LIVE STREAMING
El representante Angel Cruz en su oficina en Filadelfia. Foto: David Maas / AL DÍA News.
El representante Angel Cruz en su oficina en Filadelfia. Foto: David Maas / AL DÍA News.

El representante Angel Cruz habla sobre la crisis de opioides, Puerto Rico y el censo de 2020

Cruz asegura que está feliz donde está, pero tampoco descarta otras aspiraciones políticas.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Crisis política en Perú

Diciembre 07, 2022

LULAC demanda a Houston

Diciembre 06, 2022

El DCCC gasta mucho

Diciembre 06, 2022

Lucha contra el plástico

Diciembre 05, 2022

Krasner demanda

Diciembre 05, 2022

HBCUs bloqueados

Diciembre 05, 2022

No hay muchos indultos

Diciembre 05, 2022

LUMA ampliado

Diciembre 05, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Han pasado casi 20 años desde que Angel Cruz llegó por primera vez a Harrisburg –más concretamente en 2001– para representar al Distrito 180 de Pensilvania, que abarca las secciones de Filadelfia, Juniata, Harrowgate y East Kensington, desde 2001.

Cruz, un líder de barrio y presidente del Caucus Nacional de Legisladores Estatales Hispanos, que resultó reelegido a principios de noviembre (tras presentarse sin oposición), ha hecho de la crisis de opioides, la contaminación de la calles, la recuperación de Puerto Rico tras el huracán María y la introducción del estatus en el censo –que Trump quiere incluir en 2020– sus preocupaciones principales.

La crisis de opioides

Recientemente declarada como emergencia municipal por el alcalde Jim Kenney, la crisis de opioides en Filadelfia también encabeza la lista de prioridades de Cruz; aunque las soluciones más compasivas no encajan con el representante estatal.

"Ya es suficiente", asegura Cruz, pues él considera que se necesita un enfoque más duro —como la supresión del apoyo gubernamental y de los beneficios del programa SNAP a aquellas personas que consumen drogas si no buscan tratamiento—.

"Todos sentimos pena [por los consumidores de estupefacientes], pero ¿sabes qué? tenemos contribuyentes, tenemos personas atrapadas en sus hogares, personas que atraviesan muchas situaciones dramáticas… Y estas personas que no votan, no hacen nada, se salen con la suya”, continua.

Cruz también ha mostrado su claro rechazo a los lugares de inyección segura que Ed Rendell ha apoyado con tanta vehemencia: “¿Vamos a ofrecer un lugar a estas personas donde cometer un crimen? ¡Absolutamente no!”.

Y aprovecha para lanzar un mensaje al principal promotor de esta iniciativa: “Ed Rendell, fuiste alcalde, pero ya no lo eres. No vives aquí, resides en Roxborough; llévalos contigo a Roxborough. No establezcas un sitio de inyección segura aquí, en la Tierra de Oz”.

Cruz también cree que los intercambios de agujas usadas por otras limpias son ineficaces. “Tengo una guerra contra las drogas en Kensington, mis policías no pueden más. ¿Por qué debería el gobierno, la municipalidad de la ciudad o el estado otorgar fondos para un programa de intercambio de agujas?”.

Sin embargo, Cruz reconoce que él tampoco tiene la solución al problema en este momento; lo único que tiene claro es que la clave es una mayor comunicación:  "Si tuviera la respuesta, no estaríamos viviendo esta situación. Hay demasiados aspectos a tener en cuenta“, asegura. “Cuando el gobierno federal y el gobierno estatal se reúnan con los municipios para trabajar juntos es cuando se obtendrá la solución".

La suciedad de las calles de Filadelfia

Cruz también espera adoptar una postura igual de estricta a la hora de abordar el problema de la suciedad y la contaminación —el vertido de basura a pequeña escala y los graffiti— que existe en las calles de Filadelfia.

