así pudo trabar contacto con futuros enfermeros y descubrió un mundo más diverso en el que decidió abrirse camino.

Se graduó de la Universidad de West Chester con su título en Psicología e inmediatamente regresó para obtener un título en Enfermería.

A medida que Lara asistía a clases, descubrió que la mayoría de suposiciones sobre la enfermería eran mitos. El alcance de de la profesión era mucho mayor de lo que ella pensaba.

"Es muy flexible", dijo. "Podrías pasar de trabajar en cuidados paliativos a hacerlo en un hospicio, en una escuela o en un crucero".

Ir a la escuela de Enfermería también introdujo a Lara en sus complejidades, ya que "el pensamiento crítico" es la parte más vital del trabajo.

Lara asegura que no adquirió esa experiencia en el aula, sino en sus primeros años trabajando en la unidad de telemetría del Hospital Brandywine.

"Es entonces cuando aprendes a lidiar con todo tipo de factores: el teléfono está sonando, un paciente está en el baño, otro está vomitando en otra habitación, otro tiene dolor, el doctor te está llamando", dijo. "Son todas estas cosas a la vez que te golpean, así que aprendes a navegar y a priorizar y a pensar críticamente".

Luchando por el respeto​​​​​​​

Durante ocho años, Lara trabajó en telemetría tanto en el Hospital Brandywine como en el Hospital del Condado de Chester.

Lara aprecia esos años no sólo por lo que aprendió, sino también por el vínculo que creó con las enfermeras que la rodeaban.

Como la única "enfermera de piel marrón", como ella se describe, Lara no sólo fue confundida con una limpiadora en más de una ocasión por los pacientes, sino que también sintió la necesidad de probarse a sí misma al principio ante los nuevos colegas.

"No debería ser así, pero creo que sucede inconscientemente en nuestra sociedad", dijo.

Sin embargo, eso se desvaneció rápidamente a medida que el trabajo se acumulaba.

"Pasábamos todos esos días ocupados y la confusos, perdiendo pacientes, trabajando juntos", dijo Lara, "y eso lo supera todo".

Relaciona este vínculo con el de un equipo deportivo lleno de rostros y antecedentes diversos, todos trabajando hacia un objetivo común.

En el caso de Lara, fue el bienestar del paciente.

"Nos convertimos en una familia porque para superar el cambio, teníamos que ayudarnos unos a otros para ayudar a nuestros pacientes", dijo.

Aun así, en uno de esos primeros años en el Hospital del Condado de Chester, Lara casi abandona su sueño después de una experiencia traumática.

Un punto de inflexión​​​​​​​

Una noche, mientras estaba en el hospital, un familiar llamó para decir que habían trasladado a su hermano, Michael, a emergencias del Hospital del Condado de Chester. Cuando Lara llegó, Michael estaba sufriendo un paro cardíaco.

A los 26 años, su hermano murió repentinamente por complicaciones derivadas de una cardiomiopatía.

La reacción inicial de Lara a la muerte de su hermano fue la duda.

"No sé si quiero ser enfermera. No sé si puedo hacerlo", pensó.

También luchó con el duelo, pues tenía sus propios pacientes a los que atender.

El trágico evento fue ser un punto de inflexión en su carrera. Volvió a la escuela para obtener su maestría en Medicina Familiar y una certificación en Psicología.

Su inmersión en la práctica familiar vino del deseo de mejorar las vidas de los miembros de su comunidad. Su hermano había sido un mecánico sin ningún tipo de seguro cuando murió.

"Tenemos que hacerlo mejor", dijo.

A medida que aprendió más sobre su comunidad, la salud mental se convirtió en un tema importante sin muchos recursos.

"La salud mental en general, hay una escasez. Pero no se puede encontrar un proveedor de habla hispana durante meses", dijo Lara.

Abordar la salud mental de los latinos​​​​​​​

Por eso, Lara fundó su propia empresa que proporciona contratos y servicios independientes a los pacientes, y también regresó a la escuela para su doctorado.

El enfoque de su investigación fue integrar una enfermera psiquiátrica practicante de habla hispana en una oficina de atención primaria.

"Básicamente creé ese puesto para mí en una de las oficinas de la UPenn en Kennett Square", dijo Lara.

La meta era probar que el servicio mejoraría la calidad de vida de los pacientes. El trabajo ha sido su proyecto durante los últimos dos años y se ha convertido en un puesto que sirve a la comunidad hispana en el sur del Condado de Chester.

La semana pasada comenzó los servicios de telepsiquiatría en medio del cierre de COVID-19, después de que la fecha inicial de inicio del 1 de marzo se retrasara.

De Ayudantes A Héroes​​​​​​​

Hablando de coronavirus, la pandemia ha decantado el debate sobre cómo se ve a las enfermeras en la sociedad, especialmente desde que Lara entró en el campo.

Cuando ella empezó, no se les respetaba. Pero ahora se las ve como héroes en la primera línea.

Como presidenta del capítulo de Filadelfia de la Asociación Nacional de Enfermeras Hispanas (NAHN), Lara está en constante contacto con las enfermeras en medio del caos.

Las historias que ha escuchado son similares a las que se reportan en todo el mundo. Al igual que tuvo que contener sus emociones cuando su hermano murió hace años, las enfermeras de hoy están lidiando con una sobrecarga de muerte y poco tiempo para enfrentarla.

Combina esto con una sociedad que se ha cerrado y el aislamiento de una nueva normalidad que es virtual, y el trauma psicológico causado por COVID-19 durará mucho más tiempo que el propio virus.

"Es simplemente abrumador", dijo Lara.

En respuesta, la NAHN ha enfatizado la creación de un comité de bienestar y un fondo de ayuda para apoyar a las enfermeras financiera y emocionalmente.

Antes del coronavirus, Lara también dedicó todo el tiempo que pudo a ir a las escuelas para promover la enfermería y ser mentora de la mayor cantidad de jóvenes posible.

Todavía sigue sin creer que haya logrado su sueño sin una mentora latina. Cuando iba a la universidad, ni siquiera podía recordar a otra latina que tuviera un título.

"Hice frente a las barreras y las salté porque no lo sabía", dijo Lara.

A pesar de todo, está orgullosa de estar donde está, y ahora puede ser el modelo a seguir que nunca tuvo.

00:00 / 00:00
Ads destiny link