LIVE STREAMING
The recipient of AL DÍA’s 2021 Pinnacle Award. Charlotte Smith/Ford Motor Co.
La ganadora del Premio Pinnacle 2021 de AL DÍA. Charlotte Smith/Ford Motor Co.

UNA MUJER EN LA CIMA

La trayectoria de Kimberly Casiano es la prueba viviente de que las mujeres podemos volar alto, e inspirar en el proceso.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

50 años de defensa

Noviembre 08, 2023

Ayudando a las comunidades

Septiembre 29, 2023

Buscando hogares para todos

Septiembre 28, 2023

Reunión de líderes hispanos

Septiembre 28, 2023

L'ATTITUDE está en marcha

Septiembre 27, 2023

Líderes de la economía en EU

Septiembre 27, 2023

Elevando negocios diversos

Septiembre 26, 2023

Anuncio de la SBA

Septiembre 20, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Kimberly Casiano tiene una voz dulce que oculta la inquebrantable determinación que le ha llevado al éxito y a la oportunidad de retribuir. Hablando por teléfono -la COVID-19 ha puesto fin a la entrevista cara a cara- intercambiamos recuerdos de Puerto Rico (donde ambas crecimos) y hablamos del arco de su vida profesional y personal, de sus triunfos y fracasos, y de lo que le espera a esta mujer tan trabajadora.  

Casiano, nacida en Nueva York, aprendió la importancia del trabajo a una edad temprana. Cuando fue elegida para el consejo de administración de Ford Motor Company en 2003, la primera mujer hispana en formar parte de uno de los cinco consejos de administración de las empresas de la lista Fortune 100, fue la culminación de años de trabajo en el mundo empresarial y sólo uno de sus muchos logros.  

Además de las cimas, ¿qué es lo que la convierte en una persona completa y en un ejemplo a seguir para otras mujeres latinas? 

Para Casiano, de 63 años, es su devoción como esposa del peruano Juan F. Woodroffe, y sus dos hijos, ya mayores. Es la prueba viviente de que, con trabajo duro y sentido del propósito, una mujer puede tenerlo todo, o al menos acercarse bastante. 

¿Su estrella Polaris? Sus padres.

Manuel y Nora Casiano, casados a los 20 años, eran dos personas decididas que soñaban a lo grande, trabajaban duro y enseñaron a su hija a hacer lo mismo, y a no dejar que el género se interpusiera en su camino.  Cortesía
Sus padres - Su Norte

“Soy hija de dos puertorriqueños muy pobres del sur del Bronx”, dice Casiano.

 De su padre aprendió la determinación, a no olvidar nunca de dónde vienes y a devolver lo recibido. Su madre le enseñó que puedes triunfar en tus propios términos, como profesional y como mujer; que puedes, como mujer, tenerlo todo: educación, carrera, amor, familia. 

Manuel y Nora Casiano, casados a los 20 años, eran dos personas decididas que soñaban a lo grande, trabajaban duro y enseñaron a su hija a hacer lo mismo, y a no dejar que el género se interpusiera en su camino. 

Nora era la única hija de dos padres que la adoraban y que ahorraron para que pudiera ir a la universidad y convertirse en profesora. Manuel nunca se graduó en el instituto, pero eso no le impidió. 

A los 16 años, falsificó un certificado de nacimiento y se alistó en el Cuerpo de Marines. Aprendió un oficio -fotografía- y más tarde consiguió un trabajo como mensajero en un estudio cinematográfico de Manhattan. Trabajó duro -a veces sin cobrar- para aprender efectos especiales y montaje de películas. 

“Había conocido el hambre de niño y dormía en callejones con su madre y su hermana cuando las desahuciaron por no poder pagar el alquiler”, dijo. “Su padre las había abandonado cuando mi padre era joven. Así que mi padre no quiso volver a ser pobre en su vida”.

“Cuando era niña, contaba las cicatrices de las heridas de cuchillo que tenía mi padre en su cuerpo por las peleas de las bandas mientras crecía”, dijo. 

“Cuando era niña, contaba las cicatrices de las heridas de cuchillo que tenía mi padre en su cuerpo por las peleas de las bandas mientras crecía”, dijo. 

Sus experiencias le dieron una determinación inquebrantable para trabajar duro y ser su jefe.