"[El ‘short dumping’] está fuera de control", asegura. "Necesitamos cámaras en las zonas donde se produce de una forma más excesiva".

Según Cruz, el vertido ilegal de basura en las calles nunca ha sido tan preocupante como en la actualidad, gran parte del cual atribuye al descarte de llantas por parte de las tiendas de autos.

Un informe de PlanPhilly de 2017 señaló que “las solicitudes [de servicios de limpieza] aumentaron un 55 por ciento en enero de 2017, respecto al mismo mes de 2016, el cual ya registró un 35 por ciento más que en enero de 2015”.

"Si limpiamos Filadelfia, podemos atraer negocios, porque es un lugar histórico", continúa. "Pero es un vertedero. Todo el mundo deja su basura en todas partes y a nadie le importa“.

Cruz ya introdujo una medida para legislar el vertido de basura a pequeña escala (‘short dumping’) y también ha promovido otra que pretende multar a los propietarios de negocios locales que no eliminen los graffiti o los desperfectos que sufran sus escaparates.

Su filosofía es que hay que comenzar abordando los crímenes menores. "Si presionas para hacer cumplir los pequeños crímenes, estos no conducirán a crímenes mayores”, explica. “Necesitamos dejar de seguir creando nuevas leyes que no se van a hacer cumplir, tenemos que hacer cumplir las que ya tenemos, porque esos pequeños delitos son los que te llevan a delitos mayores. Si los detienes en seco, obtienes una sociedad mejor”.

Puerto Rico

Cruz, de 54 años, nació en Filadelfia. Sus padres, sin embargo, lo hicieron en Puerto Rico, una herencia de la que el representante del estado está especialmente orgulloso. Cruz visita la isla con asiduidad y ha participado en varias recaudaciones de fondos para ayudar a la isla tras el paso del huracán María hace poco más de un año.  

Asegura que no le sorprendió la más que criticada postura del gobierno de Trump, quien no ofreció el suficiente apoyo a una isla que aún lucha por recuperarse de un catástrofe que causó la muerte de aproximadamente 3.000 ciudadanos  estadounidense. Pues Puerto Rico, pese a todo, carece de representación en el Congreso de los Estados Unidos y en las elecciones presidenciales.

"Puerto Rico es un territorio propiedad del gobierno de los Estados Unidos, pero no tienen el derecho de votar por su presidente", señala Cruz. “Fue elegido sin su ayuda, así que él les dio migajas".

Por esta razón, Cruz es uno de los partidarios de que Puerto Rico se convierta en estado. En junio de 2017, los puertorriqueños votaron por un margen abrumador (97 por ciento) a favor de convertirse en el estado número 51, aunque menos de una cuarta parte de la población participó en el referéndum.

Cruz cree que permitir que la gente de Puerto Rico determine por ellos mismos si se convierten en un estado, o si siguen siendo un país, es la mejor manera de avanzar: “Tenemos que dejar que Puerto Rico decida, y apoyaremos lo que decidan. Ellos son los que viven allí”.

El pasado año, el representante dio la bienvenida a aquellos refugiados que tras el paso huracán llegaron a su distrito, pero su preocupación por el futuro de la isla continúa, y no pierde la esperanza de que los puertorriqueños desplazados puedan regresar pronto a la isla.

"Un año después, creo que es hora de que la gente regrese a casa", confiesa. "Creo que hemos dado y ayudado. Estábamos aquí solo para ayudar, no para mantener, y creo que Puerto Rico está listo para que regresen. Si no, [Puerto Rico] está perdiendo población y perdiendo mucho”.

"Mi temor es que el Congreso venda Puerto Rico", sentencia. "Mi temor es que si nos alejamos de Puerto Rico, perderemos Puerto Rico".

