LIVE STREAMING
Women walk past a poster welcoming the Pope Francis's apostolic visit in front of Saint Anthony's Parish in Yangon, Myanmar, 26 November 2017. EPA-EFE/LYNN BO BO
Mujeres birmanas pasean frente a un cartel en Yangón, capital de Myanmar, que anuncia la visita del Papa Francisco a Myanmar. Foto: EPA-EFE/LYNN BO BO

La delicada misión del Papa Francisco en Myanmar

El Papa Francisco inicia este lunes su primer viaje a Myanmar y Bangladesh enmedio de la crisis humanitaria de los Rohingya. En los últimos dos meses, miles de…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Balada de Chayanne

Junio 30, 2022

Un duelo compartido

Junio 30, 2022

Verano en Madrid

Junio 30, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

No va a ser un viaje fácil.

El Papa Francisco llegó este lunes a Yangón, la antigua capital de Myanmar y parada inicial de su primer viaje al Sureste Asiático. Se trata de la primera visita oficial de un Papa católico a Myanmar después de que se reestablecieran las relaciones diplomáticas de la Santa Sede y el gobierno birmano, a principios de este año. Myanmar, un país mayoritariamente budista, fue durante décadas un país gobernado por una dictadura militar. 

La visita del Papa a Myanmar está marcada por la crisis humanitaria generada por el exilio de los Rohingya, una comunidad de etnia musulmana que está siendo perseguida y acosada por el ejercito de Myanmar. La comunidad internacional ha lamentado la falta de actuación de la consejera de Estado birmana Aung San Suu Kyi, Nobel de la Paz y durante muchos años prisionera política de la dictadura militar de su país, para frenar el acoso a los Rohingya. Está previsto que el Papa se reúna mañana  con Aung San Suu Kyi antes de continuar su viaje a Bangladesh, donde miles de Rohingya han sido denegados asilo.

En línea con su política de compromiso social, el papa Francisco ya ha denunciado en diversas ocasiones su preocupación por la crisis de los Rohingya. El pasado domingo 27 de agosto, dos días después de que miles de musulmanes de esta etnia comenzasen su huída a Bangladesh, el máximo pontífice de la Iglesia Católica salió al balcón del Vaticano y enmedio de la misa cualquiera expresó su solidaridad con los "hermanos Rohingya" y  denunció su persecución, recordaba ayer el diario El País. 

El acoso militar a los Rohingya  -que desde finales de agosto ha causado deceneas de muertes, violaciones, quemas de pueblos y cultivos - ha obligado a más de 620,000 rohingyas a huir a Bangladesh.

Según algunos observadores, es probable que el Papa actúe como mediador de la crisis humanitaria en Bangladesh, que fue catalogado por las Naciones Unidas como un "ejemplo de libro de texto de limpieza étnica". La duda es si el Papa Francisco optará por un mensaje duro o por la suteza diplomática a a la hora de afrontar el asunto de los Rohingya.

Dos días antes de su viaje a Asia, diversas autoridades católicas locales en Myanmar aconsejaron al Papa que no usara la palabra "rohingya" para evitar ofender a las autoridades estatales de Bangladesh y Myanmar. Aunque ninguno de estos países tiene una mayoría católica (Myanmar es principalmente budista y Bangladesh es principalmente musulmana), ambos tienen un alto valor estratégico en la actual geopolítica del Vaticano, según El País. Especialmente, si se tiene en cuenta la influencias de China e India, las dos potencias más cercanas. China tiene una política de control religioso muy dura y no permite que el Vaticano nombre a los arzobispos y curas del país. Es el gobierno del partido comunista quién se encarga de nombrar y designar a los obispos y prelados católicos en China. 

El presidente de la Conferencia Episcopal Católica de Myanmar, el obispo Félix Lian Khen Thang, no negó el posible papel del Papa en la mediación.

El santo padre puede acelerar el proceso de reconciliación entre las dos partes, dijo el obispo de Myanmar a Efe.

Por su parte, la Iglesia Católica de los Estados Unidos también ha adoptado una posición de precaución. El reverendo Thomas K. Reese, comisionado de la Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional, dijo que el Papa "corre el riesgo de comprometer su autoridad moral o poner en peligro a los cristianos de ese país", según informa The New York Times. Myanmar figura como uno de los peores países en esa categoría, según la Comisión por la Libertad Religiosa de la que es miembro Reese.

00:00 / 00:00
Ads destiny link