Con el dinero de su familia -y la inversión de sus jefes, que veían lo duro que trabajaba- el padre de Casiano empezó su negocio a mediados de los años 50. A finales de los 60, tras años de trabajar 80 horas semanales, sacó su empresa a bolsa y luego la vendió. 

En 20 años, pasó de vivir en un inquilinato en el sur del Bronx a vivir en un apartamento dúplex de 14 habitaciones en Park Avenue y la calle 74. 

Cuando Casiano tenía 12 años, su padre trasladó a la familia de Nueva York a Puerto Rico, donde fue a trabajar con el entonces gobernador Luis A. Ferre como miembro de su gabinete. 

Allí fundó Casiano Communications, donde él era el presidente del consejo de administración y Nora la directora comercial de la empresa familiar, y llenó un hueco para las publicaciones de negocios y otras revistas que sigue siendo un éxito hoy en día. 

Su padre le enseñó a pilotar aviones, a jugar una buena partida de billar y a no elegir su futuro basándose en los roles de género.

“Mi padre era piloto privado y teníamos una avioneta en Nueva York, que luego volamos a Puerto Rico. Cuando tenía 9 o 10 años, mi padre me dejaba pilotar la avioneta una vez que él había despegado”, explica. 

“Algunas personas se sientan en el regazo de su padre y conducen un coche. Yo pilotaba un avión”, dijo. Cuando llegó el momento de elegir posibles universidades, ni siquiera se le sugirieron las de chicas.

“El mantra de mi infancia era: ‘Consigue la mejor educación que puedas; es lo único que nadie podrá quitarte’”, dijo.

Y luego estaba la hermana Joan, una profesora que ambas tuvimos en el instituto Perpetuo Socorro, que le enseñó inglés, disciplina y a cultivar una amistad para toda la vida.

“La hermana Joan era una fuerza a tener en cuenta”, dijo. “El inglés preciso y sucinto que hablo se debe a la hermana Joan. La puntuación que obtuve en el examen de inglés, que me ayudó a ser aceptada en las mejores universidades, se debe a la Hermana Joan”, dijo. 

“Pero la influencia más profunda de la Hermana Joan en mi vida comenzó varias décadas después de que me graduara en la escuela secundaria, cuando la Hermana Joan y yo nos hicimos amigas a través de una extensa correspondencia, las antiguas cartas que llegaban con la lentitud de un caracol”, dijo. 

La parte más crucial de su ADN profesional y personal procede de Nora: la de la igualdad de la mujer.

“Mi madre me inculcó el ingrediente más importante de mi ADN personal y profesional: la igualdad de la mujer.  Ella fue un faro para mí -y para otras-”, dijo. 

Y vaya que lo fue.

Era 1975, y las Naciones Unidas proclamaron que 1977 sería el Año Internacional de la Mujer. En Estados Unidos, el Presidente Gerald Ford formó una comisión de 35 miembros para organizar la conferencia, la primera desde la Convención sobre los Derechos de la Mujer celebrada en Seneca Falls, Nueva York, en 1848.   

Reunió a algunas mujeres increíbles: Katherine Hepburn, Betty Friedan, Maya Angelou, Gloria Steinem, Anne Armstrong, que fue la primera mujer embajadora de Estados Unidos en Inglaterra, y Nora Casiano. 

“Cada vez que pienso que mi madre formó parte de un acontecimiento tan importante e histórico, me siento muy orgullosa y agradecida”, dijo Casiano. Y aunque la conferencia no supuso un cambio drástico, plantó una semilla. 

“Y todo gran cambio comienza con una semilla”, dijo. 

Casiano comenzó su carrera empresarial poco después de dejar Harvard, cuando fundó Caribbean Marketing Overseas Corporation, una empresa de consultoría especializada en la financiación, el comercio y la promoción de inversiones entre Estados Unidos, el Caribe y Centroamérica.  Charlotte Smith/Ford Motor Co.
Plantando la semilla

En 1979, Casiano se graduó magna cum laude en la Universidad de Princeton, donde estudió política y estudios latinoamericanos. En 1981, obtuvo un máster en Administración de Empresas por la Universidad de Harvard, siendo la mujer más joven en recibir un MBA de esa prestigiosa institución en aquel momento.

Pero no fue fácil.

En nuestra conversación destacaron dos incidentes que forjaron el propósito de Casiano de empoderar a las mujeres latinas en el trabajo y en el hogar. 