La cuestión sobre el censo​​​​​​​

Por primera vez desde 1950, la administración Trump está preparando la inclusión de una pregunta sobre ciudadanía en el censo de 2020. Y Cruz está preocupado, pues considera que esta pregunta asustará a los residentes de su distrito (y a otros muchos) a la hora de responder al censo; lo que, considera, distorsionará las verdaderas cifras de población y, como resultado, afectará a la distribución de fondos.

"Si el Congreso no elimina esa pregunta sobre su estatus, no vamos a obtener las cifras correctas. Los distritos van a verser afectados, la gente va a verse afectada y la financiación se verá afectada", advierte Cruz.

“No importa el estatus, si alguien reside aquí, debe estar incluido en el censo”, continúa Cruz. “Sea cual sea su estatus, hay personas que trabajan y pagan impuestos. Ciudadanos o no, ¿cómo vas a negar servicios a los contribuyentes”.

Pese a que asegura que ha tratado de presionar al Congreso para frustrar los esfuerzos para incluir esta pregunta, el panorama sigue siendo poco alentador. "Hemos acudido a mítines, nos hemos reunido con legisladores, hemos conocido gente, hemos hecho todo", explica Cruz. "Todo el mundo está pasándose la pelota".

El futuro

Antes de convertirse en representante estatal, Angel Cruz trabajó para el exconcejal Rick Mariano durante cinco años, llevando a cabo actividades de divulgación para la comunidad latina. Antes de ello, fue parte del Programa de Defensa Juvenil de Libertad Condicional, ayudando a los menores a asegurarse de que cumplieran con el sistema judicial.

Cruz reconoce que su experiencia en el servicio público fue lo que le hizo pensar, quizás, a mayor escala; aunque como buen político, prefiere no revelar sus planes de futuro.

"Me siento cómodo donde estoy porque he logrado mucho, y todavía tengo mucho por hacer", confiesa. "Quiero mantener mis opciones abiertas. Estoy cualificado para postularme para cualquier cosa que elija, porque creo que he nostrado lo que puedo ofrecer".

Aunque no descarta una candidatura a la alcaldía, el actual alcalde Jim Kenney, puede contar con su apoyo, de cara a las primarias de mayo de 2019. "Apoyo al cien por cien a mi hombre, Jim Kenney, que está haciendo un excelente trabajo sin importar lo que digan sus críticos", asegura.

Su futuro más inmediato y probable podría pasar por el Concejo Municipal. "Muchas personas influyentes e importantes me han dicho que me necesitan aquí, en Filadelfia. Trabajé para un concejal, así que sé cómo hacer las cosas en el consejo de la ciudad ", señala, refiriéndose a su pasado con el exconcejal Mariano. “Llevo más de 20 años en política. Soy un líder de barrio. Tengo la experiencia, conozco cuales son las necesidades (de los ciudadanos)“, añade.

Cruz, cuyo distrito estatal se superpone con el séptimo distrito de la Concejal María Quiñones-Sánchez, señala que la concejala podría ser vulnerable a los desafíos que se presentarán en las elecciones primarias de mayo.

Aunque Cruz asegura que Quiñones-Sánchez "sabe cómo hacer su trabajo", cree que ella podría hacer un mejor trabajo al incorporar diferentes perspectivas e involucrar a los líderes locales de barrio en sus esfuerzos para abordar los problemas que enfrenta su distrito. "El problema con la concejala es que no sabe cómo unir, no sabe cómo atraer a todos a la mesa".

Con el 2019 a la vuelta de la esquina, las candidaturas a un asiento en las mesa del Concejo Municipal de Filadelfia no tardarán en conocerse. Si Cruz está entre ellos, todavía está por verse.

"En este momento, con el Día de Acción de Gracias, con la Navidad, tengo a mi familia aquí a la que estoy cuidando y quiero centrarme en eso", confiesa, en referencia a sus padres, a quienes recientemente ayudó a regresar a Filadelfia desde Florida.

"Pero una vez más, y como digo siempre, no sé lo que depara el mañana".

00:00 / 00:00
Ads destiny link