LIVE STREAMING

Programando Filadelfia

El dinero ya no es un problema en Filadelfia para aquellos que quieran convertirse en verdaderos 'hackers'

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Hamilton 4 Choice

Agosto 11, 2022

Pagando hacia adelante

Agosto 10, 2022

Las joyas de STEM

Agosto 10, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

“No sólo compres un nuevo videojuego. Haz uno. No sólo te bajes la última aplicación de moda. Ayuda a diseñarla. No juegues sólo con tu celular. Prográmalo”.

Así de claro fue Obama en septiembre del año 2013 cuando inauguró la Semana de la Educación de la Informática. Y es que aunque no nos demos casi cuenta, estamos completamente rodeados de software, de aplicaciones informáticas que son básicas en nuestra vida. ¿Quién no usa las redes sociales para estar en contacto con sus familiares y amigos o para estar informado de las noticias? ¿O quién no utiliza una aplicación en el celular para organizarse las notas y las tareas del trabajo? Y todo esto, tan sólo hoy. En un futuro no muy lejano, la informática será capaz también de cosas como llevarnos a casa en un coche que siquiera necesitará de un conductor.

Así, estos procesos tecnológicos son los elementos que a día de hoy gobiernan nuestra vida. La programación, ese proceso que busca crear esos programas que permiten que máquinas como los ordenadores o los celulares actuen como queremos, es el lenguaje en el que se escribe nuestro mundo. Sin embargo, la poca diversidad existente entre sus narradores es ciertamente descorazonadora. En 2010, las mujeres representaban el 25 por ciento de la fuerza laboral en la industria tecnológica en los Estados Unidos, según datos del Centro Nacional para la Mujer y las Tecnologías de la Información. Sin embargo, la alarma saltó el año pasado cuando las grandes compañías de Silicon Valley comenzaron a publicar datos sobre sus trabajadores. Ellas, representaban en 2014 tan sólo el 18 por ciento del total de los puestos tecnológicos en Linkedin o Google, mientras que la cifra aumentaba hasta un 20 por ciento en Apple. Los números empeoran en relación a la raza. Blancos y asiáticos suponían entonces el 94 por ciento de los expertos en tecnología de Linkedin. En Google latinos y afroamericanos eran apenas el 5 por ciento de la plantilla. Un dato más: Facebook tan sólo contrató a siete personas afroamericanas en el último año, según su último informe.

Datos sobre la fuerza laboral en Google en el año 2015

“Vivimos en un mundo creado y operado por hombres blancos”, afirma rotundamente Sylvester Mobley, fundador de la organización Coded by Kids, en referencia a todos esos desarrolladores que trabajan detrás de la tecnología que usamos día a día. “Más allá de las condiciones sociales, económicas… al final, es una cuestión de habilidades”. Y eso lo que quiere enseñar Mobley a los más pequeños de Filadelfia. Por eso, organiza talleres en los que inicia en la programación a niños, incluso a algunos con ¡¡5 años!! Fue trabajando para la industria tecnológica cuando Mobley se dio cuenta que “había una serie de grupos fuera de ella”. “Incluso si las compañías se proponen contratar a más minorías y más mujeres, esta gente no está saliendo de las escuelas, no tienen las capacidades”, alega Mobley. Así, desde Coded By Kids él afirma que “queremos darles a los niños unas habilidades en las que luego, pase lo que pase, nadie pueda decir que no están preparados para cualificar para una posición”, puesto que además “la tecnología es una de las pocas industrias en las que se puede tener un buen trabajo simplemente habiendo terminado la secundaria” y donde “no es necesario un título universitario”.

Es justo el mercado laboral de los Estados Unidos uno de los elementos que más puede resultar beneficiado de la incorporación de mujeres y minorías al sector. El país va a necesitar sumar cientos de miles de nuevos trabajadores en los próximos años si quiere continuar manteniendo su competitividad. El Departamento de Trabajo predice que para el año 2020 habrá 1,4 millones nuevos puestos de trabajo relacionados con la tecnología. Sólo 400.000 de ellos se espera que sean cubiertos por personas que hayan pasado por la universidad. Es por que ello que para Tracey Welson-Rossman, fundadora de Tech Girlz, los negocios se deberían preocupar por esta cuestión “más allá de crear equipos más diversos o crear mejores productos”. “Simplemente necesitamos más expertos en tecnología”, comenta. Para ella, “hay muchas oportunidades para aquellos que tengan habilidades técnicas, como desarrolladores de software pero también hardware, ciberseguridad, analítica de datos…” aunque se lamenta sin embargo de que exista “una especie de falta de información acerca de lo qué es posible hacer”. “Las empresas necesitan a estos trabajadores y estas son posiciones muy bien pagadas”, concluye.

"Es importante tener algún conocimiento básico sobre codificación"

Para Cassandra King, una programadora boricua residente en Filadelfia, la importancia de tener conocimiento en codificación no se limita al ámbito de los profesionales desarrolladores. “El idioma del lugar de trabajo hoy en día está envuelto en tecnología. Si deseas crecer y asegurarte un exitoso, agradable y fructífero futuro, es importante tener algún conocimiento básico sobre codificación”. Por eso, para esta colaboradora de proyectos que promueven la enseñanza de programación como Coded by Kids o Girl Develop It, que apuesta por una mayor integración de las mujeres en este ámbito, “tenemos la obligación de guiar a esta nueva generación de niños, especialmente a aquellos que son parte de una minoría y que siempre quedan atrás en el mundo de la tecnología”.

