LIVE STREAMING
Edward Fortuna embraces his mother upon release from Deptford Center for Rehabilitation and Nursing on Sept 23, 2020 after he spent three months there recovering from coronavirus. Photo: Univision. 
Edward Fortuna abraza a su madre al salir del Centro Deptford de Rehabilitación y Enfermería el 23 de septiembre de 2020 después de haber pasado tres meses allí recuperándose del coronavirus. Foto: Univision. 

La dura odisea de Edward Fortuna, enfermo de COVID de 53 años

El latino ingresó en el hospital con COVID-19 el 17 de marzo y fue dado de alta en el Deptford Center el 23 de septiembre.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Corazones bien abiertos

Noviembre 29, 2022

Por ciudades más verdes

Noviembre 29, 2022

Ayuda tras los huracanes

Noviembre 29, 2022

53 años de UAC

Noviembre 29, 2022

LULAC reconoce a un héroe

Noviembre 29, 2022

Agua limpia para todos

Noviembre 28, 2022

Defensora de derechos LGTBI

Noviembre 28, 2022

Libre de estigmatización

Noviembre 28, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

La batalla de Eduardo Fortuna con la COVID-19 no ha terminado, pero donde está ahora es mucho más adelante de donde estaba, y eso es un logro que vale la pena celebrar.

Fortuna fue diagnosticado con coronavirus el 17 de marzo, justo cuando el virus comenzó a marcar su territorio a través de los EE.UU.

A los 53 años, no se pensaba que fuera uno de los pacientes mayores con riesgo de complicaciones graves en un primer momento, pero aun así tomó las precauciones necesarias que se conocían en ese momento para evitar contraerlo.

"Tenía miedo del virus", dijo Fortuna.

El día en que se presentaron los síntomas más graves, Fortuna informó de que tenía fiebre alta, dolor de cabeza, dolor hasta los huesos y problemas para respirar. Fue inmediatamente transportado en ambulancia desde su casa en Camden al Hospital Universitario Cooper.

Fortuna fue admitido en cuidados intensivos por una neumonía que se había desarrollado como resultado de la COVID-19.  

Era la última vez en seis meses que Fortuna vería el exterior de un hospital o centro de atención, y su condición se deterioraría en los siguientes dos meses de cuidados intensivos.

Un mes y un día después de su admisión, se le puso en un respirador después de que la falta de oxígeno resultara en delirio y posibles daños cerebrales.

A finales de mayo, nuevas complicaciones amenazaron la vesícula biliar de Fortuna y requirieron la inserción de una traqueotomía (tubo) en su cuello en otro esfuerzo por mejorar el flujo de aire hacia su cerebro.

Durante dos meses después de su colocación, Fortuna dependió completamente de su ventilador, y miembros de su familia le dijeron a Univision que había cuatro casos en los que los médicos pensaban que moriría. Fue su decisión si desconectar o no el dispositivo.

Nunca lo hicieron, y el 30 de junio de 2020, Fortuna fue transferido de Cooper al Centro de Rehabilitación y Enfermería de Deptford en Deptford Township, New Jersey.

Además de estar inmóvil, también llegó a Deptford con múltiples heridas y necesitaba un tubo de alimentación para nutrirse.

A pesar del estado desesperado, Fortuna comenzó una lenta recuperación de tres meses.

No habría sido posible sin el programa de rehabilitación organizado por los doctores del Centro Deptford, y su voluntad inquebrantable de mejorar a través de todas las complicaciones.

"Nunca supe sus nombres, pero esos médicos fueron un milagro", dijo Fortuna. "Me dieron una segunda vida".

Su familia también vigilaba desde la distancia cómo iba a cada paso del camino.

En la recuperación, la traqueotomía de Fortuna se curó lentamente, finalmente se le quitó el oxígeno, ya no necesitaba un tubo de alimentación, y comenzó a desarrollar de nuevo la independencia al realizar sus actividades de la vida diaria (ADLS).

Todo culminó el 23 de septiembre de 2020, cuando Fortuna, rodeada por el personal del Deptford Center, salió apoyada en un andador para reunirse con su familia, que lo esperaba afuera.

Fue una escena emotiva que alcanzó su punto culminante cuando la madre y los hermanos de Fortuna lo abrazaron por primera vez en cinco meses, y después de no saber si lo volverían a hacer.

En el momento de la liberación, su traqueotomía estaba completamente curada, y estaba entre el uso de un andador y un bastón para ayudar a la movilidad. Su dieta también había vuelto a la normalidad.

El camino de Fortuna hacia la recuperación puede no haber terminado, pero su viaje hasta ahora es uno del que todos pueden aferrarse en estos tiempos oscuros para tener esperanza.

00:00 / 00:00
Ads destiny link