LIVE STREAMING
These are the faces shaping the present and future of the medical field in the region. Photo: Harrison Brink/AL DÍA News. 
Estos son los rostros del futuro médico en la región. Foto: Harrison Brink/AL DÍA News. 

La construcción de una red de médicos

Aunque estos cuatro médicos están en diferentes etapas de su carrera, cada uno tiene la misma misión: ayudar a comunidades diversas. 

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

La importancia y el valor del campo de la medicina no pueden ser exagerados. La presencia y la competencia cultural de los profesionales médicos puede ser literalmente la diferencia entre la vida y la muerte.

Sin importar de donde vengamos, el idioma que hablemos o la religión que profesemos, nuestra salud es un aspecto determinante de nuestra calidad de vida y los profesionales médicos juegan un papel crucial en ello. 

Con el evento anual AL DÍA Top Doctors Forum, que tiene lugar cada mes de enero desde el 2019, AL DÍA se ha propuesto celebrar el trabajo del campo médico. Ha puesto en primera fila a algunos de los líderes del campo médico de mayor reconocimiento y a quienes están surgiendo en la región. 

La Dra. Hema Datwani, el Dr. Christian Witzke, Juan Cerezo y la Dra. Ana María López son 4 de los 13 homenajeados de este año.

Cada uno tiene una historia y un recorrido únicos, pero comparten la misión de ayudar a comunidades diversas y multiculturales que conforman nuestra región. 

Un oficio gratificante   

De adolescente el Dr. Christian Witzke siempre sintió fascinación por la biología y la fisiología del cuerpo humano.

Tuvo la oportunidad de presenciar varias cirugías y también participó en tareas de promoción, tales como visitar a los adultos mayores en casas para la tercera edad.

“Eso me inspiró a ayudar a otros desde que empezaba a vivir. Por eso y por mi interés en la fisiología humana, en especial la anatomía, tomé la decisión de ser doctor”, dijo el Dr. Witzke. 

Oriundo de Caracas (Venezuela), concluyó sus estudios de medicina en su país de origen en el año 2000 antes de mudarse a Filadelfia dos años después.

Después de finalizar su periodo de residencia y especialización, tomó un pequeño desvío de dos años trabajando en cardiología intervencionista en Boston, antes de regresar a Filadelfia en el 2010. 

“Después de trabajar en Einstein, realmente me di cuenta de que había una comunidad latina grande con la que me sentí identificado”, dijo acerca de su regreso a la ciudad.  

Poco tiempo después, Einstein comenzó a ampliar sus esfuerzos de llegar a pacientes latinos con diferentes afecciones cardiovasculares y cardiacas.Dr. Christian Witzke is a cardiology specialist at Einstein Healthcare Network. Photo: Harrison Brink/AL DÍA News.

Según el Dr. Witzke, especialista en cardiología en Einstein Healthcare Network, entre 60% y 70% de los pacientes que atiende a diario son de ascendencia latina. 

“Ha sido muy gratificante porque los pacientes no son solo felices porque tal vez esperen encontrase con un doctor que no habla español cuando entran, además cuando digo “hola” en español, enseguida les sale una sonrisa y se sienten más cómodos”, dijo. 

Aunque admite que trabajar en el campo médico puede ser difícil, “no me arrepiento de nada” dijo el Dr. Witzke. “Lo volvería a hacer 100 veces si tuviera que hacerlo”.

Una mano amiga para las mujeres

Para la doctora Hema Datwani, trabajar con la comunidad latina siempre ha sido una parte importante de su identidad, dados su origines mitad indios y mitad venezolanos, y porque creció en Panamá.

Su decisión de entrar en el campo médico llegó después.

Cuando estaba estudiando en la Universidad de Miami, decidió estudiar salud pública, para después de graduarse de una maestría en la Universidad Emory. 

“Estudié medicina en la Universidad de Michigan en Ann Arbor y allí despertó mi interés por la obstetricia y la ginecología”, dijo la Dra. Datwani.

Cuando vivió en Michigan se encontró con una gran cantidad de inmigrantes de Latinoamérica.

Como hablante nativa del español, la Dra. Datwani vio de frente lo importante que es poder comunicarse de manera efectiva con los pacientes.

“Ver el impacto que yo podía tener en su atención fue esencial, y una parte integral de mi decisión de continuar con la obstetricia y ginecología y querer finalmente trabajar con una gran parte de la comunidad”, agregó  

Es exactamente el trabajo que hace en Einstein como ginecoobstetra generalista. 

“Cuido a las mujeres a lo largo de su vida reproductiva”, dijo la Dra. Datwani. “Desde adolescentes que comienzan con sus anticonceptivos y con preguntas sobre su salud sexual, hasta llegar a las mujeres en la menopausia ayudándolas a manejar sus necesidades en esta etapa”.

Dr. Hema Datwani is an obstetrician/gynecologist at Einstein Medical Center. Photo: Harrison Brink/AL DÍA News.

En sus clínicas que están por todo el noreste, el 50% de sus pacientes son de habla hispana o tienen una competencia limitada en inglés. 

Ser un profesional médico bilingüe le permite a la Dra. Datwani tener un enfoque holístico en la atención en salud. Ha visto en persona los beneficios que tienen la diversidad y el bilingüismo en este campo; en el nivel de confianza que sus pacientes tienen en ella, al traer a sus hijas, tías, sobrinas a su oficina.

“Podemos hacer crecer nuestra comunidad de esa manera y prestar atención médica de una manera apropiada culturalmente”, dijo. 

“La única manera para que los pacientes lleguen y facilitarles el acceso a los servicios de salud es tener rostros diversos con los que se puedan identificar y con los que tengan la comodidad de comunicarse”.