A la misión de abrir los lenguajes de programación a una parte más amplia y más diversa de la comunidad están dedicadas en la actualidad diversas organizaciones en Filadelfia. Todas ellas permiten de esta manera acceder a lecciones de programación, tanto con clases en vivo como a través de internet, en ambos a bajo precio o incluso de manera gratuita. Si la falta de recursos fue un impedimento para formarse como programador en algún momento, gracias a estos proyectos en la Ciudad del Amor Fraternal ese problema ya es historia. Sin embargo si usted que lee esto es ya un profesional de la tecnología, sepa que desde todas estas entidades también le buscan. Tan importante como aquellos que se animan a tomar sus primeras clases de codificación son las personas que comparten sus conocimientos en ellas. Cassandra King lo tiene claro: “Es nuestro deber asegurar que tienen las capacidades, el lenguaje técnico y la habilidad de ser competitivos en sus vidas. Nosotros, como profesionales de la tecnología parte de una minoría, se lo debemos a la siguiente generación”.

Code for Philly

Misión: Code for Philly es una organización que crea oportunidades a los ciudadanos para modernidad Filadelfia a través del poder de la web. Según su directora ejecutiva, Dawn McDougall, el mayor poder de la programación se entiende cuando “es aprovechado a través de la colaboración”.

Para quién: expertos tecnológicos o mujeres.

Cursos disponibles: en la actualidad se está llevando a cabo la segunda edición del Open Source Mentorship Program que con la colaboración de Girl Develop It tiene como objetivo aumentar el número de contribuciones femeninas a la tecnología.

 

Girl Develop It

Misión: “Girl, develop it!” comenzó en 2010 en Nueva York siendo una llamada a la acción para todas aquellas mujeres que cansadas de la escasa presencia femenina en el mundo tecnológico apostaban por un cambio. Ahora son una red presente en 46 ciudades del país que ofrece un espacio en el que las mujeres se sienten seguras para programar aplicaciones y páginas web.

Para quién: mujeres de todas las razas, niveles de educación e ingresos que quieran construir nuevas habilidades tecnológicas .

Cursos disponibles: Girl Develop It ofrece desde $25 y de forma periódica una gran variedad de cursos de programación, tanto para aquellas que están empezando como para profesionales más avanzadas. Construcción de aplicaciones móviles, diseño web o lenguajes de programación como HTML o Ruby son algunas de las temáticas más recurrentes.

 

Student RDN

Misión: Su objetivo es que los estudiantes se enamoren de la programación en todo el país. Ellos son los impulsores del CodeDay, un evento nacional que tiene lugar en decenas de ciudades de los Estados Unidos, también en Filadelfia, donde retan a jóvenes sin experiencia técnica previa a crear una aplicación móvil en 24 horas.

Para quién: Jóvenes que no hayan estado interesados nunca en la programación, especialmente chicas, minorías y estudiantes de bajo nivel socioeconómico.

Cursos disponibles: StudentRDN ofrece una inmersión completa a la programación a través de su próximo CodeDay,  una cita gratuita donde apuestan por aprender a programar colaborando con otras personas.

 

PhillyPilot

Misión: La sucursal en Filadelfia de la entidad nacional Pilot apuesta por una educación que facilita a los jóvenes aprender a pensar de una forma creativa, a desarrollar proyectos y que les permita a la vez obtener habilidades técnicas. Para ello, organizan grupos de trabajo con cuatro miembros bajo la supervisión de algún profesional, que es el encargado de guiarles en el aprendizaje de nuevas competencias.

Para quién: Estudiantes de instituto.

Cursos disponibles: PilotPhilly promueve el “aprender creando”. Por ello, organiza eventos de ocho horas donde los chicos aprenden sobre a construir una página web o una aplicación para el celular gracias a la ayuda de los mejores especialistas de la ciudad. Todo gratis.

 

Coded by kids

Misión: Ofrecer clases de desarrollo y diseño de páginas web de forma gratuita a los niños de Filadelfia. Sus cursos están dirigidos por desarrolladores profesionales que enseñan a los más pequeños habilidades que ellos necesitarán para convertirse también en desarrolladores o en ingenieros.

Para quién: Hasta ahora el proyecto simplemente ofrecía clases para niños desde cinco años pero en agosto inauguran sus clases también para adultos .

Cursos disponibles: La Web Development Academy, un programa de 12 semanas para que los adultos puedan aprender a programar páginas web. Para los más pequeños Coded By Kids ofrece tanto lecciones después de la escuela como programas integrados en colegios e institutos para aprender HTML o a iniciarse en el mundo de la creación de webs.

Próximo evento: Cualquier jueves a las 5:00p.m. o los sábados a las 10:00a.m. en Marian Anderson Recreation Center (740 S 17th St, Filadelfia) para introducir a los más pequeños en la programación. Su plan para adultos comienza el próximo día 3 de agosto.

 

Tech Girlz

Misión: Ayudar a las chicas de “middle school” a comprender que está sucediendo en la tecnología a través de  recursos muy accesibles como sus cursos presenciales pero también o lecciones interactivas. Ya más tres mil chicas se han beneficiado de ello, dos mil simplemente en el último año gracias a su proyecto de aprendizaje en línea.

Para quién: Niñas que asistan a “middle school”.

Cursos disponibles: Ahora ofrecen 22 diferentes en internet, pero están preparando nueve más. Permiten aprender conceptos web o lenguajes como Ruby, Python o JavaScript. Todos sus materiales son gratuitos.

00:00 / 00:00
Ads destiny link