Casiano estuvo en Princeton en la década de 1970, cuando Sonia Sotomayor (ahora jueza del Tribunal Supremo) estaba allí y la universidad había pasado a ser mixta recientemente.

“La discriminación positiva estaba en pleno vigor y no pasaba un día sin que alguien me dijera lo afortunada que era por la existencia de la discriminación positiva para poder entrar en Princeton”, dijo. O que otros estudiantes le dijeran que tenía suerte de ser mujer e hispana porque eso le permitió entrar en Princeton.   

Se le ocurrió la respuesta perfecta. Casiano pidió a sus padres que le enviaran por correo sus resultados del SAT a Princeton.

“Me paseaba con ellas en el bolso”, dijo. “Cada vez que alguien decía algo, yo sacaba tranquilamente mis resultados del SAT y decía: ‘Estos son mis resultados del SAT. ¿Cuáles fueron las tuyas?”.

“Creo que es esencial que busquemos el ascenso por méritos, porque hemos trabajado para ello, y no porque pensemos que se nos debe algo. No puedo insistir lo suficiente en este punto”, dijo. 

El mérito debe ser la razón, no un programa simbólico o que nos haga sentir bien simplemente porque somos hispanos o mujeres, dijo.

El mérito debe ser la razón, no un programa simbólico o que nos haga sentir bien simplemente porque somos hispanos o mujeres, dijo.

Un incidente anterior también dejó su huella. Cuando era más joven, asistió a una de las escuelas católicas femeninas más exclusivas de Manhattan. Su compañera de clase era Caroline Kennedy, la hija del presidente John F. Kennedy. 

“Todos sabíamos que cada año se concedían dos becas y se daba por hecho que yo era una de las beneficiarias y que la única chica negra de nuestra clase era la otra beneficiaria. Algunas de las chicas podían ser crueles de manera sutil”, dijo. 

Un día, llegó a casa, a su apartamento dúplex de 14 habitaciones en la calle 74 y Park Avenue, llorando. “Le pregunté a mi madre: “¿Somos ricos?” Su madre contestó que éramos ricos gracias a nuestro amor y a la cercanía de la familia. La semilla, entonces, estaba sembrada. 

En la foto: Kimberly Casiano y la hermana Joan, su profesora en el instituto Perpetuo Socorro, que le enseñó inglés, disciplina y a cultivar una amistad para toda la vida.   Cortesía
Entrando en los negocios

Casiano comenzó su carrera empresarial poco después de dejar Harvard, cuando fundó Caribbean Marketing Overseas Corporation, una empresa de consultoría especializada en la financiación, el comercio y la promoción de inversiones entre Estados Unidos, el Caribe y Centroamérica.

En 1988, se incorporó a Casiano Communications. Ocupó varios puestos directivos en la empresa hasta 1994, cuando se convirtió en presidenta de la misma.

En 2003, fue elegida miembro del consejo de administración de Ford Motor Company y forma parte de tres comités: Auditoría, Nombramientos y Gobierno Corporativo, y Sostenibilidad e Innovación.

En 2006, entró en el consejo de administración de Mutual of America, y en 2010, en el de Mead Johnson Nutrition Company, el principal fabricante de leche de fórmula infantil del mundo.

Casiano forma parte del consejo de administración del Hispanic Scholarship Fund (HSF), una organización sin ánimo de lucro que concede casi 50 millones de dólares anuales en becas a estudiantes universitarios hispanos, y es miembro fundador del consejo de la Latino Corporate Directors Association (LCDA).

También es miembro de la junta de asesores de Moffitt Cancer Center en Tampa, Florida, el tercer centro oncológico más activo del país. 

En Puerto Rico, cofundó y es vicepresidenta de Nuestra Casa de los Niños, un grupo sin ánimo de lucro que ofrece educación en colegios privados a niños económicamente desfavorecidos.

Casiano dirige la recaudación de fondos de la Sociedad Americana del Cáncer en Puerto Rico, estableció el evento anual Red Gala y el programa de becas José M. Berrocal para estudiantes universitarios supervivientes de cáncer.

Durante años ha honrado la memoria de Berrocal, un antiguo compañero de Princeton, que falleció tras haber sido el presidente más joven del Banco de Desarrollo del Gobierno de Puerto Rico. 