Ayuda para las comunidades con poca representación

Juan Cerezo pasó la primera parte de su vida en Colombia para luego instalarse en el norte de Jersey cuando tenía 7 años. Siempre ha estado rodeado de comunidades diversas, la mayor parte de ellas de comunidades latinas. 

Sus padres no hablaban inglés y no tenían educación secundaria o universitaria formal, por lo que creció en un entorno humilde.

“Afortunadamente, donde vivíamos todos los demás eran inmigrantes que hablaban español, por eso mis papás pudieron encontrar un trabajo adecuado para ellos”, dijo. 

Como inicialmente quería ser chef, Cerezo ingresó a la Universidad Rutgers mediante un programa de apoyo educativo y profesional para las minorías, donde se graduó con énfasis en microbiología.

“Fue gracias a ese programa que realmente conocí lo que era la medicina y la ciencia”, dijo Cerezo. 

En Rutgers, encontró un doctor en medicina que fue un valioso mentor. Mientras trabajaba como asistente docente, Cerezo desarrolló la pasión por enseñar y trabajar para comunidades con atención médica deficiente.

Esto lo motivó a asistir a la facultad de medicina en Lewis Katz School of Medicine de Temple University, donde cursa cuarto año de medicina.

Cerezo es muy activo en la Asociación Médica de Latinos (LMSA) en Temple, un proyecto que inició porque vio una necesidad dentro de la facultad.

La sede regional era muy pequeña y asistir a conferencias regionales y nacionales lo inspiraron para llevar a la sede de Temple a un nivel superior.

Luego se postuló para la posición de director de mentoría, donde asesoró a estudiantes de pregrado que se postulaban a oportunidades de educación superior y preparación para las pruebas MCAT. Actualmente es director para la región noreste dentro de la organización.

“Ahora la división de Temple es una de las más grandes del país”, dijo Cerezo. “Hay más de 50 estudiantes hispanos, y pienso que es importante para la comunidad porque nos vuelve más unidos”.

“La gente no quiere ir donde no haya personas que no se vean como ellos. Una institución como Temple, ubicada en el Norte de Filadelfia, con una comunidad tan diversa y una población con poca atención, queremos que la gente vaya y trabaje allí”, agregó.Juan Cerezo is a fourth-year medical student at Temple University Lewis Katz School of Medicine.

Mientras Cerezo continúa decidiendo cuáles serán los próximos pasos en su carrera, el liderazgo y la mentoría dentro del campo médico siguen siendo sus metas más importantes. 

“Me esfuerzo por ser un líder  en mi comunidad y la voz de las personas de comunidades que no tienen suficiente atención médica, pero en especial de hispanos y latinos”, dijo. 

“Desafortunadamente, de los muchos que estudian medicina y provienen de minorías, somos muy pocos los que nos desempeñamos en el ámbito académico. Eso es muy importante, pues así logramos una mejor contratación y enseñamos a nuestros colegas acerca de los problemas que tiene nuestra comunidad”.

Una educadora de corazón

Para la Dra. Ana María López, hacer carrera en el campo médico parecía ser su destino. 

Originaria de La Paz (Bolivia), sus padres eran patólogos y se trasladaron a Estados Unidos para hacer una residencia y capacitarse.  

“Desde temprano supe que quería ser doctora y, realmente, quería hacer algo donde pudiera sanar”, dijo la Dra. López, quien resaltó que sabía que quería ser un tipo diferente de médico que sus padres.

Su meta era entrar en un área donde pudiera aprender constantemente e interactuar con las personas de una manera más cercana.

Se decidió por la oncología. 

“Realmente quería una oportunidad de conectar con el paciente”, dijo. “Hay una intensidad emocional e intelectual, y sentía que con un paciente de cáncer, incluso si no los puedes llegar a curar, se puede hacer una diferencia”.

Además de su carrera como oncóloga, el trabajo de la Dra. López ha sido dentro del entorno académico.

Su compromiso la ha llevado a ocupar varios cargos de liderazgo, incluyendo la presidencia del Colegio Americano de Medicina. Actualmente es catedrática y vicepresidenta de oncología en el Kimmel Cancer Center.

“El cuidado de los pacientes, la educación, la investigación y el compromiso con la comunidad son oportunidades de poder curar”, dijo. “Son oportunidades para ayudar a que las cosas mejoren”.

Como líder en el campo, la Dra. López le da el crédito a la capacidad de escuchar y dice que es una de las cualidades más importantes que se deben tener.

“El liderazgo se basa en las personas a las que diriges. Así que debes ser muy acertado con el momento en el que están y lo que están pensando”, agregó. 

Dr. Ana Maria Lopez is a board certified oncologist, and vice chair of medical oncology at Sidney Kimmel Medical College. Photo: Harrison Brink/AL DÍA News.

La Dra. López ha sido por mucho tiempo una defensora de la igualdad en la salud.

Entre las muchas cosas que la pandemia nos ha enseñado está el grupo de factores que afectan la salud y cómo los resultados en ese campo difieren entre paciente y paciente.

“Lo que yo pueda hacer en ese momento uno a uno, lo que podamos hacer como sistema de salud y como profesión, es realmente importante porque necesitamos que las personas logren tener el mejor estado de salud posible”, dijo la Dra. López. 

Una educadora de corazón, la Dra. López les dice a sus estudiantes con frecuencia que el éxito en el campo médico empieza a temprana edad, con el convencimiento de que es posible y con el deseo de ayudar y elevar a otros.

“Sí, se puede,” she said. “Sin embargo, las cosas llevan trabajo, pero es increíble aprender, es increíble ayudar a las personas y encontrar soluciones. Todas esas cosas son muy poderosas”.

00:00 / 00:00
Ads destiny link