LIVE STREAMING
Photo: Paras Griffin/Getty Images
Las prácticas comerciales de Dana Chanel han sido objeto de escrutinio por parte de la oficina del fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro. Foto: Paras Griffin/Getty Images

Influencer de Filadelfia bajo fuego por estafar a pequeños empresarios negros

La oficina de Shapiro dice que Chanel violó la Ley de Protección al Consumidor de Pensilvania en cinco cargos.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Canelo, golf y su regreso

Febrero 02, 2023

Debut de Chef mexicano

Enero 23, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Las autoridades de Pensilvania han demandado a la influencer de Instagram Dana Chanel por utilizar supuestamente su plataforma de redes sociales para promocionar productos y servicios que estafaban a los clientes, especialmente a los propietarios de pequeños negocios negros.

Chanel, con sede en Filadelfia, ha acumulado más de 796.000 seguidores en Instagram y es la fundadora de la marca de productos para el cabello y la piel Curl Bible y de la aplicación móvil cristiana Sprinkle of Jesus.

En su Instagram, comparte comedias sobre la gestión de empresas, publicaciones para promocionar sus productos y contenidos sobre su vida personal. 

"Dana Chanel construyó un seguimiento en línea presentándose como una historia de éxito de una pequeña empresa propiedad de una mujer negra", escribió el fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, en un comunicado de prensa el jueves 4 de noviembre.

"Anunció los productos de sus empresas como una forma de que otros propietarios de pequeñas empresas negras lograran lo que ella hizo. Luego, estafó a la misma comunidad por la que decía preocuparse", dijo Shapiro. 

La demanda afecta a las otras empresas de Chanel, Earn Company, que ayuda a los consumidores a mejorar su crédito, y Alakazam, que ayuda a los propietarios de pequeñas empresas a crear su propia aplicación móvil. 

Ambas empresas son propiedad y están operadas por Chanel y miembros de su familia, incluyendo su hermana, Cassandra April Olivera, y su padre, Nakia Rattray. Tanto su hermana como su padre figuran como acusados en la demanda. 

Según la demanda, los reguladores de Pensilvania empezaron a investigar después de recibir múltiples quejas de clientes que afirmaban que nunca recibieron los productos o servicios por los que pagaron o que las empresas les engañaron por completo. 

Por ejemplo, varias personas denunciaron que la empresa Earn Company anunciaba un plan de servicio de 300 dólares al mes de "paquete VIP" para ayudar a las personas a elevar su puntuación de crédito. La empresa supuestamente prometía un tentador enfoque de "nosotros lo hacemos por usted", pero luego hacía que los clientes firmaran un formulario para que la empresa se desentendiera de prestar realmente los servicios prometidos, como la asistencia telefónica o la designación de un especialista en finanzas de cuentas personales. 

En un caso, una consumidora pagó un depósito de 1.807 dólares a la empresa de calificación crediticia para que le ayudara a reparar su crédito, además de recibir servicios de consultoría y asesoramiento relacionados. Sin embargo, cuando intentó ponerse en contacto con la empresa para establecer estos servicios, no obtuvo respuesta, y su solicitud de reembolso completo fue supuestamente rechazada. 

La empresa Earn también dijo a los consumidores que había presentado disputas a las agencias de información crediticia, pero la gente descubrió que estas agencias no tenían tales registros. 

En la demanda también se alega que la empresa de aplicaciones móviles de Chanel cobró a los clientes un "manual de marketing empresarial" del que no tenían conocimiento ni deseo de comprar, pero aun así nunca lo recibieron. 

Alakazam se anunciaba a los propietarios de pequeñas empresas que querían crear sus propias aplicaciones para promocionar sus productos y hacer crecer una comunidad, y Chanel utilizó a Sprinkle of Jesus para ayudar a comercializarla.

"Algunos consumidores que pagaron cuotas mensuales de alojamiento a Alakazam nunca recibieron una aplicación móvil completa de la empresa o recibieron una aplicación móvil que carecía de un nivel mínimo de funcionalidad necesario para dar al producto algún valor para el consumidor", dice la demanda.

En un caso, la propietaria de una pequeña empresa tenía la impresión de que Alakazam haría el trabajo de desarrollo para crear una aplicación, excepto las pequeñas personalizaciones. Pagó 950 dólares por el desarrollo de la aplicación, pero su declaración decía que el dinero se destinaba a un manual de marketing empresarial. 

También se cobró supuestamente una cuota de alojamiento mensual de 250 dólares antes de que la aplicación estuviera completa. 

La oficina de Shapiro dice que Chanel violó la Ley de Protección al Consumidor de Pensilvania en cinco cargos, incluyendo no entregar los bienes y servicios prometidos, engañar a los consumidores, violar la ley estatal de servicios de crédito y no registrar un nombre de empresa ficticio en el estado. 

"No me importa si es en Instagram, por teléfono o en la calle. Si te aprovechas de los habitantes de Pensilvania para tu beneficio personal, tendrás que rendir cuentas", tuiteó Shapiro.

00:00 / 00:00
Ads destiny link