 Para Casiano, su devoción a su marido y sus dos hijos ha sido un cable a tierra durante toda su carrera.  Cortesía
Principios rectores

Además de sus padres, le pregunté, ¿cuáles son tus principios rectores? Sus hijos, dijo, señalarían dos que ella les repite constantemente: honestidad/integridad y humildad.

“La honestidad/integridad forma parte de mi ADN. La honestidad debe ser del 100%. No hay zonas grises cuando se trata de honestidad/integridad. Es como un embarazo. O lo estás o no lo estás”, dijo. 

Sin embargo, la honestidad no siempre te convertirá en la persona más popular. “Estoy trabajando para ser más diplomática, sin perder mi honestidad”, dijo. 

El segundo principio rector es recordar que “uno no sabe lo que no sabe”, dijo. 

“No recordar esto lleva a personas ‘sabelotodo’ que dejan de hacer preguntas, aprender, confiar en el consejo y hacer planes de contingencia”, dijo.   

Y cuál ha sido, le pregunté, el fracaso didáctico más valioso -porque estos también son importantes- en su vida y en su trabajo. 

“Mi experiencia más valiosa fue anterior a mi vida empresarial”, dijo. “En la Universidad de Princeton cultivé muy pocas relaciones y, hoy en día, sólo tengo dos amigos de Princeton con los que mantengo un estrecho contacto. Eso fue un error”.

“Las relaciones son la base de cualquier vida satisfactoria. Debemos dar prioridad a alimentar las relaciones tanto en lo personal como en lo profesional”, dijo. 

“Creo que las amistades que haces como estudiante y al principio de tu carrera -cuando ni tú ni ellos habéis alcanzado la notoriedad o el éxito- son las más sinceras que harás nunca.  Cultiva esas amistades”, dijo. 

La próxima etapa

Casiano ve la próxima etapa de su vida centrada en cinco áreas.  

 “La primera es centrarme en mi marido y mis hijos. Durante la etapa de construcción, mi marido y yo trabajábamos muchas horas, a menudo seis días a la semana, y a veces mis hijos se quedaban cortos”, dijo. 

“Intentamos compensarlo con viajes que incluían SIEMPRE a nuestros hijos. Cuando mi hija y mi hijo se graduaron en el instituto, mi marido y yo les habíamos llevado a viajar a más de 45 países. Ahora, estamos deseando compartir más tiempo de calidad con ellos y llevarles a ellos y a sus parejas de viaje”, dice. 

Su segundo objetivo es seguir siendo una excelente miembro de la junta directiva.  

“Es un privilegio formar parte de la junta directiva, pero también es un gran compromiso que se caracteriza por mi responsabilidad de hacer los deberes”, dijo. 

“Es un privilegio formar parte de la junta directiva, pero también es un gran compromiso que se caracteriza por mi responsabilidad de hacer los deberes”, dijo. 

Me mantengo continuamente al día sobre la empresa, el sector, la competencia, las nuevas tecnologías, las nuevas áreas de gobernanza de los consejos, los riesgos y la mitigación de los mismos, las cuestiones de control, el ámbito empresarial global, las cuestiones ESG y, con el Coronavirus, todas las implicaciones para el cambio de paradigma de hacer negocios”, dijo.  

El tercero es sobre cómo ayudar a las mujeres latinas a tener más confianza en sí mismas, empoderamiento, conocimientos y movilidad ascendente. Casiano dice que es esencial que se les den oportunidades para ganar posiciones de poder basadas en el mérito. 

La cuarta es que quiere seguir siendo decisiva para ayudar a que más latinas que lo merecen se ganen un puesto en los consejos de administración y en las juntas directivas de las empresas estadounidenses. 

Y por último, durante los últimos 25 años, su prioridad filantrópica ha sido recaudar fondos y abogar por la investigación, la prevención y la detección temprana del cáncer.  

Porque para Casiano, al retribuir está honrando a sus padres, forjando un legado para sus hijos y plantando las semillas para el futuro de la comunidad latina. 

“Mis padres conocieron la pobreza extrema cuando eran niños y comprendieron la importancia de retribuir. Desde que era muy pequeña, les vi devolver a la comunidad, en cuanto tenían algo que dar”, dijo.

Todavía queda mucho trabajo por hacer y Casiano estará ahí, formando parte de importantes consejos de administración mientras prepara el camino para que otras mujeres latinas ocupen su lugar.  

00:00 / 00:00
Ads destiny link