LIVE STREAMING
Lula's Presidential win means a complete revamp for Brazil.
La victoria presidencial de Lula supone una completa renovación para Brasil. Foto: Danilo Martins Yoshioka/Anadolu Agency via Getty Images.

Lo que significa la victoria de Lula para Brasil, la nueva América Latina de izquierdas, las relaciones con Estados Unidos y mucho más

La reelección de Lula es una victoria para el cambio climático, la Amazonia, la economía, el futuro de América Latina y las relaciones con Estados Unidos.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Rhynhart apoyó

Enero 25, 2023

Hablar de temas LGBT

Enero 25, 2023

Desafío confirmado

Enero 23, 2023

El discurso de DeLeon

Enero 23, 2023

LaSalle rechazado

Enero 18, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El ex presidente y líder encarcelado, Luiz Inácio Lula da Silva, ganó las elecciones presidenciales de Brasil el domingo 30 de octubre por la noche y desbancó al actual líder de la derecha, Jair Bolsonario, en una de las elecciones más divisivas e injustas de la historia reciente del país. 

Para Bolsonaro, es la primera vez desde 1985 que un líder no consigue la reelección en Brasil. El líder en funciones no ha reconocido la derrota desde que se revelaron los resultados del domingo por la noche, en los que Lula obtuvo el 50,9% de los votos frente al 49,1% de Bolsonaro, con más de dos millones de votos de diferencia entre ambos. 

Con la victoria, Lula se une a un creciente grupo de presidentes y líderes de izquierda en América Latina en un movimiento iniciado por la elección del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador allá por 2018. Otros son el colombiano Gustavo Petro, el chileno Gabriel Boric, el peruano Pedro Castillo y el argentino Alberto Fernández.

El tercer mandato de Lula trae a los brasileños la esperanza de una reactivación de la democracia y de ser el salvador de tantas cosas que se han estropeado en el quinto país más grande del mundo, y la mayor economía de América Latina en términos de PIB. Los optimistas y partidarios creen que su presidencia arreglará la economía desgarrada y rota que no se ha recuperado completamente de la recesión de 2014 que también coincidió con la destitución de la entonces presidenta Dilma Rousseff. 

Los destrozos que la pandemia del COVID-19 causó en la economía y en la salud de sus habitantes no ayudaron a la situación. Fue una época de división y oscuridad bajo la mirada de Bolsonaro. El país sufrió enormemente durante la pandemia que dejó como resultado más de 700.000 muertos. Bolsonaro atacó a la izquierda, a los medios de comunicación y a las instituciones democráticas de Brasil. Su debilitamiento del sistema electoral provocó reacciones en todo el mundo y lo convirtió en una figura internacional para la derecha. 

También bajo Bolsonaro, la deforestación en la selva amazónica se disparó a un máximo de 15 años con el Instituto Nacional de Investigación Espacial, mostrando que la selva tropical había perdido más de 5.100 millas cuadradas de cubierta de árboles de agosto de 2020 a julio de 2021 y los datos de satélite indicaron que la deforestación aumentó en alrededor del 22% en el mismo período de tiempo.

Desde el punto de vista económico, más de 9,6 millones de personas cayeron por debajo del umbral de la pobreza entre 2019 y 2021, y las tasas de alfabetización y asistencia escolar también descendieron. Brasil ocupó el séptimo lugar en PIB entre 2010 y 2014. En 2020, estaba en el 12º lugar y bajó al 13º en 2021. Lula heredará una agenda climática devastada, y un Brasil políticamente dividido y económicamente desgarrado. 

Relaciones con América Latina 

Como cinco de los países más grandes de América Latina eligieron líderes de izquierda durante el tiempo que Bolsonaro estuvo en el cargo, golpeó a muchos de ellos en la opinión pública y agrió las relaciones con los países vecinos de Brasil como resultado. 

Bolsonaro atacó a Argentina y condenó a su gobierno de izquierda por la mala gestión de su economía, insultó al chileno Boric e incluso instó a los votantes durante esta reciente campaña presidencial a no votar por Lula para evitar que Brasil "se convierta en Venezuela." 

Al igual que ha hecho Rusia con su Guerra en Ucrania, Bolsonaro aisló a Brasil de todos los demás. Según Hussein Kalout, un investigador de relaciones internacionales de la Universidad de Harvard que ha asistido a una serie de reuniones recientes de Lula con funcionarios extranjeros, dijo al New York Times, "Brasil está totalmente a la deriva y aislado en su propia región, y esto no es bueno", dijo. 

Con la reelección de Lula, espera mejorar las relaciones con esos países vecinos, no sólo políticamente, sino también en torno al cambio climático. Esto no será difícil si se tiene en cuenta que todos los líderes de izquierda de América Latina manifestaron su apoyo a Lula.

Relaciones con Estados Unidos 

El Presidente Joe Biden fue uno de los primeros en felicitar a Lula tras la publicación de los resultados el domingo por la noche, mientras se espera que las relaciones entre Estados Unidos y Brasil también mejoren tras una relación histórica entre ambas potencias que se remonta a casi dos siglos. La felicitación de la Casa Blanca a Lula fue un primer paso crucial para reavivar su relación. 

Las principales importaciones de Brasil desde Estados Unidos son aviones, maquinaria, productos petrolíferos e instrumentos médicos. Estados Unidos es también el segundo mercado de exportación de Brasil. Los principales productos de exportación de Brasil a Estados Unidos son el petróleo crudo, el hierro y el acero, y la maquinaria. 

La Oficina de Análisis Económico de EE.UU. reveló una inversión directa de EE.UU. en Brasil de 67.500 millones de dólares hasta 2021 y el Banco Central de Brasil midió el total en 123.900 millones de dólares hasta 2020. 

Lula ha expresado en los últimos meses que ve a EE.UU. y a Europa como grandes socios de Brasil en lo que respecta, en parte, al comercio y a la asociación medioambiental.

La renovación de Brasil 

Bajo el mandato de Lula, se espera que Brasil sufra una drástica remodelación al volver a la izquierda.

En el transcurso de la campaña, los planes expresados por Lula incluyen la ampliación de los servicios para los pobres, como más ayudas sociales, el aumento del salario mínimo y la creación de programas para alimentar y alojar a más personas, ya que la inflación mundial ha hecho mella. 

La grave situación económica actual de Brasil no se había visto ni siquiera desde la primera vez que Lula volvió a gobernar, en la que ejerció dos mandatos entre 2003 y 2010. Lula dijo que la financiación provendría de la subida de impuestos a los ricos y del aumento del gasto público. Lo que realmente podrá implementar y lograr es todavía vago, ya que se enfrenta a una batalla cuesta arriba con todos sus planes políticos. 

El partido de derechas sigue siendo el que más escaños ocupa en el Congreso de Brasil, mientras que un grupo centrista dominante tiene el control de la Cámara y el Senado. La sucesora de Lula en la presidencia, Dilma Rousseff, llevó a Brasil a una gran recesión en 2014 de la que aún no se ha recuperado del todo y que coincidió con las consecuencias económicas de la pandemia del COVID-19. 

Lo que está por venir para el futuro de Brasil se descubrirá oficialmente cuando Lula sea investido el 1 de enero, Año Nuevo.

00:00 / 00:00
Ads destiny link